Fun fact: no todo el mundo entiende que no se busca trabajo igual si acabas de salir de la carrera que si tienes un puesto de mando. Y no es ninguna sorpresa que en ambos casos centran su estrategia de búsqueda básicamente en los portales de empleo.

Vamos a ver por qué está esto peor que la relación entre los hermanos Lannister:

Según vas avanzando en tu carrera y vas logrando mejores resultados, tu valor profesional aumenta (no confundirlo con el valor personal, como persona lo vales TODO desde el minuto cero, no lo olvides!!!)

 

… y tu manera de mostrarte, moverte y posicionarte en el mercado, debe ir en consonancia.

 

Vale, aceptamos que acuda a los portales de empleo quien aún no tiene experiencia profesional porque no tiene aún «bagaje» que mostrar ni muchos contactos, pero si has llegado a un puesto de dirección y te limitas a buscar trabajo en los portales de empleo, ¡ay caray!, no estás siendo coherente con sus competencias y su nivel profesional.

No es que ninguna ley lo prohíba, obviously, pero yo quiero que hagas las cosas bien, quiero que te pongas en valor y demuestres desde el minuto cero que eres la profesional que tu CV dice.

Por eso quiero que seas coherente.

 

Toca tomar el control de la impresión que causas en los demás y la imagen que proyectas – tu marca profesional -, y para ello debes actuar en coherencia con tu fase profesional

 

Cuando el mercado busca profesionales con mayores y más complejas competencias personales, sociales y de liderazgo, debes demostrar que tienes esas competencias desde el primer CV que mandas (o más bien, que no mandas).

Si tú estás ya por ejemplo a un nivel de liderazgo, las empresas te contratan por tu creatividad, capacidad de análisis, innovación, resolución de problemas… y tu manera de presentarte profesionalmente te da la oportunidad de empezar a demostrar esas competencias. 

 ¿Que cuáles son esas famosas fases profesionales que menciono? Me alegra que me hagas esa pregunta, deja que te de una visión resumida (resumida, porque si no esto se hace más largo que un día sin pan…):

 

FASE DE ACTIVACIÓN

Es cuando entras en el mercado laboral, consigues un primer trabajo y empiezas a ver de qué va la vaina ;).

Es una fase IMPORTANTÍSIMA, y sin embargo pasa desapercibida porque pensamos que es un «mero trámite» en el que aceptar lo que nos den y seguir lo que nos manden. ¡Craso ERROR!

Dado que salimos al mercado laboral la gran mayoría sin tener ni idea de QUIÉNES somos, QUÉ se nos da mejor hacer y qué SENTIDO queremos que tenga nuestro trabajo, esta es la fase en la que hay que sacar esta información TAN importante. Y por no saber esto, es por lo que años después entramos en una profunda crisis al darnos cuenta que nuestro trabajo ni nos interesa, ni nos apetece, ni está alineado con nosotras. Una enorme pena.

En esta fase es la única que yo acepto que se usen sobre todo los portales de empleo para la búsqueda (nótese el «sobre todo«, no únicamente!).

 

FASE DE ESPECIALIZACIÓN 

En esta fase empieza la magia: si lo has hecho bien en la anterior, ya has explorado suficientes opciones y has adquirido competencias para empezar a enfocar tu carrera hacia un nicho de especialización que te permita aumentar tu valor hasta poder alcanzar puestos de gestión. Esta fase abarca desde puestos técnicos a los primeros puestos de mando.

Olvídate de limitarte a meter en cuña tu CV en las ofertas online junto con otros miles de CVs idénticos al tuyo: debes empezar a posicionarte y hacerte visible. Ya sabes que el 80% de los puestos  no se publican, por tanto debes tener una estrategia para moverte por fuera de los portales y lograr acceder a esas “golosas” oportunidades de empleo.

Es el momento de empezar a desarrollar tu branding – a empezar a gestionar tu marca, tu imagen profesional. Si comienzas a darte a conocer, a posicionarte en tu mercado, verás como son las oportunidades las que vienen a ti en vez de tener que perseguirlas tú. Es el arma más eficaz y potente que puedes desarrollar y que te va a ayudar en resto de tu carrera. 

Para ello necesitas:

Primero, tener muy clara tu propuesta de valor y tu diferenciación y aprender a mostrarlo con coherencia y consistencia en todo lo que hable de ti (CV, Linkedin, entrevistas, reuniones…) 

Segundo, ir haciendo los contactos que necesitas en tu sector para lograr el máximo de información sobre las empresas y tu mercado y para que se acuerden de ti cuando surja una oportunidad y puedan recomendarte.  

 

FASE DE LIDERAZGO

El momento de gloria: cuando logras resultados nivel Diosa a través de la gente que lideras. Es la fase en la que has subido en vertical y has accedido a puestos de liderazgo de equipos y proyectos de mayor nivel, es la fase de la responsabilidad y toma de decisiones.

Y cuando estás a este nivel y dominas tu trabajo, tienes todo lo que necesitas para que se te conozca y se conozca tu valor profesional en el mercado, en tu sector, es decir, para que se conozca tu marca profesional – y esto, te aseguro, te va a diferenciar y te va a facilitar las cosas exponencialmente.

En esta fase necesitas dos elementos clave:

Por una parte, un posicionamiento de autoridad. Esto te permitirá ser encontrada por seleccionadores y Headhunters, ya que a menudo estos puestos se reclutan de manera directa. Para ello necesitas, como mínimo, un potente perfil de Linkedin, bien optimizado para las búsquedas de los Headhunters, y compartir tu conocimiento en los temas que dominas para mostrar tu autoridad.

Por otra parte, sin ninguna duda, trabajar los contactos estratégicos que te puedan presentar las oportunidades que se vayan abriendo. Dado que a este nivel las posiciones son críticas para la empresa, el camino más habitual para cubrir las posiciones es a través de recomendaciones, por tanto sin una buena base de aliados que te abran estas puertas, es muy difícil hacer cambios profesionales en esta fase.

 

FASE TRANSVERSAL: REINVENCIÓN / CAMBIO DE RUMBO

Este es sin duda el momento profesional en el que se encuentra la mayoría de personas que llega a mí: queriendo hacer un cambio de rumbo o directamente, queriendo empezar de cero en algo totalmente distinto.

Este es un momento delicado, que debe plantearse de otra forma totalmente diferente porque te sales del camino de ascenso vertical, que es para el que está montada toda la maquinaria tradicional de búsqueda de empleo.

 Si es tu caso, lo primero que debes entender es que tu CV y tu perfil de Linkedin no van a encajar con las características que los seleccionadores están buscando, por tanto el camino que tendrás que utilizar no puede ser el tradicional.

La estrategia que mejor funciona si estás haciendo un cambio de carrera o de rumbo es llegar directamente hasta las personas que tienen la capacidad de contratarte, por dos razones: 

1. Para que puedas explicarles personalmente los motivos y la base de tu cambio profesional

2. Porque son las personas que pueden identificar el valor añadido que tu experiencia pasada le puede aportar al puesto. 

  

 +++++

[Esto es sólo un resumen; si quieres contarme sobre tu situación y que profundicemos en tu fase, haz click en este link que te dejo y con tus respuestas te mandaré un email con información concreta que te interesa a ti, te parece?

>>CLICK AQUÍ para contarme sobre ti (abre un formulario)

+++++

  

En realidad, no es que hacer cambios profesionales sea tan complicado, pero lo puede parecer; primero porque no sabemos exactamente cómo – las cosas eran muy sencillas antes y mucha gente no ha asumido que las cosas han cambiado y están muy perdidos y segundo, muy importante: 

Porque todo el mundo espera a necesitar cambiar de trabajo para acordarse de hacerse visible, optimizar su perfil de Linkedin, empezar a hacer contactos… y para entonces, les ha pillado el toro. 

Hay que empezar antes de necesitarlo. 

 

Si fuéramos conscientes de la cantidad de veces que vamos a necesitar cambiar de trabajo, seríamos más avispados y empezaríamos a posicionarnos y hacernos visibles al mercado ANTES de necesitarlo, desde el momento que estás haciendo las cosas bien, cuando estás empezando a brillar – cuando tienes algo que contar, que aportar. 

 

Y la realidad es que saber hacer estos cambios profesionales no es una ciencia exacta, donde si haces A ocurre B todas las veces, porque hay muchos factores y variables que inciden (momento personal, la distancia al objetivo, los recursos o capacidades personales, las ganas …).

Saber navegar por estas fases y hacerlo de la manera más eficaz, relevante y favorable para ti es más bien un ARTE – y para enseñarte a hacerlo, me tienes a mí 🙂

 

En resumen:

 

 

Saber presentarte ante las personas adecuadas por el camino adecuado y en coherencia con la fase profesional en la que estás, es lo que con más rapidez y seguridad te va a poner en valor y te va a diferenciar en el mercado

 

 

Si quieres que hablemos de tu caso concreto, te recuerdo que te he dejado un link para que me hables de ti (>>ESTE)

Y para el camino, ya sabes:

 

 

 

 

p.s.: ¿Estás en Instagram? Búscame, comparto cosas más personales ahí y me encantará que conectemos, soy @mlcobian 

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This