Cuando acabé COU (yes, yo soy de esa época pleistocénica) lo único que sabía del mundo laboral era que tenía que escoger una carrera «con salidas». Determinadas licenciaturas – y si encima estaban mejoradas con un máster ya no te cuento – eran como el ticket dorado de Willy Wonka: trabajo seguro.

Podías tardar unas semanas o un mes en que llegara la oferta, pero llegaba seguro, por la ley de la oferta y demanda: la demanda de profesionales con alta cualificación por parte de las empresas y la oferta que salía de las Universidades, estaba (más o menos) equilibrada.

La búsqueda de empleo no era complicada: un CV basicote, avisabas a familia y amigos, mirabas las páginas salmón un par de fines de semana, y zas!: colocada.

Ni personal branding, ni Linkedin, ni elevator pitch, networking, ketogenic ni nading más. Sólo con tu curri te abrían las puertas hasta los porteros de las discotecas.

Fast forward a 2019: un título, máster y buen nivel de inglés ni te diferencian ni te aseguran NADA.

Volvemos a la ley de la oferta y la demanda: ahora toquisqui tiene altísimas cualificaciones, y no hay puestos suficientes en el mercado para que todos seamos Capitán General. Esos títulos ya no te diferencian ni te dan más “puntos”. Ya no tienen “salidas” aseguradas como antes.

Los títulos ya no impresionan a las empresas, la era de la titulitis ha pasado. Ahora la palabra es TALENTO.

Y no, no es una moda, es una evolución obvia basada en las necesidades de las propias empresas.

Y es algo que te afecta directamente, por tanto si sólo fueras a leer una frase de todo este artículo, te pediría que fuera esta:

 

+++

 Si no conoces bien la base de tu talento y no sabes comunicarla a las personas adecuadas, te vas a quedar fuera del mercado

++++

 

Y aunque va por todos, voy a dirigirme especialmente a mis compañeras de género Porque a las mujeres nos inculcan desde pequeñas ideas que nos perjudican seriamente en el mercado laboral: que si no hay que ponerse medallas, que mantengamos la cabeza baja, que tenemos que hacer más sacrificios, que hay que demostrar el doble, trabajar el doble y cobrar la mitad, que no nos creamos más de lo que somos, y así sucesivamente.

Y así pasa, que constantemente trabajo con maravillosas mujeres profesionales que se han acostumbrado a estar con la cabeza agachada, que no se permiten soñar, que no esperan más de lo que les quieran dar, que temen exigir y en general, que se minusvaloran terriblemente.

Pues señoras: “el fregar se va a acabar”, como decía el anuncio.

Se acabó bajar la cabeza en las reuniones, guardarte tus ideas, callar tus méritos, o conformarte.

El mercado ha tomado el camino del talento, y le da más importancia a las habilidades y competencias personales que a los conocimientos profesionales.

Y esto te afecta mucho y directamente, o sea que toma nora:

 

Primero, tus competencias no pueden estancarse.

No te puedes permitir atascarte en un trabajo N años sin desarrollar nuevas competencias, sin mantenerte actualizada, porque el mercado te penalizará.

 

Segundo, no puedes esconderte debajo de la mesa.

Llámalo como quieras: marca personal o profesional, pero el resultado es que tienes que ser visible y relevante en el mercado.

Visible significa que debes estar delante de las narices de las empresas que te interesan para que te encuentren. Y relevante significa que debes estar activamente comunicando qué te hace interesante para ellos: qué problemas solucionas y cómo lo haces, qué te diferencia y qué valores te mueven.

 

+++

Esos son tus dragones. Tu poder. Y no puedes encerrarlos en casa, tienes que pasearlos con orgullo delante de las empresas que quieres conquistar. 

+++

 

No lo puedes dejar para más adelante, no puedes esperar a “necesitarlo” – porque salvo que seas de ese bendecido 20% de profesionales que dice estar satisfecho con su trabajo, bien motu propio o por “invitación” de la empresa, vas a cerrar la puerta por fuera antes o después, pero si esperas a ese momento, ya será muy tarde – entonces tendrás por delante seis meses, un año o más para conseguir la visibilidad y relevancia que el mercado demanda para tenerte en cuenta.

Believe me: tienes que ponerte las pilas.

Entender quién eres como profesional, qué haces mejor o diferente que los demás; definir qué es lo que aportas a las empresas que más te interesan y saber comunicarlo/transmitirlo en todos los ámbitos es ESENCIAL.

 

+++

Te tienes que hacer ver. Se te tiene que conocer. Ya no valen excusas, porque detrás de las excusas se te están yendo todas las oportunidades.

+++

 

Hazme caso.

 

 

 

 

p.d.: Búscame en Instagram, comparto muchas más cosas!! @mlcobian 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This