Seleccionar página
images

Erlich

 

“(…) me surge una duda (varias) no sé si filosófica o práctica. Si has de sobresalir para trabajar y por ende vivir (comer y esas cosas) ¿el que no sobresale por x motivos (menos listo, más apocado, ….) está destinado a no trabajar, no comer, no vivir….? La respuesta podría ser “todos podemos con esfuerzo” y es cierto, para todo en esta vida hay que esforzarse. Pero me surge la segunda…. Si todos pueden, todos sobresaldrán, y si todos sobresalen…. ¿no estamos como al principio? Entonces es el que llega el primero? el más listo? el que más se esfuerza? ….?? A mí me parece que hay que ser positivos pero también realistas y muchas más veces de las que quisiéramos, el primero, el más listo, el más esforzado….y muchos otros adjetivos no son los que lo logran, ya no el éxito, sino tan siquiera tener una vida mínimamente digna. Y es que las circunstancias son más del doble que personas pisan este el mundo y las generalidades pueden ser muy injustas. (…)”    [Editado para correcciones]

Hace unos días recibía este comentario al post “La estrategia Clave de la gente de éxito que tú también puedes usar”

Me pareció interesante y revelador. Hay mucha gente que, en esta situación que nos toca lidiar, se ha vuelto muy cínica -y el cinismo está bien, pero del cinismo no se come-, pero Mary (la lectora que me hace este comentario) no parte de una postura (interpreto) cínica sino de verdadera falta de confianza y de presión por el entorno.

Esa falta de confianza en el entorno, en uno mismo, en nuestras oportunidades y posibilidades, están comiéndole la moral a mucha gente.

Pero sé que tiene solución. Porque lo he vivido y lo he visto en muchos de mis clientes – pero para ello, debes cambiar la realidad que se ha instalado en tu mente.

Verás, no hay una única realidad: hay tantas como personas en el mundo. Por eso hay gente que tiene confianza, que encuentra trabajo, que cambia de trabajo, que alcanza la vida que desea. Y gente que se deja vencer antes siquiera de intentarlo. Tu realidad es que la permitas a tu mente que cree para ti. Pero para cambiar esa realidad que no te está funcionando, tienes que permitirte otras perspectivas, otras ideas, otras posibilidades.

Para ayudarte, he preparado dos artículos en los que toco dos temas clave a la hora de buscar trabajo – tanto si estás sin trabajo como si tienes uno pero quieres cambiar-, dos claves absolutamente fundamentales que debes tener en cuenta y darles la mayor prioridad si realmente quieres lograr resultados:

.

  1. La mentalidad con la que te enfrentas a esa situación

  2. Las acciones a las que dedicas tu tiempo

.

Déjame que te lo explique más despacio. Hoy trataré el primer tema, y en el siguiente artículo, el segundoy si no quieres perdértelo, asegúrate de suscribirte para recibir mis artículos por email y así serás el primero en recibir puntualmente todo lo que publique nuevo (y muchas más cosas que comparto con mis suscriptores y no publico aquí en el blog):

 

La mentalidad con la que te enfrentas a tu búsqueda es el fertilizante para que crezcan las oportunidades.

.

Retomo el comentario que me lanzaba la lectora y os cuento cómo lo veo yo –y, Mary, aquí va mi respuesta para ti-:

Para empezar, démosle la vuelta: si trabajar duro, diferenciarse, tratar de ser el mejor en lo que haces no tiene sentido porque no es realista ya que no hay sitio para todos, entonces: ¿qué alternativa planteas?

Si dejamos que nos condicione que siempre vaya a haber gente más lista, más guapa y con más suerte; si pensamos que no hay más tarta para repartir y por tanto no vamos a llegar nunca y moriremos de inanición hagamos lo que hagamos, entonces ¿la opción es seguir confiando en los portales de empleo mientras pasamos el tiempo viendo “Galerías Velvet”?

Piensa bien la respuesta porque solución mágica, donde a todos y cada uno de nosotros nos caiga del cielo un trabajo estupendo con un sueldo y condiciones maravillosas – lo merezcamos o no, nos lo hayamos currado o no, no hay.

Y fíjate que a mí, cuando oigo afirmaciones del tipo “no se puede, hay que ser más realista, no hay sitio para todos, esto no puede funcionar…”, es cuando más ganas me dan de demostrar lo contrario (tocap**, que es una 😉

Te pongo un ejemplo:

Mujer, unos 40, con hijos, en paro. Probablemente todo el mundo la mire con cara de enorme pena. Si encima les dice que no va a buscar trabajo por cuenta ajena, sino que va a tratar de montar algo por su cuenta, en internet, dedicándose a algo que no ha hecho nunca, entonces SEGURO que le dirían que no pierda el tiempo y el dinero que no tiene, que mejor se apunte a los portales de empleo y se ponga como loca a mandar CVs porque cada día que pierda, el tiempo va más en su contra.

Ah, y el famoso “Agárrate a lo primero que pille porque ya no te quedan muchas oportunidades, que el mercado laboral ya no quiere un perfil como el tuyo” le va a caer en más de una ocasión, seguro.

¿Verdad?

Si esa persona se hubiera dejado influir por el planteamiento de “hay que ser realista, aunque quieras, así no vas a conseguir una vida mínimamente digna”, hubiera hecho exactamente lo mismo que millones de personas están haciendo en este momento: dedicando las horas muertas del día en elinfoyós sin ningún resultado – pero siendo *muy coherente* con todo lo que la gente bienintencionada le recomienda.

¿Y si te cuento que esa persona, desafiándolo todo, se arriesgó, no aceptó lo que le querían imponer, los miedos que le querían transmitir, y en menos de un año ya estaba facturando y ganándose la vida nada más que con un blog y los servicios que sus lectores le solicitaban?

Cuando quieras, te la presento 😉

Pero muchos nos dejamos vencer por el sentimiento de haber sido traicionados. Traicionados porque nos dijeron que “si estudias y te  esfuerzas, lograrás un buen trabajo y tendrás éxito”, pero no ocurre. El problema es que ahí es donde se termina la recomendación: “esfuérzate y lograrás un buen trabajo”, pero no nos explican cómo se consigue ese buen trabajo. Mucha gente piensa que con hacerlo bien es suficiente. Pero en un mundo donde otros X millones son buenos en lo que hacen, esforzarse y hacer bien un trabajo ha dejado de ser suficiente.

Pero esto no nos lo cuentan.

Hay que esforzarse? Por supuesto que sí. O piensas que un pedazo de trabajo se lo van a dar a cualquiera?

Es suficiente con esforzarse? NO. Por desgracia el “todos podemos con esfuerzo” no funciona.

El que manda 2000 CVs a través de los portales de empleo en menos de un mes, se está esforzando – pero no lo va a conseguir.

Para encontrar el trabajo que deseas, tienes que tener el enfoque y las competencias adecuadas. No las de todo el mundo: las adecuadas.

Pasa por ser estratégico. Pasa por saber qué quieres – llegar a ser bueno en lo que haces – destacar. Las tres. No una ni dos, las tres.

Estas son mis recomendaciones para que te armes con la mentalidad que te va a ayudar a lanzarte al estrellato del éxito:

.

1. 

No te preocupes porque TODO EL MUNDO vaya a sobresalir y llegar donde quiere – ergo que a ti no te quede sitio, porque un porcentaje muy pequeño de la gente es capaz de entender el partido que se está jugando y funcionar de manera estratégica (y por cierto, la mayoría de éstos, son mis lectores 😉 ) y van a seguir esforzándose EN LAS ACCIONES INCORRECTAS y por tanto, van a seguir sin lograr resultados. Por desgracia, ojo.

.

2.

No te dejes influir por aquellos aspectos que están totalmente fuera de tu control. Los datos macroeconómicos están fuera de tu control. Lo que vaya a hacer el resto de la población activa del país está fuera de tu control. Lo único que está bajo tu control es lo que puedes hacer TÚ.

.

3.

Si eres realmente bueno en algo, si estás entre los mejores en tu actividad y sabes comunicarlo, encontrarás gente que esté dispuesta a pagar por ello, te lo aseguro. Pensar lo contrario es una excusa para no forzarse a dar lo mejor de uno mismo.

Como dice Francisco Alcaide: “No basta estar en el ‘lugar’ adecuado en el ‘momento’ adecuado, hay que ser la ‘persona’ adecuada”. Y para ser la persona adecuada debes acumular el “capital profesional” necesario -en un artículo más adelante te explicaré esto, es un concepto súper importante en tu carrera-.

.

4.

La mentalidad de escasez es la del NO antes de siquiera intentarlo. Afortunadamente sigue habiendo rotación en el mercado, afortunadamente cada día se inventan ocupaciones nuevas, servicios nuevos, opciones nuevas para ganar dinero. Y si no, cada uno se la crea. En este mundo insatisfecho y  materialista que vivimos, hay aún MUCHAS necesidades por satisfacer, te lo aseguro.

.

5.

Como muy bien dijeron en una ponencia del Inspiration Day de Womenalia: hay que  ATREVERSE. Hay que ser valientes, hay que llevar la contraria, hay que cuestionarse y no creerse todo lo que nos dicen. Si un pensamiento, una idea no te ayuda, no te sirve para conseguir tu objetivo: deséchala. Así de fácil. No tienes que dar explicaciones, no le debes nada a nadie.

.

6.

La vida es un prueba-error: que no salga algo a la primera no significa NADA MALO – significa que estás aprendiendo, te estás preparando para que te salga bien. Sabes que un 80% de las personas se rinden ante el primero NO??? Y que del 20% restante, un 98% se rinden ante el segundo NO?

Eso significa que para los trabajos realmente interesantes, para los que hay que currar por encima de la media, perseverar, intentarlo una y otra vez e ir aprendiendo y creciendo por el camino… sólo estás compitiendo en realidad con el 2% de la gente que lo desea.

 .

7.

Persigue ser la mejor versión de ti mismo. Es decir: trata cada día de ser un poco mejor que ayer. Busca las respuestas a las preguntas. Busca las soluciones a los problemas. Sé competitivo contigo mismo: si hoy has llegado a correr 100m en 40 segundos, mañana rétate para correrlos en 39 segundos. No compites contra el mercado: compites contra ti mismo.

Excusas va a haber siempre para no esforzarnos – está en nuestra naturaleza. Pero no te dejes convencer por estadísticas, por datos, por pensamientos limitantes y empequeñecedores que te impiden vivir como deseas.

.

Lucha y trabaja por ser un GRAN profesional no sólo porque así tendrás muchas más oportunidades laborales, sino porque eso te va a hacer sentirte orgulloso de ti mismo, y esa razón vale mucho más que cualquier otra. Y luego aprende a COMUNICARLO, a contar tu historia. Logra que tu reputación y tu habilidad llegue a las orejas adecuadas (más adelante entraremos en mayor detalle en este punto).

Necesitas una mentalidad de profesional ganador y no una  mentalidad de desempleado. Si te consideras un desempleado, no esperes que los demás te vean de otro modo. Si te ves a ti mismo como un gran profesional que está buscando su siguiente reto, eso será lo que transmitas a los demás.

Por tanto, olvídate de lo que hacen los demás, olvídate del mercado, de nada que esté fuera de tu control. Céntrate en amueblarte la cabeza para ser un profesional de éxito.

.

Una vez que hemos establecido esta base, la semana que viene te explicaré de qué manera estás perdiendo el tiempo en tu búsqueda y cómo debes plantearla. Ya sabes, si no estás suscrito, remédialo! 🙂

Y si este artículo te ha inspirado, te ha hecho ver las cosas de otra manera, te ha servido, me encantará que lo compartas conmigo en los comentarios – ahí nos vemos para continuar la conversación.

 

firma

 

 

ESTOS ARTÍCULOS TE PUEDEN INTERESAR

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares