Claves para enfrentar tu búsqueda | El Proceso de Selección

¿Eres invisible en el mercado laboral?

forges_desesperación
El gran Forges

Este año soy un poco más sabia.

También un poco más pobre y un poco más vapuleada, no voy a mentir, pero me voy a quedar con lo positivo.

Con lo positivo de haberme lanzado a conseguir un sueño, el de montar mi primera empresa –obsérvese que he dicho *primera*, eso es porque sólo soy un poco más sabia ;)-, lo positivo que ha sido haberle echado cojones narices -cosa que no mucha gente puede decir (1)-, con lo positivo de lo que he aprendido de mí, del sector en el que me muevo y de la gente que, en ese camino, me he cruzado. Que no es moco de pavo.

Ahora comienzo otro ciclo, con más tranquilidad y tiempo para poner en práctica lo que he aprendido -porque no han salido las cosas como esperaba y de ahí es de donde se aprende-, para hacer mejor las cosas. Y vio Dios que era bueno ;o).

(1) Este numerico es porque quiero precisar a qué me refiero aquí. No es (necesariamente) echarle narices y montar una empresa, es simplemente echarle narices a la vida. Echarle narices es arriesgar. Echarle narices es salir de la puñetera y tanto mencionada zona de confort –donde no reconocemos estar hasta que no salimos-. Echarle narices es dejar de hacer lo mismo que todos. Echarle narices es dejar de lamentarse. Echarle narices es hacer lo que tienes que hacer para conseguir lo que quieres. Para conseguir el trabajo que quieres.

En este momento hay mucha queja y resentimiento hacia quien se dedica a la selección: sobre los procedimientos, sobre la poca humanidad que muestran hacia los candidatos, sobre la arbitrariedad de sus decisiones, etc. Por desgracia hay mucho de cierto en todas esas quejas –aunque también hay muchas excepciones, mucha gente muy profesional y humana haciendo procesos de selección (pero esta es otra historia y será contada en otra ocasión)-… y además es una buena forma de asignar la culpa a otros de lo que nos está pasando.

Tiene que haber alguien –y si es más de uno, mejor- que nos está poniendo la zancadilla, que no se da cuenta de lo que merecemos, que nos está haciendo la vida imposible, no?

Y no digo que no sea verdad. Lo que digo es: ¿nos lleva a alguna parte seguir pataleando, enfadándonos, mandando cartas incendiarias a las empresas de selección amenazando con no volver a enviar el CV a un proceso más?

Si por dentro has contestado que no, te propongo otra cosa –no en vez de, sino además de-:

¿Y si nos caemos del guindo de una vez y nos damos cuenta que seguir tratando de entrar por el mismo cuello de botella que todo el mundo, donde cada vez hay más atasco, más frustración, menos respuestas, no nos va a llevar a ninguna parte?

Creo (sé) que debemos dejar de darle todo el control de nuestra suerte y nuestro futuro únicamente al proceso de selección tal y como está planteado en este momento.

Sentarnos delante del ordenador durante horas revisando los portales de empleo y mandando Currículum tras Currículum esperando que nos toque el gordo de lotería, no tiene sentido. Pero es la opción más cómoda. Está directamente dentro de nuestra zona de confort. No requiere más esfuerzo que el de dar una tecla, no es culpa nuestra si no funciona, nos da la falsa sensación de que estamos haciendo algo.

Como sentarse en una mecedora, que no te lleva a ninguna parte pero te mantiene entretenido.

Preferimos pensar que nuestro futuro depende de acertar en el momento adecuado con la oferta adecuada, con la respuesta positiva que abrirá las aguas de Mar Rojo para continuar nuestro camino a la tierra prometida. Preferimos pensar eso, porque la alternativa es el esfuerzo, es salir de nuestra zona de confort, es replantearse las cosas, es arriesgar, es estrategizar y planificar, es “salir ahí fuera”, es la incertidumbre de lo nuevo.

Pero es que no existen Currículums mágicos (aunque los que hago yo, sabiendo usarlos, se acercan mucho a lo mágico ;o) que abran las aguas ni respuestas Jedi que controlen las decisiones de los seleccionadores.

Porque la realidad –no la que queremos que sea, sino la que ES– es que hay mucha arbitrariedad (aparente y real) en los procesos de selección.

Bien tu CV ha pasado por una aplicación que lo ha descartado porque no ha encontrado una keyword específica que estaba programada para encontrar. O tu Cv ha llegado el número 501 y sólo han mirado los primeros 500. O realmente tu CV ha llegado a ser revisado con detalle por el seleccionador, pero te ha descartado por una de las N razones que tiene para descartarte y que tú no puedes alcanzar a saber porque no tienes ni idea, en realidad (a veces tampoco ellos, y eso es uno de los mayores problemas) de qué es lo que está buscando exactamente, qué criterio sigue, cuáles son sus prioridades, etc. En definitiva, por cada razón para que pases por el cuello de botella, hay otras 100, 200, 500, 1000… para que no lo pases.

Es decir: toda una parafernalia que está fuera de tu control y debes empezar a poner en contexto.

Para ello te propongo que mires el “big picture” en vez de obsesionarte por sólo un píxel:

El proceso que te llevará a poder pagar las facturas hasta que cumplas los 70 –y podamos entonces quejarnos de que no hay jubilación que cobrar, pero esa es de nuevo otra historia-, requiere mucho más que sentarte en la mecedora.

Y tampoco hay fórmulas mágicas pero sí maneras de lograr más oportunidades. Formas de llegar usando otra puerta, una ventana o la chimenea.

El “big picture” es un planteamiento desde ti hacia fuera, hacia el mercado y no al revés – desde las líneas trazadas por el mercado hasta ti -, con el objetivo de ser la opción elegida. Que te elijan. Que te encuentre quien quieras que te encuentre.

Te voy a dar la clave para conseguirlo: deja de ser invisible para el mercado. Limitarte a ser un CV en un portal de empleo, de entre otros miles de CVs, es ser invisible.

Lo que te hará ser VISIBLE en el mercado laboral es:

1. Saber qué quieres.

2. Saber qué tienes que ofrecer y a quién.

3. Saber contar tu historia, incluyendo tus logros y tu valor añadido.

4. Comunicarlo al mercado, mostrando que eres un profesional útil y relevante.

5. Hacerlo con ganas y sobre todo, constancia y perseverancia.

Y hasta aquí puedo leer por ahora. Iremos yendo paso por paso para que quienes queráis hacer las cosas de manera diferente, podáis hacerlo y podáis ser parte ACTIVA de vuestro futuro.

Publicaciones Similares

21 comentarios

  1. Hola! Me gustó tu artículo. Tengo miedo y mucha tristeza, llevo 2 años buscando trabajo y nada me sale, aplico para todas las vacantes que vea que tengo preparación y puedo desempeñarla. Pero simplemente, no me contratan. Hay veces que hago entrevista y no paso. Estoy realmente cansada y frustrada. Como si el mercado laboral no quiere saber nada de mi.

  2. Mucha razón… 5* a este artículo.

    Soy consultor, seleccionador de personal en una trasnacional con base en Cd de México.
    Buscando capital humano flexible, hasta posiciones especializadas.

    Solo me gustaría aportar, que hoy en día, se debe tener un perfil laboral en redes sociales, tener una cuenta de correo destinada únicamente al envió de CVs, y consta misma manejar twitter, linkedIn, etc.
    Se vale… Revisar las ofertas de empleo, encontrar las key words, y mezclarlas en tu hoja de vida. Investigar y prepararte más para una entrevista.

    Saludos…!!!

  3. ¡Enhorabuena por tu iniciativa emprendedora y tu nueva casa! ¡Te ha quedado preciosa! 😉

      1. Enhorabuena Mª Luisa por tu post. Siento el pequeño contratiempo que has tenido,pero por experiencia, aprendemos más de los errores que los aciertos. Me siento muy identificada con la situación que has descrito, «el efecto mecedora». Me paso todo el día en internet buscando empleo y enviando CV, pero llega un momento que sabes que tienes que hacer algo más, y no sabes como. Cuando comentas la situación con algún amigo, la respuesta es la misma «me gustaría poder ayudarte, pero no sé que más puedes hacer». En mi caso tengo una experiencia profesional de 14 años como secretaria y administrativa, y llevo casi dos años en el desempleo. Es vital que personas como tú, emprendedoras, formadas e instruidas nos aconsejeis qué podemos hacer y nos hagais ver cual es el camino y cual no.
        Muchas gracias por tu inestimable ayuda.

        1. María Luisa Moreno Cobián dice:

          Precioso nombre. Mi madre lo tenía en cuarto lugar (nació en La Rioja) y le tengo mucho cariño 🙂
          Me alegro que te esté aportando lo que os cuento. Espero que lo estés poniendo en práctica porque estás en un momento estupendo para aportar mucho a cualquier empresa: 14 años de experiencia te avalan en los que seguro que has crecido, has aprendido, has madurado mucho tus competencias.
          Ahora tienes que mostrarlo al mundo.
          Espero que me sigas contando. Mucha suerte y gracias por pasarte y comentar!!!!!

  4. Ademas de invisible , pertenezco a la «generación coraje» de mas de 50, no soy de ingles nativo porque soy manchego y no tengo conocimiento ni de ruso y menos de chino…dado que lo últimos 30 años he estado trabajando y no me ha dado tiempo a «formarme» o sea…mal…pero leo cosas como la tuya y me ponen las pilas. Me tomo el zumo. Gracias. Un saludo.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Me alegro que te haya aportado, César. No sé si a lo que te quieres dedicar exige inglés, ruso y chino ;o) pero si es así, a lo mejor hay que pensar buscar por otro lado… Pero oye, 30 años trabajando es una pedazo de formación -aunque no sea en ruso y chino jejejeje- y seguro que has desarrollado capacidades que puedes explotar de alguna manera. A la postre tenemos que plantearnos que lo que necesitamos no es necesariamente un empleo, es un ingreso (o varios) con los que pagar nuestras facturas a final de mes, y tal vez tengamos forma de generar esos ingresos de alguna forma que no se nos ha ocurrido hasta ahora.
      Y si me meto donde no me llaman, no me hagas caso!!! ;o))
      Un abrazo fuerte y mucho ánimo

  5. Te echaba de meneos. Otro meneo más de los tuyos que nos hacen dar el 150%. Gracias y suerte.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Yo también echaba de menos leer tus comentarios! Siempre son un rayo de luz y de subidón :o)
      Gracias a ti!!!!!

    1. jejeje, me gusta lo de «caerte de la burra». Me alegro muchísimo.
      Mil gracias!!!!!

  6. Hola,

    Siento mucho que ese camino que emprendiste hace un tiempo no haya sido como esperabas. No obstante lo que escribes en esta web nos sirve a mucha gente y nos hace ver la búsqueda de empleo desde una perspectiva diferente.

    Un saludo y mucha suerte.

    1. Un millón de gracias, Jose. Todo en esta vida es un banco de pruebas, algunas salen y otras… que se lo digan a T.A. Edison ;o)
      Aquí seguiré aportando, no lo dudes, me llena demasiado para plantearme dejarlo!!!
      Un fuerte abrazo

  7. Hace tiempo que te leo y sigues acaparando mi curiosidad.
    No pares. Tu llegarás y alguno de nosotros nos arrastrarás… 😉

  8. Me encanta la nueva web!! No sabía nada y me parece genial.

    Mucha suerte y ya sabes dónde ando si necesitas un cable con el blog.

    Un abrazo!

    1. *Ü* Gracias!!! Siempre me echas algún cable con todo lo que sabes!!!
      Un abrazo enorme 🙂

  9. Leía cada línea de este artículo y pensaba: Dios! Alguien se ha metido en mi cabeza y está escribiendo todo lo que pienso en este momento! Y lo que me ha costado llegar a darme cuenta de ello! Enhorabuena por tus coj… narices y espero con impaciencia próximos post.

    1. Gracias, Raquel!!!!!!!! Me pone las pilas tu comentario 🙂 Sigue en línea que vienen muchos más posts.
      Un abrazo!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *