Claves para enfrentar tu búsqueda | El Proceso de Selección | Tu Currículum

De los CVs demasiado cargados de información

Viñeta de… hace falta decirlo? Forges 🙂

 

Si tienes la (aunque sea ligerísima) impresión de que tu Currículum es demasiado largo… seguro que lo es. Dado que en la primera revisión de un Currículum el reclutador no le va a dedicar más de 20 segundos, piensa detenidamente si es tiempo suficiente para leer todo lo que has incluido… y enterarse de algo sin tener que releerlo.

[Haz esta prueba: dale tu CV a algún conocido, que lo tenga en sus manos 10 segundos y pasado ese tiempo que te diga cuáles son tus puntos fuertes como profesional. A ver qué es lo que está transmitiendo tu CV].

Si bien no está declarado pecado mortal que un CV pase de dos páginas, lo cierto es que si es más largo, o si en esas dos páginas básicamente no queda ni un espacio en blanco, las posibilidades de que ese Currículum tenga éxito… son pocas.

Pero es cierto que hay perfiles –lo veo muchísimo en los más técnicos (los informáticos, sin ir más lejos) y en los perfiles académicos- que o bien tienen muchas certificaciones, cursos, publicaciones… o bien una enorme lista de proyectos en los que han trabajado – cada uno de ellos en su  entorno específico, etc. Y esto es, evidentemente, parte esencial de su bagaje, es su portfolio de trabajos.

¿Qué hacer, entonces? Separar.

Tu Currículum tiene que ser un documento comercial, un documento de venta: debe recoger directamente la necesidad del reclutador y mostrarlo en forma de capacidades y habilidades. Tiene que impactar y mostrar alto y claro cuál es tu valor añadido pero sin *enfarragarlo* con decenas de detalles minuciosos que, desengañémonos, lo único que hacen es quitar las ganas de seguir leyendo.

Por tanto: que tu CV sea un “resumen ejecutivo”, donde se muestren claramente tus logros, tus resultados, tal y como te he venido recomendando hasta ahora, y en cambio prepara un anexo con una lista tan exhaustiva como necesites con los detalles que están cargando en exceso el documento principal y están distrayendo la atención de los aspectos más relevantes.

Para que veas claro a lo que me refiero, por ejemplo en tu CV puedes poner: “Completé con éxito cuatro proyectos de migración de datos de la plataforma X a Y”  y en el anexo, incluir el detalle de cada uno de esos cuatro proyectos. De esta manera, estás mostrado la capacidad que te interesa, pero no estás atosigando con datos excesivos que terminan nublando la vista ;).

Si tienes oportunidad de presentar tu candidatura por mail y no a través de una plataforma, en función del puesto y de los requerimientos a lo mejor te interesa enviar el anexo junto con tu Currículum, pero lo normal es que lo lleves a la entrevista de trabajo, como información adicional que respalde la información en el Currículum.

Espero que esta información te resulte útil. Si no sabes exactamente qué le puede estar fallando a tu CV y quieres averiguarlo, tengo lo que necesitas: mi >>TEST DEL CV. Entra y haz el test, verás rápidamente qué necesitas modificar!!

Fuerza y valor!

ML

 

Publicaciones Similares

7 comentarios

  1. Me has dado una gran idea con lo del «Portfolio de proyectos», por mi ámbito profesional cambia mucho la información de un proyecto a otro, con lo que tengo en el CV unos buenos «tochos» sobre cada uno que en realidad no aportan nada primordial.

  2. Hace años mi padre me dió un consejo muy valioso: Si después de 30 años de carrera, mi currículum cabe en una cara, el tuyo tiene que caber!

  3. Me alegro que vuelvas a escribir y que vuelvas a deleitarnos con tus posts para mejorar nuestros curriculums e ir en busca del santo grial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *