Seleccionar página
Forges

Forges

 

Hace años decidí que no volvería a ver una película de un canal de televisión jamás: los anuncios habían acabado con mi paciencia.

Hoy en día, cuando entro en páginas que tienen banners y anuncios antes de los artículos, incluso metidos entre los párrafos de los artículos – anunciando además cosas que no me interesan lo más mínimo -, simplemente no vuelvo a esa página.

Y ahora tengo anuncios hasta en mi cuenta de gmail… me siento spameada por todas partes.

Y qué rabia da, verdad?

Ese spam marketing que nos inunda, que se pone en medio de todo, que nos grita “¡hazme caso, hazme caso!” desde cada rincón estratégico de la pantalla… termina siendo odioso.

Y esto me recuerda que un cliente la semana pasada me decía que en cuatro meses había enviado unos 1.500 CVs a través de distintas páginas y portales de empleo. Yo soy de letras, pero me sale una media de unos 12 CVs diarios.

Y él me preguntaba “¿Por qué no me llaman para una entrevista?”

Pues porque eres el spam del mercado laboral, basically.

Si tú también estás ametrallando a todo lo que se mueve con tus CVs sin pararte a considerar qué es exactamente lo que necesita el receptor de tu CV, deja de hacerlo.

Si estás mandando la misma anodina Carta de Presentación con el mismo mensaje impersonal a cada potencial contratador, deja de hacerlo.

Si estás enviando peticiones de contacto a medio Linkedin, con el “Me gustaría que formaras parte de mi red de contactos” y a la aceptación del pobre contactado, le mandas otro mensaje automático remitiéndole tu CV y pidiéndole que “lo tenga en consideración”, deja AHORA MISMO de hacerlo.

Por tu bien y el de tus herederos, deja de hacerlo.

Estás gastando cartuchos que no puedes volver a meter en la recámara, te estás creando reputación de spammer y además, es que no funciona.

 

Un buen método para lograr el trabajo que deseas – uno que tenga posibilidades de funcionar -, empieza necesariamente (y no se hace nada más antes de tener esto trabajado y decidido) por dar dos pasos previos, dos pasos obligatorios antes de hacer nada más:

Primero: tener claro qué trabajo quieres. ¿Suena obvio? Te aseguro que el porcentaje de gente que se limita a “echar currículums a ver si suena la flauta” es ENORME.

Segundo: decidir una estrategia para llegar hasta ese trabajo que deseas.

Y cuando has hecho los deberes, entonces buscas a la gente adecuada, te acercas a ellos de forma que les interese conocerte, tratas de crear relaciones con ellos y te ofreces TÚ a ayudarles.

Novedoso, eh? :ironía:

Pues sólo así será cuando te empiecen a pasar cosas interesantes.

Pero no espamees. Espamear da imagen de vaguería. Básicamente lo que estás diciendo es: “En realidad me importas un pimiento, pero aún así espero que hagas lo que te pido”.

Y además, permítame que insista: es que no funciona.

FIRMA_PAG-SOBRE-MI

 

 

BANNER-apo_AAV

 

 

¿Te ha gustado? Pues recibe mis próximos artículos e información extra que comparto sólo con mis suscriptores, gratis:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares