Erlich

Erlich

 

Pensarás: “Qué mala leche preguntarme si ya he abandonado, si estamos sólo a mediados de enero!!”

Resulta que el 25% de la gente que se hace propósitos para el nuevo año los abandona después de… UNA SEMANA.

Yep, una semana.

Habiendo sido yo misma una professional quitter de propósitos de fin de año durante mucho tiempo, y habiendo trabajado durante ya una ristra de años con cientos de personas que se han hecho propósitos de enmienda que después han abandonado, a estas alturas tengo muy claro cuál es el factor que determina si alguien logrará tener éxito en sus propósitos o no.

Meridianamente claro, te aseguro.

Pensarás que te voy a decir el famoso “no has planteado correctamente tus objetivos” (que también), pero la razón más profunda, la que saboteará todos tus intentos sin importar lo s.m.a.r.t. que sean tus objetivos, es otra.

Pero primero, para que la historia esté planteada fetén, deja que introduzca al villano de la historia: Don LasCosasMalasQueNosSucedenPorQueSí

Está en el job description de los humanos: por el hecho de estar vivo, te van a pasar cosas. No tienen una razón, un por qué, no es que las merezcas más que otros, es que así de maravillosa y a la vez cruel es la vida: ocurren cosas.

A veces, son cosas sorprendentemente buenas. Por desgracia, éstas solemos darlas por sentado, solemos olvidarnos de estar agradecidos por ellas, y queremos pensar que es porque las merecemos.

Pero a veces, esas cosas son malas, incluso terriblemente malas.

Enter: el villano de la historia.

Sí, nos pasan cosas terribles y por desgracia, a veces injusta, cruel y demoledoramente a menudo. Cosas que no podemos controlar, que nos derrumban. Y es horrible.

Pero es la vida.

Believe me, lo sé de primera mano: soy huérfana de padre y madre.

Las cosas son a veces mucho más duras de lo que jamás imaginamos. Nos vamos a enfrentar a retos constantemente. Esperar que no nos vaya a pasar nada malo es absolutamente ingenuo – es no querer enfrentar la realidad.

Insisto: van a ocurrir cosas.

Pero fíjate que tú no eres lo que te ocurre. Tú eres lo que haces con eso que te ocurre.

Y la razón principal por la que la mayoría de la gente no es capaz de alcanzar sus metas, sus deseos, sus propósitos de fin de año es porque no tienen la voluntad de LUCHAR por ellos.

Consciente o inconscientemente, pensamos que no va a salir. Que no vamos a poder. Que no lo merecemos. Que la vida está llena de cosas malas que nos van a impedir avanzar por el camino.

Somos lo que interpretamos y asumimos de la vida.

Y deseamos, sí, pero en el día a día, en el fragor de la batalla, nos damos por vencidos.

Sólo aquellos que toman la decisión en firme, que se preparan para la lucha –cuentan con que van a haber dificultades, las prevén, se arman para ellas-, y se dan espacio para ser imperfectos pero no para rendirse, lo consiguen.

El resto, desean alcanzar sus sueños, pero demonizan el camino y acaban odiándolo.

Y de esta manera, condicionamos nuestro cuerpo y nuestra mente para no luchar.

¿Toda esa queja hacia el sistema, hacia el gobierno, hacia tu jefe, hacia lo poco que cobras, hacia lo desagradables que son tus compañeros, hacia los otros 256 candidatos que han mandado su CV antes que tú, hacia la mierda de trabajos que hay, hacia la economía, hacia el desfile de la Carmona…?

Toda esa queja está instalándose en cada poro de tu ser y está bloqueando tu capacidad de LUCHAR.

Cada palabra y cada pensamiento está creando tu realidad.

Recuerda que no eres lo que te ocurre, eres lo que haces con lo que te ocurre.

Si mantienes todo tu espacio mental ocupado con todas las cosas malas, no dejas hueco para poder luchar por las buenas.

Cuanto más odies el camino que tienes delante de ti, menos capacidad de luchar tendrás.

Si quieres adelgazar pero en tu cabeza te repites cuánto odias estar a dieta, que no vas a poder vivir sin comer pan más de dos días, que el brócoli es obra del mal, que vas a tirar el dinero apuntándote al gimnasio…

Entonces, ¿te extrañará que pases a engrosar ese 25%?

Si no te preparas para la lucha –que la va a haber-, no vas a llegar. Si no estás dispuesto a plantarle cara a las dificultades y convencerte de que podrás con ellas, no vas a llegar.

No puedes odiar la realidad que va intrínsecamente unida a alcanzar tus sueños y llegar a tener esa vida realmente fantástica que quieres y que mereces. Esos sueños requieren de ti que recorras un camino para llegar hasta ellos, y ese camino no puede estar lleno de odio y de resentimiento.

Porque el odio matará tu sueño.

Sí, el camino que tienes por delante tendrá momentos malos. Y sí, por el hecho de estar vivo, además, te pasarán cosas malas.

Pero yo estoy firmemente convencida que sabrás cómo enfrentarte a ellos. Estoy convencida que encontrarás la manera de superar esas dificultades. Estoy convencida que tendrás la fuerza de aprender, de probar nuevas cosas, de pedir ayuda – de lo que necesites para que no te venzan en la lucha.

Estoy convencida que encontrarás el siguiente pequeño paso que tienes que dar.

Estoy convencida que vas a enfrentarte al 2016 y vas a sacarle todo el jugo posible.

Sólo hace falta que te convenzas tú.

Y para acompañarte, como siempre:

FIRMA_PAG-SOBRE-MI

 

 

[p.s.: Estamos con los motores en marcha de nuevo para ayudar a un montón de gente fantástica a lograr el trabajo que desean!!!! >>AQUÍ<<]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares