| | | |

La estrategia clave de la gente de éxito que tú también puedes usar

Sin pelo, sin dientes, sin músculos, sin trabajo, sin coche… si las cosas no mejoran, ni de coña voy a conseguir una cita este fin de semana ~ Glasbergen

Tengo la enorme suerte de que muchísima gente me escribe para contarme su situación, para hacerme partícipe de una pequeña parte de su vida – esa parte que les frustra, que les quita el sueño. Me siento honrada por la confianza que depositáis en mí, y además, me permite conoceros mejor y así puedo daros respuestas y soluciones mucho más eficaces y que lleguen a más gente :happyface:.

Ah! Y excepto que el servidor de correo me juegue alguna mala pasada – que llevo unas cuantas-, los leo TODOS y, antes o después, doy respuesta a todos.

Por ello, un millón de gracias de corazón.

Esta semana he tardado bastante en preparar el artículo que os traigo – primero, porque tenía mucho que contaros pero quería sintentizar el máximo para daros la esencia (me recuerda a una cita de Wilde que es algo así como «Disculpe que le escriba una carta tan extensa, no tuve tiempo de hacerla más corta«), y además, esta semana me tocaba probar otro formato nuevo – que me da mucho menos corte que el vídeo 😉 y espero que os guste.

Aquí tenéis el vídeo, [actualizado] el audio (descargable) y debajo, el script del mismo. Ya sabéis que nunca coinciden exactamente ;).

 

VÍDEO [YOUTUBE]

.

 

AUDIO [SOUNDCLOUD]

.

 

SCRIPT – TEXTO DEL POST

.

“Me tiré 8 años haciendo un trabajo que no me gustaba, en el que no estaba a gusto, mi jefe no me valoraba nada y finalmente con el ERE me despidieron”.

“Sabía que no era el trabajo de mi vida, y ni siquiera se me daba especialmente bien, pero necesitaba trabajar en algo porque llevaba mucho tiempo en paro. Me arrepiento de no haber esperado para encontrar algo mejor, porque después de 3 años no sé cómo salir de este».

“Siempre me gusta más el trabajo de mis compañeros que el mío. Sé que me van a echar de un momento a otro porque mi jefe no me traga y sé que no está nada satisfecho con mi trabajo, lo que pasa es que llevo ya muchos años y yo creo que están esperando que me vaya yo”.

No sé cómo decir esto para que suene lo más suave y cariñoso posible, o sea que lo voy a decir tal y como me sale:

Todos aquellos que tengáis a vuestras espaldas X años de trabajo mediocre, o sin ningún logro que resaltar como único aval en el CV, lo tenéis muy complicado en un mercado en el que hay que destacar, hay que diferenciarse, hay que llegar a ser MUY BUENOS solucionando un problema o satisfaciendo una necesidad concreta.

Cuando recibo mails con frases como estas -son reales-, se me ponen los pelos de punta. Entiendo que cuando estamos “dentro del problema” no somos capaces de ver las cosas con objetividad, pero alguien le tiene que poner el cascabel a este gato.

Ahí va un poco de mi historia personal para explicarlo:

Muchos de vosotros sabéis que a poco de fallecer mi padre, me puse a trabajar en un banco. Yo tenía 19 años. Cuando terminó mi beca de verano, me ofrecieron un contrato fijo (“he visto cosas que vosotros no creeríais” 😉 – estuve casi 10 años en ese banco.

Diez años aborreciendo el trabajo que hacía. Yo, de letras puras detodalavidadeDios, pasaba TODO el día rodeada por números, apuntes contables, cuadres, liquidaciones, contabilidad analítica, declaraciones a Banco de España…. You name it. Aquello era un horror.

Podía haber pasado ese tiempo como un mueble ahí dentro. Podía haber decidido dar el “mínimo posible” – ganar mi dinerito, acabar mi carrera y luego cambiarme a algo mejor. Podía haberme convertido en un *muerto en vida laboral* (la edad no es obstáculo: hay muchos jóvenes muertos en vida laborales) como tantos que he conocido en mi carrera.

Pero una de las poquitas sabias decisiones que tomé en esos años que sólo se tiene un dedo de frente 😉 fue esta: decidí que, ya que ese era mi trabajo en ese momento, que iba a aprender y a hacerlo lo MEJOR que pudiera.  Decidí que si esa era la oportunidad que tenía delante, que la iba a aprovechar. Que tenía que estar orgullosa de mi trabajo SIEMPRE. Dejé de pensar a todas horas que no me gustaba lo que hacía, Empecé a pensar en cuál iba a ser mi reto: llegaría a ser Jefe de Departamento.

Y como trabajé duro para llegar a ser muy buena en mi trabajo y logré una buena reputación profesional, de ahí me ficharon en una entidad multinacional para un puesto mejor… y de ahí me ficharon en otra, y acabé siendo parte del Comité de Dirección de una Sociedad de Valores, cobrando mucho dinero y con un importante equipo a mi cargo.

En total: 15 años entre números.

Veréis, cuando te encuentras en un trabajo que a priori no te encaja, puedes tomar una de dos decisiones:

1. Puedes optar por la ley del mínimo esfuerzo.

 

Hago el trabajo para el que me pagan mientras sueño con un trabajo mejor, con una vida mejor. Te desvinculas emocionalmente de la empresa, del equipo, de los objetivos. Interiormente, te has despedido tú mismo. Es cuestión de tiempo que ese despido venga también desde fuera.

2. O… puedes tratar de sacar lo mejor de la situación.

 

No me refiero a dinero, no me refiero a que tu jefe esté más o menos contento, no me refiero a hacer pasillo, me refiero a que ese tiempo no pase para ti en balde. Que no sea un tiempo perdido/mediocre en tu CV.

Sé que no quieres oír esto. Sé que preferirías que te diga: “coge la puerta y vete, que hay muchas oportunidades ahí fuera y tú no tienes por qué aguantar algo que no te interesa” -sin un plan, sin una estrategia, sin un objetivo?-. O simplemente, el cómodo dejar pasar las horas y esperar a salir de la oficina para buscar la pasión y la alegría que tu trabajo no te da.

Pero no es eso lo que te voy a decir.

Si ya me conoces algo, sabes que no te voy a animar a ser mediocre. No te voy a animar a buscar salidas fáciles – porque al final NUNCA te llevan donde realmente quieres llegar.

Yo te voy a animar a que seas la MEJOR VERSIÓN posible de ti mismo. Te voy a animar a que te diferencies, a que salgas de la mediocridad, del victimismo. Te voy a animar a que vivas la vida plenamente. Te voy a animar a que PERSIGAS TUS SUEÑOS. Te voy a animar a tomar decisiones. Te voy a animar a salir de tu zona de confort. Te voy a animar a que apuestes por TI, a que confíes en TI.

 

La estrategia de las personas que siempre logran lo que desean en su vida profesional

 

 

Vale, pues te voy a decir cómo puedes sacar lo mejor de esa situación que no es la ideal para ti y cuál es la estrategia que las personas que logran el ÉXITO en su carrera profesional -eliminando los golpes de suerte, los apellidos ilustres, los papás súper relacionados, los forráos… vamos, centrándonos en la gente normalica como tú y como yo-.

Pero sólo si me prometes que lo escucharás sin cinismo, victimismo o prejuicios. Para lograr algo que no has logrado hasta ahora, tendrás que ver las cosas de  manera que no has visto hasta ahora… o sea que ¿listo?

Cada persona es un «work in progress» – no llegamos a ser nunca un producto terminado, estamos siempre en constante desarrollo. ¿Y dónde nos desarrollamos? pues teniendo en cuenta que de nuestro tiempo de vigilia, la mayor parte del tiempo lo pasamos trabajando – o buscando o creando ese trabajo -, ahí parece que es donde reside el mayor potencial de desarrollo.

Deja de ver el sitio en el que te encuentras ahora como una cárcel, como un pozo sin fondo, como una tortura.

Dedícate a lo que amas, y si no puedes, ama a lo que te dedicas.

No voy tan lejos como para decirte que lo AMES, pero sí para que cambies la mentalidad con la que te enfrentas cada día a tu trabajo -o a tu búsqueda. Por desgracia, crecemos viendo la educación, el aprendizaje como algo estrictamente académico – te tiras enemil años tragando cantidades ingentes de información, de la cual, sólo un pequeño porcentaje te va a servir en la vida real. Uno piensa que podría, cuando menos, epatanar a alguien recitando los tipos de nubes («cúmulos, estratos, nimbos, cirros»), pero a la larga, no me ha servido ni para acordarme del paragüas cuando veo los nimbos aparecer ;)))).

Cuando somos adultos, somos plenamente conscientes de que las competencias que en realidad necesitamos para hacer bien nuestro trabajo, no nos las enseñaron en el colegio: las tenemos que aprender en el propio lugar de trabajo. Bien, pues mi propuesta es: aborda el trabajo para convertirlo en tu Universidad privada, en el sitio donde puedes aprender algunas de esas competencias que te van a preparar para tu próximo trabajo.

En todos (TODOS) los trabajos se puede aprender, desarrollar habilidades. Cualquier trabajo te puede ayudar a practicar y a desarrollar alguna de tus fortalezas que más adelante serán esenciales para hacerte EXPERTO en tu materia – para llegar a ser uno de los mejores en lo que haces y así alcanzar tu Santo Grial.

Es que resulta que la manera de encontrar la pasión en tu trabajo… es trayéndote la pasión desde casa. Porque la pasión, las ganas, la ilusión… en realidad no están en la tarea en sí. De ser así, habría trabajos, tareas que universalmente gustarían a todo el mundo, que todos querríamos, y no es así.

Mi propuesta es que, en vez de dejarte vencer por una situación que te PUEDE, que cojas las riendas y decidas TÚ qué es lo que quieres sacar de la situación. TODOS los trabajos -y situaciones- te pueden enseñar algo, pueden ayudarte a desarrollar capacidades, pueden ayudarte a identificar aspectos en los que eres bueno y puedes aprovechar para practicar y llegar a ser uno de los mejores – sé egoísta: piensa qué te interesa a TI sacar, aprender, desarrollar de ese trabajo… y hazlo lo mejor que sepas.

CÓMO:

 

Desgrana lo que haces en tareas, en acciones separadas, lo más pequeñas posible, y verás que, aunque algunas no sean de tu interés, hay otras que sí lo son. Céntrate en esas. Cébate en esas. Hazte BUENÍSIMO en esas. Muchas de las tareas que haces podrías hacerlas con más ganas, con un poco más de ilusión, con el objetivo de hacerlas cada vez mejor, de ir sacándolas el jugo de desarrollar ciertas capacidades que sí te sientes cómodo usando, aprovechando.

Sí, ya sé que en este momento estás pensando en todas las razones por las que tú tienes el peor trabajo posible y el mundo es muy injusto. Bien, pues déjame que te cuente una historia:

Una persona cercana a mí aceptó un trabajo aparentemente interesante y dentro de su sector de interés. Era en una empresa que dirigía una persona con una discapacidad física –hasta ahí, todo bien-, pero a quien dicha circunstancia personal le había convertido en una persona amargada, abusadora, tiránica y les maltratada psicológicamente. Como os lo cuento.

En el equipo trabajaban varios, que se trataban de apoyar en la desgracia y la dificultad del día a día, ya que él las tenía absolutamente aterrorizados. Pero a la vez esto les producía un extraño síndrome de Estocolmo, y no se atrevían a abandonar la empresa.

Pero esta persona, a pesar de todo, decidió hacer su trabajo lo mejor posible. Decidió que iba a aprender como una esponja, iba a ser la mejor en lo que hacía. De tal modo lo hizo, que logró impresionar con su trabajo a un cliente que la fortuna hizo que estuviera increíblemente bien relacionado, y le ofreció un trabajo estupendísimo fuera de España. El resto es historia (con final feliz).

No digo que esto sea fácil. Si lo fuera, todos tendríamos éxito. Pero te aseguro que a base de tratar de ser cada vez mejor, a base de buscar la manera de obtener los mejores logros en todo lo que haces, acabarás siendo alguien excepcionalmente preparado para conseguir el MEJOR trabajo que quieras lograr.

Dime, en tu propia experiencia: ¿cuántas veces has conseguido algo que querías porque se lo has pedido al Universo y te lo ha concedido? ¿y cuántas veces has conseguido algo porque te lo has currado (un trabajo, una chica, una subida de sueldo, tu primer coche, cerrar un contrato o un acuerdo, conseguir un cliente…)?

Me encantará que me lo cuentes en los comentarios del post!!

Lo dicho, espero veros en los comentarios. Os aseguro que me los leo TODOS y antes o después, los contesto! :).

 

 

Publicaciones Similares

42 comentarios

  1. Hola, me gusta leer tu blog y recibo tus artículos que publicas en mi correo. Acabo de leer este y yo me encuadraría en el siguiente texto:
    Todos aquellos que tengáis a vuestras espaldas X años de trabajo mediocre, o sin ningún logro que resaltar como único aval en el CV, lo tenéis muy complicado en un mercado en el que hay que destacar, hay que diferenciarse, hay que llegar a ser MUY BUENOS solucionando un problema o satisfaciendo una necesidad concreta.
    La verdad es que me he quedado hecha polvo, pero si puedo decir que en todos esos trabajos mediocres he sido buena muy buena rodeada de gente mediocre que trataba de hacerme la vida imposible y tratando de hacerme creer que no lo era.
    Creo que vivimos en un país mediocre, con gente mediocre y que» la empresa es el fiel reflejo de la gente que la gobierna: la miseria moral ha generado miseria económica»esto no lo digo yo lo dice Alex Rovira empresario, economista y coach.
    No deberíamos primero analizar un poquito de muchos años atras hacia aquí el por qué de tanta mediocridad. Gracias y un saludo.

  2. Hola María Luisa:

    Buenas tardes. A pesar de que ya respondiste a mi comentario por correo electrónico me animo a colgar su contenido aquí, por si mi opinión o experiencia aportara algo a lo ya bien definido por tu entrada y por los comentarios generados, que son igualmente muy interesantes.

    «Hola ML. Al respecto de la entrada sobre los miedos y su puesta a prueba, estoy muy de acuerdo con lo que opinas, solemos encerrarnos solitos/as en las jaulas de oro del presente imperfecto frente al ideal del futuro posiblemente imperfecto pero más amado. En el futuro están los fantasmas de los sueños que dejamos atrás para atormentarnos después con ese sentimiento de culpa por no haber intentado, porque nos vendieron la idea de que la seguridad del imperfecto presente es más racional.

    No puedo imaginar cuál es el mayor miedo de la gran mayoría, el mio en particular siempre fue el no saberme suficiente, ni perfecta. De dónde viene es objeto de trabajo de plan «conócete a ti misma» que hace un tiempo inicié.

    Paralizaba no saber que cada quien cuenta con recursos suficientes para afrontar lo que venta, paralizaba que nunca nadie nos haya contado ésto, paralizaba no haber sido educados en el valor de nuestros talentos, sino en lo evidente de nuestros errores, paralizaba la competencia, el afán de poner precio sólo a los resultados y no al proceso,… muchas cosas.

    Hoy en día paraliza el vértigo con el que sucede el cambio y lo que tardamos en adaptarnos a él, paraliza el patrón cultural de sociedades apalancadas en la seguridad del tanto tienes tanto vales, paraliza una clase gobernante que hace endémica la corrupción y también paraliza el valor de apostar por lo nuevo (lo desconocido), nadie nos educó para la incertidumbre y curiosamente casi todo es incierto ¡qué paradoja! ¿no?

    Gracias y enhorabuena por el blog. Suele tocar en la llaga pero es estimulante lo que remueve. Feliz semana».

  3. Buenos días María Luisa,

    Comentas en tu post que ante la circunstancia de un trabajo que no te apasiona existen dos opciones. Yo apuntaría a una tercera basada en buscar lo que realmente amas, en buscar, como diría Sir Ken Robinson, tu “elemento”. Aquello donde mayor realización personal y profesional puedes encontrar por una mejor alineación de lo que haces con tus capacidades, habilidades y competencias.

    Fácil no es, pues supone sumergirse en el mundo de lo desconocido. Supone aplicar mucho de ese “coeficiente agallas” que menciona Mario Alonso Puig. Pero creo que es, sin duda alguna, la opción que te lleva a un estado de mayor satisfacción personal.

    Como absoluto fan del pensamiento de Steve Jobs, recuerdo aquí y ahora una de sus frases más impactantes: “If you haven’t found it yet, keep looking. Don’t settle. As with all matters of the heart, you’ll know when you find it”. Él encarnó en su vida la frase, vivió de acuerdo a ella, sin conformarse, buscando siempre, escuchando a su corazón.

    Un fuerte abrazo,

    Álvaro

  4. Hola!!!! Simplemente genial…me encanta el contenido del post, y tu forma de expresar me parece correctísima, y efectivísima porque haces que te escuche con mucho mucho interés.
    Me he sentido muuuuyyyy identificada. Estoy desde más de 10 años, en un trabajo acorde a mi carrera, pero ODIO pasar mucho tiempo de charleta con los compañeros, y es lo que hago fundamentalmente en mi jornada. (Soy farmacéutica en oficina de farmacia).
    Esto ha hecho que odie mi trabajo, de manera global, pero he descubierto que es esa faceta y no el resto, lo que me provoca auténtico desinterés en mi trabajo…..
    Así que busco ayuda….¿Qué hago?…no hablar mucho con mis compis, les hace pensar que no quiero intergrarme…..pero….es tan pesadoooo…
    Un consejo por favor…..y mil gracias por estar ahí, y hablar de lo que hablas y cómo lo tranasmites.
    No sé si puedes mandarme un correo personal, ó me responderás por este medio….así que estaré atenta…es muy muy importante para mí tu opinión, ya que estoy en una verdadera crisis profesional desde hace años, debido a este tema.

  5. Hola María Luisa, soy Anouk. Llevo un tiempo siguiéndote: comencé leyendo tus publicaciones en tu blog y ahora te escucho desde tus vídeos o tus podcast y no ha sido hasta ahora que me atrevo a contestarte, a dejar un comentario.
    El podcast me ha encantado y sobre todo, por ser una de las pocas personas que te dice que, simplemente, seas mejor cada día.
    La primera persona a quien escuché hablar de la misma manera que tú lo has hecho, fue mi profesora de yoga y ya llevo unos diez años con ella. Así que desde hace tiempo escucho que todo pasa por algo, que todo tiene una razón de ser. De esta manera, en cada puesto de trabajo en el que he estado (muchos y diferentes a ‘mi sueño’) siempre tenía presente que ya que se te ha dado esta oportunidad aprovéchala para aprender, recalcándome que tenía que aprender algo de mi misma.
    Sin embargo, con el paso del tiempo y echando un poco la vista atrás me he dado cuenta que he caído en el victimismo, en las continuas quejas, en estar soñando desvinculándome de la empresa en la que trabajaba, etc hasta que en este año, en el que me han ocurrido muuuchos cambios en el área personal, me han hecho plantarme y decir BASTA!
    Así que desde hace poco estoy aplicando lo que justamente nos has contado hoy en tu nota de audio. También decir que tus publicaciones anteriores, al menos a mi, también me ayudaban a animarme a seguir adelante: enfrentarte a tus miedos, ser optimista, dedicar tiempo a relacionarte (aunque yo soy más de relacionarme en persona ;)…
    Aún me queda mucho por hacer aunque lo importante es tener la decisión tomada y ser constante con ella. Es como tu dices, todo viene del interior así que hay que empezar desde ahí en lugar de empezar la casa por el tejado jeje
    Darte las gracias por el trabajo que estás haciendo porque como a mi, llegas a muchas personas.
    Te seguiré leyendo, viendo y/o escuchando. Gracias!
    Saludos!

  6. ¡Millones de gracias por tus post! Son siempre increíblemente motivadores. No hay post del que no consiga sacar un detalle, una pequeña lección, que me ayuden a seguir mejorando en mi día a día y avanzando en mis objetivos 🙂

    Estoy en las fases iniciales de mi proyecto, al que yo llamo «Plan B», que busco «apoye» y, a la vez,» redirija» mi carrera profesional hacia mi segunda pasión: la enseñanza 🙂

    http://diariodeunainiciada.wordpress.com

    ¡¡¡¡¡¡GRACIAS POR TODOOO!!!!!!

  7. Otro excelente articulo. Parece que apareces cuando uno más lo necesita. A mi me encanta mi trabajo, aunque me veo capacitado para dar pasos adelante, mi frustración surge de hacer algo de lo que disfruto, pero que no me genera perspectivas de futuro, y que no permite tener la vida que quiero, o que me había planteado que quería tener…de todas formas para mi la única estrategia es la que comentas, intentar ser el mejor es la única forma en la que siento que avanzo en mi pequeña burbuja de frustración.

    GRACIAS!!!

  8. ¡¡¡Madre mia!!!! qué bueno, me encanta y qué razón tienes Maria Luisa, tengo comprobado que se puede hacer bien el trabajo siempre, pero desde luego se hace mucho mejor,es decir excelente si además te gusta, lo disfrutas y te ves realizado con él, no importa cuanto ganes o qué importante seas.. la forma de llevarlo a cabo dice casi todo de ti. Muchas gracias por recordarnos como ser excelentes.
    Un saludo.

  9. Hola, María Luisa. Soy Rafael Torres . Conoces mi historia personal porque te mandé un correo que amablemente me contestaste. Estoy en esa fase de descubrir cuáles son los valores que tengo. Sé que es un reto difícil por mi edad, pero estoy dispuesto a asumir los riesgos.
    Hay veces que pienso que las cosas te ocurren por algo en especial. El haberte descubierto gracias a la web de otra persona con la que tuve oportunidad de compartir la experiencia de compartir conocimientos me llenó de satisfacción y alegría. Digo esto porque pienso que tu post vino en el momento adecuado a mi vida y me ha encantado escucharte . Transmites mucha pasión y muchas ganas de salir ahí afuera a comerse el mundo. En ese aspecto, tu comunicación llega, pero de sobra.
    Quería agradecerte que lo quisieras compartir con otras personas que pueden aprender de tu experiencia. La vida es simplemente compartir y lo bueno no se lo puede guardar uno sino compartirlo con otras personas, porque necesitamos hacer entre todos este mundo más humano y menos deshumanizado. Mis felicitaciones por este post tan inspirador y mis mejores deseos de que pases un buen día.
    Te mando un abrazo virtual enorme. Doy gracias por haberte descubierto y por qué no, porque existas en mi vida. Puede resultar un poco exagerado, teniendo en cuenta que apenas si nos hemos escrito en un par de ocasiones, pero como dije antes, pienso que las personas llegan a nuestra vida para algo y aunque solo te conozco a través de tus escritos, me dan idea del tipo de persona que eres, ( de las que siempre quiero al lado en mi equipo) . Un beso enorme y gracias por estar ahí.

  10. Hola María Luisa:
    Encantado de volver a escucharte. Soy el profesor ese que también quiere hacer vídeos para sus clases. Te escucho y leo más por deformación profesional que por necesidad puesto que, gracias a Dios, tengo trabajo y además me gusta. Me encanta tu nueva manera de comunicarte con vídeos y potscast porque, te puedo asegurar, que cuando tenga que dar Recursos Humanos o Formación y Orientación Laboral los utilizaré para mis alumnos. 0 ¡qué narices! aunque tenga que dar Administración Pública ya haré que los vean. Les pueden servir y mucho.
    En cuanto a mi experiencia de los vídeos tengo que decirte que lo que se dice vídeo, vídeo… tampoco lo he hecho. Pienso lo mismo del maquillaje. He preparado una presentación piloto pero de un tema más árido que el tuyo: «Las Fuentes del Derecho», es que es lo que doy. Te mando un link del blog donde lo he colgado. El blog me sirve para compartir mis experiencias con otros compañeros que están haciendo algo parecido. Espero que lo veas y me comentes.
    Muchas gracias de antemano.
    http://salva20elproyecto.wordpress.com/2014/06/02/presentacion-piloto-de-la-clase-al-reves/

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Querido Salva:

      OLE, OLE y OLE.

      Porque quienes lo hemos pasado, sabemos que no es nada fácil. Como bien dices en el texto del post, esa facilidad aparente que transmiten muchos en sus vídeos y podcasts… es fruto de muchísimas, muchísimas horas de preparación. Ya conocemos todos la historia de las presentaciones revolucionarias de Jobs: detrás tenían obsesivos centenares de horas de preparación y ensayo. Cada mínimo detalle estaba coreografiado y calculado…. para que pareciera espontáneo.

      Eso es lo que me repito yo cuando un vídeo de 6 minutos tardo 1 hora en grabarlo y 2 horas en editarlo, montarlo y publicarlo… ;o))))))

      El podcast me ha gustado MUCHO. Hablas claro, ritmo agradable y un tono de voz muy bonito. Y encima lo bueno es que según vayas haciendo más, irás mejorando exponencialmente. Por mi experiencia personal, he mejorado mucho más rápido en los podcasts (sonido + presentación) que en los vídeos. Pero yo hago un truco: si no lo vas a hacer en directo, graba la voz por una parte y luego le metes la presentación. De esa manera, la voz la podrás editar tanto como quieras -y así estarás más suelto y relajado- y luego vas ajustando la presentación al resultado final ;o)

      Espero que me sigas contando cómo va la experiencia, desde luego el punto de partida es BUENÍSIMO!!! (hombre, y cuenta con que yo soy licenciada en derecho o sea que el tema también me «llega» ;o))))))

      ENHORABUENA. Nos seguimos leyendo!!!!!

      Un abrazo!

      ML

      1. Muchas gracias por tus comentarios Mª Luisa:

        Me siento un poco abrumado por tus palabras viniendo de donde vienen 😳 Seguiré tus consejos. Para mi es todo un reto poner en marcha este proyecto para el curso que viene.

        Por supuesto que yo, al menos, seguiré leyéndote. Precisamente este post me inspiró una parte de la intervención que mis alumnas me pidieron que hiciera en su graduación, y gustó. Por primera vez me enfrenté a un público que no era mi clase con un discurso (en plan monólogo) memorizado y que no leí y en «riguroso directo» (totalmente alejado de mi zona de confort) ¡Eso si que fue un reto para mi!. La memoria me jugó alguna pasada pero como dicen por ahí: «Si un león te persigue no hace falta correr más que él, sino más que los demás a los que persigue»

  11. Victor Manuel Blanco Gijón dice:

    Hola Maestra Jedi! 😉

    Aquí tu Padawan, retransmitiendo desde algún lugar de la Galaxia!!!… jajajajaja 😉

    En primer lugar, te tengo que decir que aunque el post es muy muy bueno, creo que cada vez aportas mucho más valor (lo que es bastante complicado), me gustaba más el otro formato.

    Leerte mola un montón, Escucharte y verte, es la caña!!!! y Escucharte está guay, pero tu imagen es muy potente (entiéndeme!… jajajajaja) y amplifica mucho más el mensaje que transmite. Nos llega mucho más. Por eso me gustaba más el otro… Si lo haces por no salir con el «ojo pintao», no te preocupes que sales perfect. ;-).

    En referencia al contenido de tu post, mientras lo escuchaba me estaba acordando de una cita de Woody Allen : «El amor es la respuesta, pero mientras esperas la respuesta, el sexo plantea unas preguntas bastante interesantes»…. jajajaja, qué grande es! 😉

    Yo creo que hay que aprovechar siempre el momento. Cada momento tiene algo positivo, pero tienes que quererlo encontrar. Tienes que ir a por las cosas, provocarlas, hacer que sucedan. Está bien que muuuchas veces estamos «obligados» (cada uno/a por sus circunstancias) a permanecer en trabajos que no nos gustan o que sabemos que nos están limitando profesional y personalmente (yo mismo me tiré trabajando casi 10 años en varios «poblados de venta de droga» de Madrid…Demasiado tiempo). Los últimos claramente me sobraban, pero por MIEDO (tema que ya trataste en otro post) no me moví. De lo que más me arrepiento, no es de pasar tanto tiempo en ese curro (en el que conocí a amigos que todavía conservo), sino de no haber aprovechado para complementar y desarrollarme a tope en otras facetas profesionales. Simplemente me instalé en la queja y en la inacción y sólo me sirvió para engordar como un cochinillo, je, je (por suerte ya lo hemos solucionado 😉 ). Hoy asistí a una conferencia de Rafaela Santos, sobre la Resiliencia que hablaba un poco de esto y me lo ha recordado.

    Hoy sin embargo, con una situación laboral, más inestable (no os la voy a contar hoy) mi percepción de la jugada ha cambiado y mi disposición a APROVECHAR y PROVOCAR cada pequeña oportunidad de APRENDER, CONECTARME con personas, HACER FAVORES… Sé que mi situación mejorará, o al menos confío en ello. Eso mismo, se lo intento transmitir a los participantes de un curso de Empleo 2.0 que estoy haciendo. Les digo que lo 2.0 es secundario y que lo realmente imprescindible es DESEAR, VISIONAR Tu objetivo, VISUALIZARLO como ya conseguido y PROVOCAR todos los días con trabajo, esfuerzo e ILUSIÓN que suceda.

    Bueno, Chatos/as, ya os he braseado bastante!… Lo dicho María Luisa, mucho mejor si te vemos y escuchamos, aunque así tampoco está nada mal.

    Besetes.

    Víctor.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Meencantameencantameencantameencanta.
      No puedes hacer una colonia «Esencia de Víctor» con esa actitud e ir vaporizando la calle? 😉
      El verbo «provocar» me parece bestial. Provocar -en positivo- Implica acción, implica pasión, implica ganas, implica coraje. Debería ser nuestro verbo de cabecera.
      Esta año mi palabra clave es «Deliberado». Por muchas razones que algún día te contaré. Pero el 2015 creo que va a ser el año de «Provocar» :)))
      Aunque me repita como el ajo, mil gracias de corazón por todo el valor añadido que aportas a mi ciber-casa – te voy a tener que montar el cuarto de invitados para que te quedes cuando quieras 😉
      Besazos!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  12. Lo mismo que yo intento transmitir con mis experiencias después de 40 años trabajando. si no pones ilusión y ganas en lo que hagas, dificilmente conseguirás que lo que hagas te mantenga las ganas y la ilusión.
    Mis felicidades por el mensaje que das.
    Jesús Portilla

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Pues mis felicidades también a ti, Jesús, por esa actitud envidiable!
      Creo que estamos haciendo un cambio de paradigma (de –> lo que quiere el mercado a –> lo que mejor se me da y me causa más satisfacción) que puede ser absolutamente revolucionario si conseguimos llevarlo a cabo.
      Creo que tú y yo ya somos parte de «la quinta columna» de ese cambio de paradigma ;o)

  13. Siempre que termino de leer artículos como el tuyo, que por cierto me parecen muy positivos porque te animan y te enardecen «yo puedo» «yo valgo»…. pues me surge una duda(varias) no sé si filosófica o práctica. Si has de sobresalir para trabajar y por ende vivir (comer y esas cosas) ¿el que no sobresale por x motivos (menos listo, más apocado, ….) está destinado a no trabajar, no comer, no vivir….? . La respuesta podría ser «todos podemos con esfuerzo» y es cierto, para todo en esta vida hay que esforzarse. Pero me surje la segunda….Si todos pueden, todos sobresaldrán, y si todos sobresalen ….¿no estamos como al principio?. Entonces es el que llega el primero ? el más listo? el que más se esfuerza? ….?? A mí me parece que hay que ser positivos pero también realistas y muchas más veces de las que quisieramos , el primero, el más listo, el más esforzado….y muchos otros adjetivos no son los que lo logran, ya no el éxito, sino tan siquiera tener una vida mínimamente digna. Y es que las circunstancias son más del doble que personas pisan este el mundo y las generalidades pueden ser muy injustas.
    Aprovecho para felicitarte por tu ilusionado trabajo que anima a tantos a continuar.
    Un saludo.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Mary,
      Me he puesto a escribirte y me salía tal parrafada que sabes qué? lo voy a convertir en un post. Me parece muy interesante lo que planteas y me va a gustar mucho contestarlo relajadamente.
      O sea que mantente a la escucha, que uno de los próximos posts va a tu salud 🙂
      Un abrazo!!!!!

      1. Muy interesante lo que expones, Mary. Yo también me he planteado esto alguna vez. De hecho, para mí reflexionar sobre esto fue el primer paso para poder avanzar.

        Por supuesto es muy generalista decir que todos necesitamos esforzarnos por sobresalir.

        No obstante, no deja de ser pura teoría Darwiniana, probada y universalmente aceptada.

        Por eso, desde mi punto de vista, ahí hay poco que debatir: la evolución natural dice que sobrevive el que mejor sabe adaptarse al medio. No hay más tutía.

        Lo segundo que está claro es que, si todos queremos sobresalir, al final estaremos en la misma situación de inicio.

        Pero eso también es algo natural. Sin ir más lejos, piensa que hace 100 años quien sabía escribir correctamente era como un «dios». 50 años más tarde, por fortuna la educación se generalizó y ya no destacaba el que sabía escribir, sino el que tenía una carrera.

        A día de hoy, todos tenemos acceso a una carrera, por lo que está demostrado que ya no destaca el que más estudios tenga, sino el que mejor sepa utilizar los recursos disponibles…

        Es decir, la sociedad evoluciona y, como tal, nuestras oportunidades y exigencias…. Es así.

        Teniendo esto claro, es decir, que hay cuestiones contra las cuales no podemos luchar, lo que hay que hacer fijarnos en nosotros mismos y en nuestra situación dentro de la sociedad. Es decir, BUSCAR NUESTRO SITIO en esta carrera de locos.

        Yo cuando leo el post, no creo que María se refiera a que ser el mejor signifique llegar a ser director general de la empresa X. O a ser el que más dinero tenga, o el más inteligente, o el más listo, o el más guapo…

        Yo, para bien o para mal, nunca seré capaz de llegar a ese nivel: nunca he sido ni seré la más inteligente, la más bella…

        Sin embargo, tras mucho reflexionar me he dado cuenta de que hay un pequeño área en el que sí soy «mejor» que otras personas. Y, cuando hablo de mejor, no me refiero a que las otras personas sean «peor», simpelemte me refiero a que hay un área en el que, si me especializo, podré ser capaz de trasladar mi conocimiento a otras personas. Es decir, seré algo más sabia que el resto.

        Lo cual no significa necesariamente que finalmente llegue a ser la SUPERMEJOR en esa área, ni la más reconocida, ni la más exitosa ni alabada. Pero por lo menos sé que ahí está mi hueco y que, ahora sí, si me ESFUERZO, podré llegar hasta donde YO quiera (y no hasta donde la sociedad me diga).

        Tú lo que tienes que hacer es seguir reflexionando sobre tu situación, conocer tus fortalezas y debilidades y fijarte un OBJETIVO.

        De verdad, quien tiene un objetivo, tiene un tesoro.

        Besos

        PD. todo esto no deja de ser teoría marketiniana: segmentación, poscionamiento, targeting…

        diariodeunainiciada.wordpress.com

  14. Totalmente de acuerdo contigo yo creo que de TODO siempre se puede sacar el lado POSITIVO y puedes SER FELIZ haciendo cualquier cosa si tú te lo propones porque la felicidad es una actitud es una manera de afrontar la realidad. La felicidad no te viene dada o te llega es algo que tu CONSTRUYES y una de las bases es que te guste y que te divierta lo que haces 8 horas al día como mínimo.

    Un saludo ;)))

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Sí! exacto.
      Personalmente creo que hay dos cosas que cuando aprendes, tu vida cambia radicalmente: primera, a dejar de esperar que tu felicidad te la den otros. Ni tus hijos, ni tu pareja ni tus padres. La felicidad no es más que un conjunto de sentimientos que nos brotan ante determinadas situaciones. Si logras identificar qué sentimientos te mueven y de qué manera puedes provocarlos tú, en vez de esperar a que otros decidan dártelos… UF, es súper liberador. Y encima, cuando más feliz seas, más felicidad irradias, compartes y produces.
      Segundo, cuando aprendes a hacer un gazpacho de chuparte los dedos 😉 Es otro gran aprendizaje que a mí me ha cambiado la vida! ;D
      Mil gracias por compartir 🙂

  15. ¡Gracias María Luisa!
    Un importante punto, que fiel a tu costumbre, tratas con firmeza y respeto. Una vez más, daré oportuna difusión de tu mensaje a aquellos de mis ‘contactos’ quienes no estén ya suscritos a esta página (si es que queda alguno) 😉

    Saludos.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      … y una vez más te lo agradeceré en el alma!!!
      Con gente como tú siguiéndome, ya *casi* me puedo morir tranquila -alguna cosita más me queda por conseguir pero vamos, poquillas-! 😉 🙂 😀
      Un abrazo ENORME y mil gracias por tus aportaciones (públicas y las de tus mails jejeje)

  16. Enhorabuena por el post, María Luisa.
    Por abordar un tema recurrente.
    Por tratarlo tan directamente.
    Por dar alternativas útiles de verdad.
    Por envolverlo en esperanza, para «tragar mejor la píldora».
    Lo comento, recomiendo, tuiteo, y difundo por tierra mar y aire.

    Muchos besos

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Ay, que me da hasta corte… *Ü*
      Mil gracias DE CORAZÓN.
      Muchos besos te mando para Zaragoza!!

  17. Como siempre, Mª Luisa, da gusto escucharte. Porque yo te escucho, más que leerte.

    Gracias,

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Uy, genial!!!!
      Mil gracias a ti 🙂

  18. Como siempre, gracias por el post!
    Sobre el nuevo modo (podcast), mira si te puedes agenciar una pantalla anti-pop para el micro. Con ello el sonido va a ser más agradable de escuchar y eso es importante al tener el audio como único medio.
    Un abrazo.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Genial tip.
      Gracias a ti!!!!

  19. Y en eso estamos: Ayudando a la gente a desgranar, y a hacer un buen inventario de todas aquellas experiencias que en su vida le han aportado desarrollo profesional, pormenorizanzo incluso aquellas que se viven con mal recuerdo, porque de casi todo se puede aprender….

    Muy bueno, como siempre.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Exacto, somos compañeros de fatigas!
      Por eso me gusta tanto leer tus comentarios 🙂
      Mil gracias!!!!

  20. Enhorabuena por el post, creo que es de los mejores que has realizado. Lo guardaré para utilizarlo y releerlo en los momentos críticos. Muy motivador y con mucha razón aunque sea dificil ponerlo en práctica. GRACIAS.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Jo, gracias Sol! Me hace mucha mucha mucha ilusión!
      Gracias a ti por pasarte por aquí y dejar que me cuele por unos minutos en tu día.
      Un abrazo!

  21. ¡¡¡Fantástica, como siempre!! yo no busco trabajo, lo tengo y además, tengo mi hobby, un blog de música y donde escribo también…Te sigo sólo por el placer que me produce tu entusiasmo, muy similar al mío. Muchas gracias. Un abrazo de corazón…y mucha suerte, para tí también…jajaja…

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Uy que genial, Ángeles!!!!!!
      Pásame los links si quieres que me apetece echar un vistazo!
      Enhorabuena por tu energía, me encanta!!!
      Gracias a ti y otro abrazo enorme de vuelta

  22. Hola. Llevo ya un tiempo leyendo tus artìculos. Querìa decirte que has dado en el clavo con lo de «amar» lo que se hace aunque no sea lo que querìas hacer. Hacer de tu trabajo un apendizaje constante es una de las claves del mundo laboral, solo hay una forma de trabajar, hacerlo bien, sobre todo si no te quieres sentir perdiendo el tiempo (aunque a veces no te dejen). Un cordial saludo
    Jose

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Jose, sólo puedo decir AMÉN. Soy de tu equipo 🙂
      Gracias por compartir!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.