Cambiar tu carrera profesional | Claves para enfrentar tu búsqueda | Featured

Somos profesionales, no hormigas

Erlich

Una hormiga iba paseando por la vía del tren cuando de repente, pisó un chicle y se quedó pegada. Trató de despegárselo, pero no lo conseguía. Comenzó a oír un tren a lo lejos y tiró con todas sus fuerzas, aunque sin éxito.  Cuando el tren estaba ya irremediablemente cerca, se cruzó de brazos y dijo “Nadie podrá decir que no lo intenté con todas mis fuerzas. Ahora si descarrila el tren, que descarrile”.

Cuando alguien dice:

He mandado una carta amenazadora a una gran empresa de selección del país porque siempre rechazan mis candidaturas y me mandan respuestas estandarizadas; no entienden que si yo mando un CV es porque  lo necesito. Les exijo que a partir de ahora me den las razones por las que rechazan mis candidaturas o me doy de baja en su web”.

Piden experiencia en X y yo llevo 15 años trabajando en X, si eso no es suficiente para que me cojan, que alguien me lo explique”…

Estamos siendo un poco hormiga en la vía del tren.

Quisiéramos que las cosas fueran como eran hace 10 años. Por eso buscamos empleo como lo hacíamos hace 10 años. Y esperamos tener resultados. Y nos cabreamos cuando no los tenemos. Y nos cruzamos de brazos y decimos “si descarrila el tren, que descarrile”.

Lo cierto es que la realidad es como es, no como nosotros quisiéramos que fuera.

Limitar, hoy en día, nuestra búsqueda de empleo (empleo? en serio? empleo?) a enviar CVs a las ofertas de los portales de empleo es seguir operando en una realidad que ya no existe.

Las estadísticas dicen que más del 80% de los puestos que se cubren son de mercado oculto – lo explico porque supongo que esto no lo sabe nadie ya que seguimos errequeerre con los portales de empleo-: el mercado oculto son los puestos que no se publican, ya que se cubren internamente, o a través de referencias y contactos o a través de intermediarios que prospectan el mercado directamente.

Si las estadísticas son correctas, significa que de cada 100 puestos, más de 80 se han cubierto fuera de los grandes agujeros negros en los que se han convertido los portales de empleo. Y otro dato que aumenta la frustración de los candidatos: en estos mismos medios, es de todos conocido que un porcentaje de las ofertas publicadas no son *reales* – son para aumentar bases de datos, para dar imagen, lograr tráfico en la página, etc.

Cuando realmente queremos algo, luchamos por ello.

Cuando queremos ir a *ese* partido de fútbol, removemos Roma con Santiago, hablamos con el amigo del primo del amigo del vecino, organizamos, coordinamos, seguimos las pistas, insistimos, probamos de otra manera, volvemos a insistir… hasta que lo conseguimos. Cuando nos gusta *ese* chico empleamos técnicas que dejarían blanco al mismísimo KGB para averiguar con quién va, quién le conoce, quién-conoce-a-quien-le-conoce, dónde vive, qué le gusta, dónde estudia, por dónde sale, dónde veranea, qué música le mola…para lograr volver a verle y ligar con él.

Cuando algo que realmente queremos se nos pone delante, no nos limitamos a hacerlo como lo hacen los demás, no nos ponemos a la misma cola que todo el mundo, no nos sentamos a esperar, sino que ponemos en marcha nuestra creatividad, nuestras habilidades, nuestra perseverancia y nos lo curramos de todas las maneras que se nos ocurren para conseguir nuestro objetivo.

Puedes conseguir resultados o excusas, pero no ambos.

Si no es así como estás haciendo tu búsqueda, haciéndote visible, atreviéndote a hablar con unos y con otros, buscando la estrategia que te lleve a tu objetivo aunque suponga usar caminos que no habías recorrido antes, huyendo de las colas en las que están todos los demás esperando, aprovechando tus habilidades… es que no estás haciendo todo lo que puedes para lograrlo.

Si te estás perdiendo más del 80% de las oportunidades que hay en el mercado, es que no estás haciendo todo lo que puedes para lograrlo.

Deja de pensar como todos los demás candidatos y empieza a actuar como lo haces cuando quieres algo (digo QUIERES, no necesitas): obsesivamente y sacando todas tus armas (profesionales, no literales, no pienses que te estoy dando ideas… ;)) para lograrlo!!!!!

Ya sólo en esta página tienes un montón de información para empezar a moverte de otra manera. Pero tienes que ponerte el gran angular, olvidarte de cómo se han hecho siempre las cosas y empezar a pensar en de qué otras maneras lograr tu objetivo, qué otros caminos hay, cómo empezar a ser VISIBLE en el mercado laboral para que te puedan encontrar quienes te interesa que te encuentres.

Tienes que querer salir del Matrix. Es tu decisión: ¿pastilla roja o pastilla azul?

Si quieres que cambien las respuestas, tienes que cambiar la forma de hacer las preguntas.

 

Publicaciones Similares

16 comentarios

  1. ¡Qué razón tienes, María Luisa!
    Aprendamos a gestionar debidamente el tiempo en lo que respecta a la búsqueda activa de empleo y, si los datos muestran que el 80% de las ofertas laborales son ocupadas por candidatos que han accedido a ellas no por una inscripción telemática sino mediante una persona en común que ha dado buenas referencias sobre ellos, deberíamos dedicarnos a asistir a toda clase de jornadas y eventos relacionados con nuestra área profesional y hacer networking más que a acceder a diario a este tipo de portales y perder nuestro valiosísimo tiempo en ellas (aunque sin dejar de hacerlo para asegurarnos de atender ese 20% de ofertas laborales que sí se publican en internet).
    ¡Enhorabuena por este post!

    1. Totalmente de acuerdo con el planteamiento. Matizaría que también hay mucha gente que acude a eventos, simposios, encuentros, congresos, ferias y decuantohay sin tampoco conseguir nada… ¿por qué? Porque igual que en el caso de los CV no se debe mandarpormandar, en el caso de los eventos tampoco es irporir, sino que previamente hayamos decidido cuál es nuestra estrategia, qué queremos conseguir de ese encuentro, a quién en concreto queremos conocer… hay que tener un objetivo y cumplirlo antes de irnos, porque si no seguro que algo bueno sacaremos, pero ¿es lo que buscamos?
      Por cierto, lo primero que hay que hacer es prepararse unas buenas tarjetas de visita con nuestros datos profesionales, cosa que poca gente hace ;o)
      De nuevo, mil gracias por comentar!

  2. Hace tiempo que vengo siguiendote y leyendo articulos tan interesantes como este. Hacia tiempo que no salia nada nuevo publicado y hoy por cuasilidad me he metido en tu pagina haber si habia abierto jjjaaa. La verdad que llevo tiempo buscando trabajo y no se como hacerlo, es verdad que hasta ahora he seguido los parametros establecidos y que debo cambiarlos, pero cuando por motivos laborales de tu pareja cambias de ciudad muy bien no sabes ni por donde empezar.
    Al menos hoy no tengo la sensación de ser un extraterreste y la unica incapaz de encontrar trabajo.
    Gracias por hacer que nos sintamos humanos.

    1. Gracias por tu comentario, me alegra mucho que te hayas sentido un poco acompañada, al menos!. Si no quieres tener que estar entrando en la página cada cierto tiempo para ver si he publicado un post nuevo, tienes la opción de introducir tu dirección de email para que te llegue a tu correo electrónico un aviso cuando publique un post, lo tienes en la parte superior de la pestaña del blog 🙂
      No estar «toreando en tu plaza» efectivamente dificulta las cosas, qué duda cabe, pero no te des por vencida! seguro que hay mucho que puedes ir sembrando, avanzando, aunque sean cosas pequeñas: un contacto, una conversación, una información, etc., que finalmente lograrán que te surja alguna oportunidad.
      Mucho mucho ánimo y ¡fuerza y valor!

  3. Me parece una visión realista de la actualidad laboral, yo tengo una amiga que siempre dice eso mismo:
    Los tiempos han cambiado, yo me he formado y no hay un trabajo esperandome, vale no es justo, pero que quieres hacer quedarte sentado lamentandote o levantarte y explorar nuevas opciones.

    Sé que la mayor parte de las ofertas de empleo no llegan a los portales de empleo, pero no sabía que eran el 80% del total.

    1. Gracias por tu comentario, José Carlos, y tienes una amiga muy sensata 🙂 Creo que no es una posición victimista, sino de jugar la baza que nos ha tocado lo mejor posible, aprovechando todo lo que se pone a nuestro alcance. Muchos hemos entendido que el problema no es no tener un empleo, es no tener ingresos a final de mes, y visto de esta manera, se abre un campo de posibilidades que de otra manera no podemos imaginar.
      Te mando mucho ánimo y espero que nos sigamos leyendo!
      Un abrazo,
      ML

  4. Gracias por el post. Es atractivo y engancha desde la primera frase hasta la ultima porque esta cargado de razon.
    Un saludo

  5. Muchas gracias por tu post!
    lo que está claro es que el mundo ha cambiado, hay más complejidad, incertidumbre, global, ya no es el que era y no volverá, por eso hay que estar superenfocados en lo que queremos, trabajar duro, y no digo 40h semanales, muchas más, dejarse la piel todos los dias, ser hormiguita, y al final lo conseguirás.

    1. Gracias a ti, Óscar. El cambio es obvio, y ya dijo Darwin que los que sobreviven son los más adaptables, pues eso es lo que creo que debemos hacer nosotros: adaptarnos, serpentear, ser más listos, más eficaces, puede que ni siquiera trabajar más: hacerlo mejor ;o) Y enterarnos, por fin, que no trabajamos para nadie más que para nosotros mismos. Independientemente de quién nos pague dinero por nuestro trabajo.
      Muchas gracias por pararte a comentar!

      1. Hola Maria Luisa,

        Sólo puedo decirte que excelente post. Si queremos diferenciarnos del resto, no podemos hacer las cosas como todo el mundo las hace, tal y como tú muy bien dices. Y me ha gustado mucho tu frase «enterarnos, por fin, que no trabajamos para nadie más que para nosotros mismos. Independientemente de quién nos pague dinero por nuestro trabajo».

        Un saludo.

  6. A la hormiga de la fábula hay que reconocerle al menos que tiene más moral que el Alcoyano… Dicho esto, y a pesar de que un 20% de oportunidades profesionales sigue siendo un trozo de la tarta considerable (que como máximo merecerá el 20% de nuestro tiempo de búsqueda), estoy completamente de acuerdo con el planteamiento. Salir de la mayoría es esencial para no obtener los resultados de la mayoría.

    Muy buen post, Zumo!! Encantado de verte de lleno otra vez.

    1. Jejejeje, en el fondo me da ternurita la hormiga 😉
      Me gusta el planteamiento: si sólo hay un 20% de ofertas disponibles en los portales, sólo hay que dedicarle un 20% del tiempo de búsqueda. El quid de la cuestión es saber utilizar bien ese otro 80% del tiempo para que nos genere oportunidades 🙂
      Un millón de gracias por estar ahí, me hace muchísima ilusión recibir tus comentarios!!!!

  7. Muy buena visión y exposición la de Zumo de Empleo. en el post. Yo también he pensado lo mismo desde el comienzo de la crisis. Es imposible que el cien por cien de los candidatos opte al 20 por ciento de los puestos a obtener. Matemática pura. Saludos agradecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *