| | |

¿De qué te sirve lo que piensas?

1352679821_320685_1352679978_erlich
Erlich

 

“No podemos negar que la situación laboral de este país es la que es, no se crea empleo, el paro ha bajado en gran parte porque muchos han emigrado (…)” ; “Hablas de vendernos, pero si no hay compradores, ¿a quién nos ofrecemos? (…)” ; “[email protected] sabemos que no existe empleo para [email protected] los desempleados (…)”.

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que oigo (y leo) cada día. Todos hemos tenido en algún momento esta visión negativa; realista, lo llaman algunos – como si queremos llamarlo Kevincostnerdejesús, no entro en eso-, pero lo que sí hago es avisar que las cosas se empiezan a poner feas cuando dejamos que esa visión tan negativa se instale en casa y tome posesión de la nevera, el cuarto de baño y la tele.

.

Nuestra mente crea realidades.

.

Para mucha, muchísima (demasiada) gente, su realidad ahora mismo es esa: en este país no hay trabajo, no hay nada que hacer, no hay esperanza, nadie me quiere, nadie se preocupa por mí.

Pero ¿es esa la realidad para todo el mundo?

(wait for it)

Pues no.

Todos los días se hacen contrataciones. Hay gente que encuentra trabajo, que factura, que vende… todos los días. Hay gente que encuentra oportunidades o se las fabrica (menda, for example), gente que encuentra clientes, que logra objetivos, está en camino o llegando donde quiere.

La situación es mala, no hay duda, pero lo requetepeor de la situación es que encima, elijas pasar gran parte del tiempo machacándote por ello (y machacando a los demás de propina), y no hagas nada eficaz para avanzar.

El caso es que mucha gente está en las mismas circunstancias pero en vez de darle vueltas a todo lo que va mal, está  utilizando ese tiempo y ese espacio en su mente para avanzar, para cambiar, para provocar que ocurran cosas.

¿Vivimos en mundos distintos, en realidades paralelas? Para nada. Salvo que estés en política, en la casa real, dirijas bancos o similar, tenemos más o menos las mismas circunstancias (salvo excepciones)… pero creamos en nuestra mente la realidad que encaja con nuestras experiencias pasadas y con lo que pensamos de ellas y eso es lo que nos impulsa o nos hunde.

.

Nosotros decidimos qué es real.

.

Os voy a contar algo que algunos no sabéis: la mente no distingue entre lo que es real y lo que no. Cada uno le implanta las creencias -generalizaciones mentales-, las estructuras mentales con las que debe operar (ahíesná!).

Ejemplo: “Mi novio se portó fatal conmigo, me puso los cuernos, me mintió, me decía que me quería pero acabó yéndose con otra”.  ¿Cuál es la creencia, la generalización que con más probabilidad instalemos en nuestra mente? Que no te puedes fiar de los hombres –en realidad: que son todos unos cerdos mentirosos, pero estamos en horario infantil… -.

Ejemplo: “He ido a una entrevista de trabajo, lo he hecho fatal, no daba pie con bola y tuve cero química con el entrevistador”. Creencia: No valgo para hacer entrevistas, no voy a pasar ni una.

Partiendo de esa generalización, filtramos lo que escuchamos, percibimos y sentimos para apoyar y corroborar esos pensamientos… como si nos instaláramos una alerta de google mental: en cuanto una amiga hace el más mínimo comentario negativo sobre un chico: ¡zas! filtrado queda, a tu mente que va porque es un comentario que corrobora lo que piensas. En cuanto alguien hable de sus malas experiencias buscando trabajo: ¡zas! Filtrado queda, te sirve para confirmar lo que tú crees, todo lo negativo que tú ya piensas…

Y ¡zas!: instaladitas que se nos quedan en la mente todas esas creencias: ¡ya tenemos nuestra realidad creada!

¿Y crees que va a condicionarte negativa o positivamente?

Tu mente no comprueba si es verdad o no que no te puedes fiar de los hombres, si tú eres capaz o no de hacer bien una entrevista de trabajo, si realmente hay posibilidades en el mercado o no… no distingue si lo que le has dicho es una verdad inamovible o una generalización sesgada de la realidad…

Tu mente simplemente ya tiene sus instrucciones, ya le has dado poder para instalar una serie de prejuicios, unas estructuras sobre las que va a operar a partir de ese momento. Esa es tu verdad, tu realidad con la que vas a funcionar en adelante.

Ya ves que no me meto en argumentar si el mercado está mejor o peor, las injusticias que se cometen o lo que merecemos -porque p’a qué, francamente-, a lo que voy es a que te preguntes:

En la práctica, desde el punto de vista de mejorar lo que quieras mejorar, de alcanzar lo que quieras alcanzar: ¿de qué te sirve seguir dándole vueltas a estos pensamientos negativos, a seguir alimentando esas creencias? ¿Acaso te están motivando a mover el culo, a probar nuevas cosas, a salir de tu zona de confort, a mantener la mente abierta, a ser más creativo?

Espero que hayas contestado que no – en cuyo caso, sigue leyendo. Si eres del grupo del SÍ, por favor: escríbeme y me lo cuentas, tengo mucha curiosidad por conocer a los de tu especie :P.

.

Para sobrevivir en la guerra, debes convertirte en la guerra.

.

[Cita de Rambo II ;)]

Si te has dado cuenta que la respuesta es NO, aquí viene lo bueno, agárrate que vienen curvas:

Tienes el inmenso y casi mágico poder de elegir un pensamiento que no te sirve, y eliminarlo o sustituirlo por otro que sí te sirva.

No te digo que vivas de espaldas a las circunstancias, pero sé más egoísta: al final, ¿qué es lo que te sirve y  interesa a ti?

¿Conseguir lo que deseas?

Pues quita de en medio todas las ideas, pensamientos y creencias que no te sirven ni te aportan para impulsarte o a cercarte a tu objetivo.

Y no hablo desde la teoría, believe me. Hablo en primera persona. Soy plenamente consciente de los datos objetivos de este país y tengo más miedo que ScoobyDoo; podría buscar trabajo por cuenta ajena (alguna idea tengo de cómo se hace ;)), asegurar una nómina y dormir tranquilita todas las noches, pero arriesgo la seguridad y estabilidad financiera de mi familia cada día por haber tomado la decisión de más riesgo (precisamente ahora) porque he decidido que no van a ser otros los que elijan qué puedo hacer yo con mi vida ni qué puedo soñar, desear y lograr.

He decidido no dejarme condicionar por los pensamientos que me limitan y que pretenden convertirme en un zombie de TheWalkingDead por dentro.  He encontrado mi propósito, mi motor, que es enseñar y ayudar a otros a lograr el trabajo y la vida que desean, y cada día lucho contra toda la lógica que me dice que estoy loca, y sigo enfilada hacia mi objetivo.

No es cuestión de convencimiento, ni de fe, es mucho más pragmático: es cuestión de que decidas y elijas, dentro de lo que tú puedes controlar, lo que te sirve y te aporta a ti para avanzar. 

No está dentro de tu control que el país vaya como va. Ni que haya empresarios que no quieran colaboraciones. No está dentro de tu control que las empresas no contraten, contraten poco, contraten mal o incluso cierren. Lo único que está en tu control absoluto es lo que haces TÚ. Lo que piensas tú, lo que cambias tú, lo que decides tú, lo que arriesgas tú, lo que luchas tú.

Viene en el “job description” del ser humano que constantemente nos van a pasar cosas, buenas y malas; cosas que no podemos prever, que no podemos parar, que no podemos esquivar. Lo importante es cómo dejas que eso te influya y DEFINA tu vida y a ti como persona.

Podemos quedarnos mirando el abismo. Podemos dejar que eso sea lo que succione nuestra energía, nuestra ilusión, nuestras ganas. O podemos sacar la fuerza que tenemos y buscar la luz, y ver que cada día hay historias de gente que ha salido de situaciones súper complicadas, que han decidido buscar lo que de positivo puede tener la situación, lo que está bajo su control y se han agarrado a eso para tomar decisiones y moverse hacia adelante.

Tienes libertad absoluta para decidir cómo quieres dejar que te influyan las cosas. Tienes libertad absoluta para crear en tu mente la realidad con la que te interesa vivir. ¿Qué realidad decides?

Fuerza y valor!!!

P.d.: Si te ha gustado, te ha hecho pensar o cuestionarte cosas este post, suscríbete para recibir en tu email todos los que escriba nuevos! Además, mis suscriptores recibiren recursos e información adicional que comparto sólo por email!!! :).

 

Publicaciones Similares

19 comentarios

  1. Hola,
    yo opino que hay que hacer un esfuerzo, grande, pero hay que hacerlo, por intentar estar lo mejor posible. Y los pensamientos negativos, las preocupaciones, no ayudan en nada. Sé que es costoso, pues a mi misma aplicarme el cuento me cuesta, pero es que es lo mejor que podemos hacer. Ánimo y a por ello.
    Tropecé de casualidad con este blog y me encanta. Felicidades!!!!

  2. ¡Ésa es la actitud! ¡Be water, my friend!
    ¡Gracias por esta inyección de buen rollo, María Luisa!
    ¡Feliz día!

  3. ¡Hola! pues más que un comentario, simplemente respondo a tus preguntas:
    ¿de qué te sirve seguir dándole vueltas a estos pensamientos negativos, a seguir alimentando esas creencias? ¿Acaso te están motivando a mover el culo, a probar nuevas cosas, a salir de tu zona de confort, a mantener la mente abierta, a ser más creativo?

    Pues yo te contesto que sí.
    Mis pensamientos negativos poco tienen que ver con los que tú detallas a modo de ejemplo, respecto a la realidad en España, simplemente por un tema de geografía.
    Soy uruguaya, y hace más de un año me encuentro en Paraguay, por lo que las quejas y las vueltas son sobre la realidad por estos lares, y tanto le hemos dado vueltas con mi marido, que decidimos mudarnos a España (¿¡ahora!? – escucho los gritos, sí, ahora).
    Por lo que sí, nuestras quejas nos han motivado a probar cosas nuevas y salir de nuestra zona de confort.
    ¿Y a ser más creativa? Creo que también, ya que al no conocer a nadie allí, he tenido que usar un poco la imaginación para llegar a esto: http://bit.ly/1dbfScY y moviéndola a través de las RRSS, he generado buenos contactos para por lo menos saber a dónde dirigirme una vez allí.
    En fin, si a uno no le gusta lo que no puede cambiar de su entorno, pues a cambiar de entorno entonces. Y a eso vamos.
    ¡Un saludo!

  4. Me ha gustado mucho el artículo. Yo añadiría que las personas valemos exactamente lo mismo trabajando que en el paro, ganando un sueldo alto o ganando uno bajo, es decir, valemos lo que valemos, independientemente de nuestra situación laboral o nuestro sueldo y eso es lo que tenemos que tener claro. Si no es asi, nunca podremos convencer a un entrevistador ni a nadie de ello, porque falla lo principal, que es nuestra autoestima y nuestra confianza en nosotros mismos, o lo que es lo mismo, como te voy a convencer de algo que ni siquiera yo creo…?

    Todos podemos tener altibajos en la vida, personales, laborales…es así, la vida es lucha y es lo único que tenemos, no hay más que una vida, lo que si varía es la forma en que nos enfrentamos a esos altibajos y a las dificultades, si lo hacemos con mentalidad de vencedor o de vencido, con convencimiento de que lo superaremos y que saldremos fortalecidos o, por el contrario, sin ni siquiera ganas de luchar. De cómo nos enfrentemos dependerá el éxito de lo que emprendamos.

    No sólo es teoría, a mi me ha funcionado, estaba en el paro y sólo lo he estado un mes y ya tengo trabajo, sin enchufes, sólo con constancia y dedicación, luchando todos los días hasta conseguirlo y no dándome por vencida ni dudando de mi valía. He estado mas veces en paro anteriormente y siempre he seguido adelante, sin dudar de mi misma y cuando la vida me ha dado un revés, ha sido para hacerme mas fuerte y aprender de ello.

    No se sí os ayudara pero os aseguro que es posible. Mucho ánimo a todos los que se encuentren en esa situación, pensad que no es una enfermedad incurable y que tiene remedio y que, si perseveráis, lo acabaréis consiguiendo!

  5. Hola Maria Luisa,

    Simplemente quería decirte que me encanta cómo escribes y lo que cuentas, tal vez porque cuando te leo, zas! 🙂 Confirmo la creencia de que cada uno elige la realidad que quiere tener. Hablé de esto en mi penúltimo post (http://www.coachingtobe.es/el-enemigo-en-casa-tus-creencias/ ) y comparto todo lo que dices en éste. Es muy obvio cuando lo ves, pero reconozco que cuesta cuando estás en el otro lado. Yo una vez estuve. Por eso es una maravilla que haya gente como tú que siga enfilada hacia su objetivo, ayudando a que cada vez más personas sepan que se puede elegir y que depende de cada uno.
    Tengo claro que si lo logras, si lo logramos, no habrá crisis que valga.
    Enhorabuena, haces un magnífico trabajo.
    Saludos,
    Vanessa

  6. Me parece muy acertado lo que dices. Sin embargo, mi lucha es intentar pensar de forma correcta y una y otra vez volver a caer . Algo así como tres días con ilusión y cuatro en la oscuridad. La ilusión de que te llamen para una entrevista y que no te cojan, los pensamientos negativos de que no sé hacer entrevistas, no valgo para conseguir un puesto de trabajo, mi edad, mi CV es muy mediocre y debería irme al campo y criar gallinas, etc. Es una lucha continúa contra esos pensamientos y es agotador psicológicamente cuando se mantiene durante mucho tiempo. Y te pasa factura, en tu autoestima, tu ánimo, tu salud….Ante eso, ¿qué se puede hacer?

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Hola María, y mil gracias por compartir 🙂
      Todos nuestros pensamientos están ahí por algo. Para algo. Tienen una intención positiva detrás que es la que debemos tratar de averiguar para poder enfrentarlos, por tanto: ¿para qué te está sirviendo tener esos pensamientos? ¿de qué te están tratando de proteger? ¿qué están tratando de evitar? ¿qué te están impidiendo hacer que es algo que te produce miedo e inseguridad? Tal vez están impidiéndote que te hagas ciertas preguntas, que te veas de otro modo, que tomes ciertas decisiones.
      Resistirlos sólo hace que persistan – «lo que se resiste, persiste» -, lo que hay que hacer es aceptar que están ahí y entender por qué están ahí para poder enfrentar lo que realmente te están queriendo decir.
      Espero haberte ayudado. Ánimo y un fuerte abrazo.

  7. Totalmente de acuerdo, este post ha llegado hoy en el momento justo para mí. Lo tomaré como una vitamina de positivismo. Creo que debemos empezar en romper esos acuerdos que hacemos a lo largo de la vida:»…no soy suficientemente [email protected] para…» «esto no es para mí…» «todas las [email protected] son iguales…» «ser autónomo no sirve de nada, todas las empresas son iguales»…..la lista es mega larga.
    Pero HOY ante las adversidades y de la serie de comentarios que escucho y/o me digo a lo largo del día, decido tomarme la vitamina de Positividad y tirar para adelante.
    Muchas gracias María Luisa.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Enhorabuena por esa actitud valiente! Gracias a ti por pasarte a compartirlo!

  8. Precisamente ayer estuve desarrollando una acción grupal en la Facultad de Económicas de la Universidad de Extremadura, sobre el mercado de trabajo en las titulaciones de dicha facultad. Hacer orientación efectiva y realista es centrarse en evidencias, pero como bien dices, hay evidencias que son más útiles, o que nos permiten ver oportunidades donde realmente las hay, aunque sea difícil verlas.

    La verdad es que el alumnado alucinaba al ver que solo en Extremadura, 880 personas de las titulaciones de Administración y Dirección de Empresas (Diplomado en Empresariales, Licenciado en ADE, y Grado en ADE), firmaron más de mil contratos en 2013. Y vemos que entre las 10 ocupaciones por las que se contrató a esas 880 personas estaban ocupaciones directamente relacionadas con la gestión, la administración, la contabilidad, el marketing, la dirección, también como peones agrícolas, y como dependientes de comercio, claro, pero en general, se traducía que mucha gente trabaja «de lo suyo», o al menos en cosas relacionadas con sus estudios.

    Podemos quedarnos con que hay mucho desempleo. No voy a culpar a ninguna persona en desempleo de su situación. Pero, efectivamente, podemos centrarnos en si podemos o no hacer lo que hicieron esas 880 personas para materializar esa oportunidad. Eso es lo verdaderamente útil.

    Un besote, María Luisa. Gracias por tu trabajo, como siempre

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Todas las historias tienen dos lados, y podemos elegir qué lado es el que nos sirve para motivarnos, para mantener la ilusión, para luchar. No significa que estemos en negación, no significa que vivamos en los mundos de los Teletubbies: es una elección CONSCIENTE de lo que en la práctica me puede ayudar a avanzar.
      Mil gracias por aportar tu conocimiento y experiencia, amigo!!!!!!!

  9. Por favor, ¿CÓMO DEMONIOS SE HACE ESO?
    A ver… pienso que tienes más razón que un santo, quiero cambiar mis pensamientos negativos, volver a ser la persona que fui, poder disfrutar de la vida y no dejar que la angustia invada mi mente, pero NO SÉ CÓMO HACERLO.
    Siento que no lo controlo, no puedo evitar sentirme continuamente agobiada, tener una visión negativa, incluso sentir envidia hacia otras personas que a mi juicio les va bien. ¿Hay alguna receta, herramienta, estrategia…?
    Un saludo

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Buena pregunta!! 🙂
      Por supuesto que hay formas, todo esto te trabaja con éxito constantemente. A través de la Programación Neuro-Lingüística yo he trabajado técnicas, aunque es complicado como para explicártelo en un comentario de un post. Para empezar tendría que saber mucho más de lo que te ocurre, qué es lo que te bloquea, cuáles son tus creencias limitantes.
      ¿Quieres escribirme y vemos si te puedo ayudar? me encuentras en [email protected]
      Gracias!

  10. Hola, ultimamente esta muy de moda eso de crear tu propia realidad, pensar en positivo, sustituir pensamientos negativos y reprogramarte y me parece muy bien pero ¿ lo has probado en primera persona? Quiero decir, ¿antes pensabas en negativo y has conseguido ser positiva y obtener lo que realmente quieres? Porque desde el pesimismo del que muchos intentamos salir a flote a fuerza de dar brazadas hasta la extenuación, y que todavía no vemos el otro lado del río, a veces nos parece más ciencia ficción que una realidad al alcance de cualquiera.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Hola Noemí!

      Creo que no nos hemos entendido. No hablo de optimismo (ni siquiera aparece la palabra en todo el texto) ni de pesimismo. No hablo de «pensar en positivo», ni de «actitud positiva» ni digo aquello de «sonríe por las mañanas para que la sonrisa se te quede pegada en la cara el resto del día». Si bien es cierto lo que dices, que efectivamente parece que ahora hay mucho mensaje «happy-happy-Hello-Kitty» -que probablemente a mucha gente le llegue- pero creo que mi post es otra cosa diametralmente!!!

      Yo hablo de ser PRÁCTICOS y pragmáticos. Me limito a lanzar una pregunta: ¿de qué te sirve en la práctica alimentar ciertos pensamientos, ciertas creencias?.

      No niego la realidad: las cosas están chungas. Pero llenar nuestra mente, nuestras horas del día y todas nuestras conversaciones con esta realidad, en la práctica, es exactamente lo que dices tú: dar brazadas hasta la extenuación. De ahí no hay salida. Yo me limito a proponer una opción que permite «respirar» dentro de la complejidad de la situación. Y sí, como digo en el propio texto, es un ejercicio que hago conmigo misma desde hace años y te aseguro que hasta la fecha estoy muy satisfecha de todo lo que he logrado y todo lo que me he atrevido a perseguir gracias a ello.

      Espero habértelo aclarado.

      Muchísimas gracias por pasarte y comentar y darme la posibilidad de aclarártelo.

      Un abrazo

  11. Ana Belén Pereda Piérola dice:

    Qué razón tienes mi querida compañera!!!!! los pensamientos son eléctricos y crean una energía, una energía positiva tiende a agruparse con otras similares así que las atrae.
    Existe incluso la energía colectiva (un grupo de personas orando, sufrimiento en un terremoto, estadio de fútbol) incluso los países tienen su propia energía…esto es así
    El único tiempo y lugar donde nos encontramos a salvo es el «aquí y el ahora» y es además en el único sitio donde
    tienes «poder» y si no accedes a él cada dolor emocional que experimentas deja tras de sí un residuo de sufrimiento que vive en tí. El dolor acumulado es un campo de energía negativa que ocupa tu cuerpo y mente, has creado una entidad: el cuerpo-dolor emocional y quiere sobrevivir y lo hará si te identificas con él, si lo haces puede vivir a través de tí.
    El cuerpo dolor es la oscura sombra proyectada por tu ego, en realidad tiene la luz de tu conciencia.
    Puede parecer un monstruo peligroso que no te atreves a mirar, pero en realidad es un fantasma insustancial incapaz de prevalecer ante el poder de tu presencia.
    El cuerpo dolor está compuesto por energía de vida atrapada que se ha separado de su campo energético total y se ha hecho temporalmente autónoma mediante la identificación con la mente.
    Y clas!!!!! aquí tenemos la clave, tu mente no eres tu, tu mente es una herramienta que posees, pero no eres tu.
    Tu no eres esa pobre chica que no encuentra trabajo por lo tanto, hay que observar al pensador, tu eres en este caso el que observa tu mente, ESA ERES TU.
    El pasado y futuro nos angustia, anhelamos cosas….situate en el único sitio que existe «el presente» el aquí y ahora, acaba con la ilusión del tiempo que tanto nos hace sufrir.
    Hay personas que no quieren dejar su negatividad porque creen que pierden su identidad, quien voy a ser ahora si no puedo abrasar a mis coetáneos con mis problemas, no tendré nada que contar, cómo voy atraer ahora la atención de la gente?
    Y cómo doy el primer paso? pues pasando a la acción ahora mismo, ahí ya has tomado poder.
    Qué ocurre? que nos han educado justo en lo contrario, sería maravilloso educar potenciando nuestro poder, en vez de decirle a tu hija : «hay mi princesa» dile » eres un genio creador y puedes hacer todo lo que desees en tu vida, tu poder es tremendo»
    Quién crees que encontrará trabajo antes? un cuerpo dolor devorado por su mostrúo o alguién que está dominando su vida con su propio poder? respondelo tu.
    Un saludo

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Gracias por compartirlo, Ana Belén!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *