CSd6ZyDWIAA5Dxq

Forges

 

Esta semana hice un webinario que -como tenemos confianza, te lo cuento- está batiendo récords (para mí, obviously, un vídeo con más de 10.000 visualizaciones en 4 días no es nada para Taylor Swift, en cambio ;). El título es “Cómo preparar una entrevista de trabajo”, y si no lo has visto y crees que en algún momento de esta vida vas a tener una entrevista de trabajo, te recomiendo que no te lo pierdas.

Aquí el link: ¿Cómo preparar la entrevista de trabajo?

¿Y por qué te cuento esto -aparte de porque no es porque lo haya hecho yo, pero es que el contenido es muy potente-? Porque como el webinario iba de entrevistas, pues me han hecho muchas preguntas sobre ese tema en estos días, y en concreto, me acaban de hacer una que creo que es suficientemente interesante para que la conteste en un post.

Y dice así:

“¿Qué le respondo al entrevistador que me pregunta cuál fue el motivo por el que no continúo en mi último trabajo? En mi caso fui despedido porque la empresa me obligaba a realizar unas actuaciones profesionales incompatibles con mi ética. ¿Puedo aducir esa causa? Te lo digo porque en alguna entrevista lo he comentado y se han quedado extrañados.”

Por desgracia, las entrevistas de trabajo son un extraño encuentro entre una parte que parece que está siguiendo una coreografía y otra que parece que va a un examen de selectividad.

Y por si lo dudas, sí, tú eres la parte que parece que se está presentando a un examen en vez de a lo que deberías ir: a una reunión entre dos profesionales que están explorando la posibilidad de una colaboración.

Una entrevista de trabajo no es un examen, es una reunión comercial.

Y como en cualquier reunión y negociación comercial, a ti no te interesa enseñar todas las cartas. Y por cierto, tampoco lo va a hacer el tipo que tienes enfrente.

Porque francamente, nadie va a una entrevista de trabajo y se pone a enseñar los trapos sucios.

Pues sí, tú tienes tus razones, que muchas veces pueden ser personales, o tal vez te querían obligar a hacer cosas poco éticas, a mirar para otro lado, o simplemente, tu jefe era un déspota, un tirano y un misógino.

Y no, no lo vas a contar en la entrevista.

Hay un montón de razones por las que uno deja un trabajo que, aunque son totalmente racionales y apropiadas, no son lo que le va a gustar oír a un entrevistador que te está conociendo por primera vez, o sea que no caigas en la trampa de mencionar conflictos, malos rollos, ni en general, nada de la mierda que uno tiene que tragar antes de cerrar la puerta por fuera.

No quiero que mientas en una entrevista pero si supone que tengas que poner a caldo a tu jefe o a la empresa, si tienes que abrir la caja de Pandora y ponerte a explicar toda la historia y todo el mal rollo que hay detrás de la decisión para que todo aquello tenga sentido, entonces lo que quiero que hagas es que lo maquilles.

Además, no te interesa gastar la mitad del tiempo de la entrevista focalizado en explicar y justificar mierda del pasado.

O sea que te voy a dar varias ideas no con el objetivo de que mientas, sino que encuentres una que pueda encajar como explicación apta para el horario infantil de lo que ocurrió:

“Me encanta el trabajo, pero los cambios en la dirección estratégica de la empresa han cambiado el negocio hacia aspectos que no encajan tanto con lo que mejor se me da hacer y más me interesa”

Es como hacen los políticos: te han contestado y te quedas contento pero si lo piensas, en realidad, no te han dicho nada.

“Ha sido una buenísima experiencia pero ya eran muchos años y era tiempo de cambiar, sentía que había aprendido todo lo que podía”

(Cuando estar un día más en esa empresa te hubiera supuesto que te internaran en el López Ibor)

“Pues es que lo que más me interesa es [lo que sea] que hacéis vosotros en esta empresa, y en mi empresa actual no veo oportunidades de aprenderlo o de dedicarme nunca a ello”

Esta es estupenda porque aprovechas para echarle flores al entrevistador.

Mi recomendación es que te lo plantees de esta manera y ensayes posibles respuestas en tu cabeza – incluso delante del espejo.

No dejes que una pregunta así te haga atragantarte o descolocarte por completo en una entrevista que, quién sabe, podría convertirse en la siguiente y fantástica aventura de tu carrera.

FIRMA_PAG-SOBRE-MI

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares