No necesitas talento: necesitas voluntad

Calvin & Hobbs
Calvin & Hobbes

 

Tanto hablar de talento, tanto hablar de talento, nos pasa que aquellos de nosotros que no nos sentimos especialmente talentosos, que no hemos encontrado nuestro punto G profesional – el que nos lleva a la cima de nuestra capacidad de lograr resultados -, nos sentimos unos parias de la sociedad.

Porque ahora no sólo debes tener una licenciatura y un máster como requisitos sine qua non, sino que encima tienes que tener un talento y una pasión.

Y si se pudieran lograr a base de pasar exámenes, oye, ¿quién no se apunta?

Pero por desgracia, no hay examen que apruebes y te lleves el título de “Apasionado en Pesca con mosca” o “Talento singular para rehabilitación de coches antiguos”.

Y soy la primera que entono el mea culpa, porque soy de las que empuja la búsqueda de la pasión y del talento en el prójimo (especialmente en el prójimo que me paga por ello ;).

Pero la cruda realidad es que:

La pasión raramente se tiene*. Se encuentra –si tienes suerte- mientras estás en el camino de aprender y experimentar.

(*) Como toda generalización, no es cierta para un porcentaje de gente que sienten una vocación –habitualmente desde temprana edad-, que, siendo un porcentaje pequeño de la población, es contra quienes nos medimos el otro 90% de gente que valemos igual para un roto que un descosido y nos sentimos profesionales de segunda ante la carencia de tan mágica condición.

El coeficiente intelectual no es en absoluto predictor del éxito de una persona. Esto creo que ya nos ha quedado claro a todos a base de años de repetírnoslo – aunque seguimos midiéndolo y por desgracia académicamente, sigue siendo lo que cuenta.

Y el talento, esa palabra con cualidades de superhéroe que nos dicen que todos tenemos, y sobre la que depositamos todas nuestras esperanzas de epatar a los vecinos con nuestra capacidad de lograr resultados… por desgracia los estudios más recientes nos dicen que tampoco es la clave de nuestro éxito futuro.

Lo cierto es que la característica que predice de manera más significativa que vayas a tener éxito en lo que persigues, en lo que trabajas, en lo que quieres… es tu DETERMINACIÓN.

Determinación es pasión + perseverancia para lograr objetivos a largo plazo.

Determinación es tener resistencia.

Determinación es pegarte a tu objetivo futuro como un sello a una carta y seguirlo, no sólo un día un mes, sino años si es necesario.

Determinación es plantearte la vida como una maratón, no como un sprint.

Mucha gente (muchísima, por desgracia) tiene un talento potencial que no lleva a ninguna parte porque no es capaz de acabar lo que empieza. No es capaz de mantenerse fiel a sus compromisos. No es capaz de llegar hasta donde tiene que llegar para alcanzar sus objetivos, para alcanzar el éxito que desea.

No tiene determinación.

En cambio, para sorpresa –y alegría, espero- de quien se siente sin un talento especial y por tanto, abocado a no ser nadie especial en la vida, que sepas que HAY gente que, sin partir de un talento especial pero con gran determinación y perseverancia, logra muchísimo más – más éxito, más resultados, más satisfacción, más reconocimiento – que gente que a priori era *súper talentosa*.

La clave parece residir en algo pequeño: esta gente que no parte de unas habilidades o fortalezas especialmente llamativas o potentes, en cambio sabe que la clave no está en EMPEZAR siendo el más listo sino ACABAR siendo el más listo.

Es decir: es gente que SABE que ni su personalidad ni sus habilidades están prefijadas, establecidas y condenadas a ser las que son. Es gente que SABE que PUEDE CONVERTIRSE en el tipo de persona que deben llegar a ser para alcanzar lo que desean.

Y esta pequeña creencia, cambia TODO en la vida.

Esta pequeña creencia de que cada uno tiene el poder de transformar lo que es –y por tanto, su vida-, hace que el famoso talento que el mundo cree que, o se tiene o no – y nos convierte en una profecía autocumplida – resulta que puedes DESARROLLARLO aunque no nazcas con él.

No me malinterpretes: no estoy diciendo que todo el mundo pueda llegar a ser Einstein sólo por creer que puede.

Lo que digo es que si tú crees que tu potencial no está preescrito para ti, no está decidido por ti, sino que puedes llegar a mucho más de lo que piensas con años de  aprendizaje y DETERMINACIÓN, esta creencia maravillosamente liberadora y esperanzadora te va a permitir vivir una vida y plantearte unos objetivos más allá de lo que pensabas que estaba preescrito para ti, que se había decidido previamente por ti, por el hecho de tener un adn u otro.

Y la determinación de llegar a ser quien necesitas ser para alcanzar el éxito que deseas, ESO es más grande y te llevará con mucha más seguridad al éxito que cualquier talento o cualquier coeficiente intelectual.

 

 

 

P.s.: No puedo evitar pensar en una persona excepcional al escribir esto. Hay gente que pasa por tu vida para poner las cosas en perspectiva… aunque sólo sea en un vídeo de Youtube: Nick Vujicic

Y también me viene a la mente un artículo que ya tiene algo de tiempo pero que nos recuerda algo muy importante: que si no sigues tu historia personal, si no te lanzas a perseguir tus sueños, tus objetivos – que espero que después de mi post veas un poco más posibles -, te arrepentirás SEGURO: De lo que nos arrepentimos antes de morir.

Publicaciones Similares

22 comentarios

  1. Que gran verdad, tener voluntad es conseguir llevar a cabo acciones concretas para lograr el cumplimiento de todos nuestros deseos y metas. Ya lo decía Albert Einstein en la siguiente cita suya: «Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad».

    Un saludo!!

  2. Hola!

    Me atrajo mucho el título de post (como otros títulos muy acertados que he visto que tienes por ahí).

    Para un parado gordo y calvo y con un talento digamos «concretito», la voluntad (y la sonrisa) son nuestras armas, jeje!

    Enhorabuena por tu trabajo

  3. Martín de Argentina (el chico recalculando) dice:

    ¡Qué bueno que leí este artículo!

    Es tan fuerte, que merecería hacer varias acotaciones.

    Pero lo que voy a comentar es sobre la nota publicada en ABC.es:
    Siempre soñé con tener mucha mucha edad, sentarme en una silla y sonreír por todo lo que había pasado, ya sea bueno o malo, y disfrutar de un presente lleno de alegría, disfrutar de la cosecha final, de todo lo que había conseguido, y que perdurará…

    Pero para llegar a eso, y en relación a “Los lamentos de los moribundos”, con 28 años de edad que tengo hoy, puede ser que me ocurra la número 3 y tal vez pueda ser que me ocurra la número 2.
    Soy una persona de no expresar los bellos sentimientos que tengo por mi familia. Tal vez porque estoy «»saliendo»» de un período adolescente, en el que sólo dices cosas realmente bonitas si es que te estás muriendo. Suele hacerse cuando el otro cumple años, y hasta por ahí nomás.

    Y no estoy del todo de acuerdo con eso de «no debería haber trabajado tan duro». Ok, trabajar 12 horas seguidas y olvidarte por completo de tu familia, no es bueno, pero para mí el trabajo es parte muy importante de la vida. De hecho, estoy buscando un trabajo que me haga sentir más vivo, en el sentido figurado de la palabra, ya que el que tengo (profesor) no me satisface. Seguramente, no tendré el tiempo suficiente para leer artículos de María Luisa (o tal vez sí), pero justamente eso es lo que quiero: aprovechar cada hora para sentirme más vivo, como antes. Me parece que ese reproche que hacen los moribundos tiene más que ver con la calidad del tiempo que compartes que con la cantidad. Si por X razón tuviese que trabajar horas extras, pero el poco tiempo que me queda para compartir con mi familia, lo vivo bien, pues…. sería un sacrificio por un rato. La verdad es que muchas familias sólo están bajo el mismo techo pero no conviven (a veces le pasa a nuestra familia también).

    Y a pesar de que todavía mi «vida ideal» no llegó (cartelito de «hombre trabajando»), con tan «»»corta»»» edad que tengo, podría decir que nunca le doy bolilla a lo que la gente quiere de mí: tengo objetivos (o delirios, en fin) tan claros que sólo tomo lo que me sirve de los comentarios que hace la gente querida. La gente no querida, pues, nada, mis tímpanos aún vibran….

    Con relación a los amigos, la verdad es no me siento mal por no tenerlos. Esto sonará polémico, pero yo soy alguien que siempre le deja la puerta abierta a todo el mundo. Ellos solitos son los que se encargan de cerrarla. Obvio que la amistad es una plantita a la que hay que regar, pero uno elige qué plantitas. Luego, si no prende, no prende; será que esa persona no era para mí. Claro que me gustaría tener amigos, lo disfrutaría, pero prefiero estar solo antes que mal acompañado (lo mismo aplica para la relación amorosa).

    En relación al número 5, esa sí que creo que es la que más alejada está de mí. Siempre, y en especial en estos últimos años de mi vida, no hago otra cosa que pensar en vivir mejor. Es casi una obsesión, y a veces debería no obsesionarme tanto. Me defino como un inconformista crónico. Seguramente habrá momentos en donde tenga que aguantar, pero una vez que se termine esa situación, buscaré las mil y una formas de salir adelante. De hecho, me está pasando en este momento. Pero siempre fui así, incluso de chiquito. Y también me sucederá aunque tenga bisnietos, SIEMPRE VOY A QUERER ESTAR MEJOR. No lo puedo evitar.

    Espero que tengan todos un excelente 2016, y les pido disculpas si me extendí demasiado, pero el post es muy bueno.

  4. Alfredo Muñoz Quiles dice:

    Apreciada María Luisa:

    Es un mensaje muy potente el que lanzas y, no por ello, menos verdadero, cierto. Creo que la clave está en encontrar un verdadero, sincero y auténtico ser
    e humano capaz de acompañarte en el proceso. A mí me da que tu tienes mucho de eso.. 🙂
    Felicidades, María Luisa
    Un abrazo desde Alicante

  5. Como siempre fantástica! Muchas gracias por tu dedicación al blog.

  6. La perseverancia, esa si que la conozco bien, en mi caso es la única que me ha funcionado. Insistir e insistir hasta ir alcanzando pequeñas metas. Y en ello continúo…

    Me gusta tu post.

  7. Hola! la verdad es que siempre he creído que la fuerza de voluntad, la perseverancia, la constancia y determinación superaba casi siempre al talento. Tienes razón en que no todo el mundo puede ser Einstein pero he visto crecer y desarrollarse a personas con una determinación maravillosa y que se han convertido en personas realmente talentosas.
    En mi blog escribí una entrada que también hablaba de ésto. Me gustaría que le dieras un vistazo y me dieras tu opinión. Un abrazo María Luisa!
    http://marcvigilante.com/talento-tienes-mas-puedes-ofrecerme/

  8. Gracias

    En verdad hoy llega tan valioso aporte que amablemente me envías, para poderlo compartir con las personitas de mi entorno, a veces las cosas no pasan por casualidad, todo trae consigo una enseñanza y hoy a través de ti recibo la orientación que me permite mi desarrollo y saber que a pesar de todo, que a pesar de las n adversidades debo seguir hasta lograr mi objetivo y sobre todo poderlo compartir en mi trabajo para futuras alumnos.

    Congratulaciones por tan magnifico aporte.

    Gaby
    desde Mi Bello México

  9. Hola!
    Lo que ha contado Patricia de su hijo me ha recordado a una de mis sobrinas pero porque es todo lo contrario: si quiere algo es capaz de pedirlo cada dos minutos…. Aburre a cualquiera…… Es como un martillo pilón: esta pon, pon,pon, pon todo el tiempo que haga falta.
    Su padre se desespera también (normal…..) pero yo creo que en realidad es una virtud: cuando sea mayor, si emplea esa determinación de la forma adecuada va aconseguir lo que se proponga. Encontrará la forma, seguro…

    Saludos!!!

  10. Joé María Luisa… CLARO como el agua pero dejando POSOS como el vino .
    Bárbaro post!!
    A ver si, con algo de determinación, lo asimilo y me determino .

  11. Hola María Luisa,
    Muchas gracias de nuevo por tu artículo de ánimo y de ayuda, por cierto, no tengo palabras para el vídeo de youtube, es impactante y todo un ejemplo, el artículo del diario también me ha gustado mucho.
    Un abrazo,
    Mónica.

  12. La perseverancia es la constancia que tenemos en realizar un esfuerzo. En mi caso personal tengo un hijo muy inteligente y con muy buenas aptitudes para muchas cosas (dibujo, música, etc…) pero muy poco perseverante. Me desespero… pero todavía es joven… por tanto me esfuerzo a diario con él en trabajar o potenciar, no su inteligencia, ni sus aptitudes concretas, ni sus conocimientos…. sinó su perseverancia… y es difícil… así que cualquier estrategia para desarrollar la misma ¡bienvenida sea! Muchas gracias Maria Luisa como siempre por tus post y la lucidez de los mismos… seguimos trabajando… y perseverando. Un saludo.

    La constancia que tenemos en realizar ese esfuerzo se llama: perseverancia. – See more at: http://www.fundaciontelevisa.org/valores/blog/se-perseverante-y-no-te-dejes-caer/#sthash.nlhT013S.dpuf

  13. Pues si que has dado duro hoy, María Luisa!
    Pasión, talento, misión, habilidades… todo eso no sirve de nada si no tienes compromiso. Que razón! Eso es lo más difícil de todo.
    Me encanta la definición que hace de ello Francisco Alcaide: «hacer lo que haga falta, el tiempo que haga falta» Sobre todo esa segunda parte es crucial.
    Es lo que más nos falta a todos, porque aunque no tengas un talento especial, aunque no sientas la vocación desde chiquitín… dale una oportunidad a eso que te llama la atención y quizá vaya bien. Como dice Pedro Guerra en la canción «biografía»: canté y esa profesión me fue quedando bien.
    Eso sí, hagas lo que hagas, como solo dures un telediario (haciéndolo)… no podrás tener éxito en nada.
    Un saludo

  14. Yeah!!! Me encanta, me trasladas a lo que siempre he pensado. En ello estoy, en perseverar. Gracias ML como siempre. Un beso.

  15. De nuevo GRACIAS con mayúsculas María Luisa. Tú sí que tienes un gran talento ayudando a las personas a encontrar sus mejores habilidades y fortalezas y ayudarlas a perseverar en la búsqueda de sus sueños. El video lo he visto en otras ocasiones y la verdad es que no tengo palabras. Siempre lo he asegurado que cuanto más se tiene en la vida menos se valora y viceversa, más se lucha con determinación.

    Y este post está entrelazado con el que escribiste en su día de que hay personas que te dicen visualiza y lograrás, piensa en positivo y bla, bla, bla. Sí, estoy de acuerdo en ello, pero si no te mueves y persigues tus sueños, solos no llegan por magia.

    Gracias y feliz semana.

  16. Buenos días María Luisa,
    Justo ayer leí un artículo en el periódico acerca de la conocida como ‘nueva gurú del orden y la decoración’, quien encontró su vocación a la edad de cinco años. Tras leer el artículo yo misma me preguntaba: y yo? Yo no soy cómo esas personas que desde niños tienen tan claro a lo que dedicarse y que además resulte ser mi pasión, significa eso que no soy como los demás? Que no tengo talento o pasión por nada? Una cosa sí es cierta y te lo da los años que vas rodando por la vida y es crearme un hábito: la constancia y la voluntad para con todo lo que quiera alcanzar en esta vida, ya sea en el área profesional, familiar, de pareja, personal…porque tal y como tú dices (porque lo veo en personas muy cercanas a mí) la determinación es al final lo que cuenta. Así que en ello estamos!!
    Me he emocionado, otra vez (ya no se cuántas veces lo he visto) al ver el vídeo. Así que no esperemos a perder algo para aprender a valorar, a darnos cuenta de lo que teníamos!!
    Y el artículo del periódico también me ha gustado. Parece que en esta vida hay que ser valiente para llegar a ser uno mismo.

    Gracias por tu artículo!! Qué tengas buena semana! Besos

  17. por fin un poco de esperanza y menos presión para los que estamos en el camino de lograrlo. Gracias

  18. Aloha María Luisa.

    Dando en el clavo, como es costumbre. Gracias por perseverar y hacer tus comunicaciones disponibles a todos, dices: «Y soy la primera que entono el mea culpa»; pues aunque lo entones, ¡Gracias!

    Saludos.

  19. Buenos días Mª Luisa,

    Muchísimas gracias por este artículo maravilloso, por estas palabras que me han llegado al corazón.
    Conforme lo estaba leyendo he visto que estaba hecho exclusivamente para mi. Me ha motivado para seguir adelante, en mi proyecto de Servicios Administrativos, con determinación y no desfallecer pues, a veces, se me olvida que con perseveracia y pasión puedo llegar a conseguir mis objetivos, aunque sean…… a largo plazo….

    Un abrazo

    Rosa

  20. Buenos días Maria Luisa!!Ahora que yo estaba con el capítulo de tu talento…me cachis!! 😉 estoy totalmente de acuerdo contigo! Pero pasa si no has desarrollado esa determinación? Supongo que tiene que ver con encontrar tu pasión ? Muchas gracias como siempre por tu post!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Anda!! 😉 😉 😉
      Pues mira, sobre la marcha me voy a poner a preparar una segunda parte de este post porque hay algo importante que explicar que creo que va a ser muy interesante.
      Y cuando lo leas, me cuentas si ahora lo ves más claro 😉
      Gracias!!!! 🙂 🙂 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.