Seleccionar página

Viñeta de Mel

 

Esta semana Zumo de Empleo ha cumplido dos años. Vaya dos años. Muchas alegrías y muchas penas, muchos esfuerzos, muchas ilusiones, muchas (muchas, muchas muchísimas) horas delante del ordenador, trabajando para lograr mi Santo Grial.

Dos años dedicada en exclusiva al tema de la búsqueda de empleo, en los que he ayudado a mucha gente, he recomendado, he reescrito currículums hasta la saciedad, he analizado situaciones y acompañado, guiado, asesorado a cientos de personas en este duro trance. Ah! Me ha dado hasta para escribir un libro [Películas, Buenos Consejos y Cómo Encontré Trabajo]
que está siendo motivo de satisfacción constante y me tiene en las nubes de contenta.

Y en este tiempo me he dado cuenta de algo muy básico pero a todas luces, no evidente: la gente que está buscando trabajo tiene muy poquita idea de qué va la vaina. Nunca he visto un mercado en el que el vendedor conozca tan poquito a su cliente potencial.

.

QUÉ

Sí, vosotros sois los vendedores, y para empezar, la mayor parte de la gente ni se da cuenta que eso es de lo que esto: tienes que lograr vender para ingresar dinero, que es tu objetivo. Y lo que tienes para vender es algo muy preciado: tu capacidad para lograr algo, para producir resultados. Tu tesoro.

Para algunos es lograr que otras personas se unan en torno a un objetivo común y saquen lo mejor de sí mismos. Para otros, es enseñar –o mejor: motivar a la gente a aprender- e inspirar a los demás. Otros consiguen o fidelizan clientes. O contratos. Otros consiguen que técnicos y clientes se entiendan. Otros brillan ante las dificultades y  el estrés y son los que deshacen los nudos para que todo lo demás pueda seguir funcionando.

Etcétera.

.

A QUIÉN

Y ese “tesoro” hay alguien que lo quiere, que lo necesita. ¿Quién? ¿Lo sabes? ¿Te has parado a analizar dónde está tu nicho de clientes potenciales? Porque si no lo has hecho, a lo mejor estás tirando la caña en una charca seca, cuando tienes un río lleno de salmones cerca pero ni te has molestado en investigar.

.

CÓMO

Y cuando sabes quién es y dónde está tu cliente potencial, entonces comienza el arte de la seducción. No inundas el mercado de Currículums. No te pones a pedir caridad. Y mucho menos: no te quedas en casa apantallado detrás del ordenador.

Recuerda que quien está al otro lado de la mesa, quien tendrá que elegirte es una PERSONA. Una persona a quien le pagan por tomar la decisión correcta, la decisión segura, la decisión que le va a reportar más dinero a la empresa.

Y dado que tú también eres persona, sabes qué motiva a alguien a comprar algo y no lo de al lado.

Esa persona necesita ver claro cómo se va a beneficiar por elegirte a ti. Facilítaselo. Despliega tu plumaje majestuoso de Pavo Real y empieza a dar vueltas a su alrededor. Muestra qué sabes hacer, comunícalo, compártelo, explícalo. Para eso está internet. POSICIÓNATE. Habla de tu tesoro, demuestra que lo conoces y lo dominas, o si no, al menos transmite tu interés y pasión por el tema. La PERSONA que tiene que elegirte verá lo que le puedes aportar, verá lo que puedes conseguir para su empresa. La PERSONA que tiene que elegirte vibrará con tu ilusión, tu interés, tu iniciativa, tus ganas.

Olvídate de seguir pegándote contra los canales tradicionales (o al menos abre tu mente a buscar también por otro lado): son como jugar a la lotería. Te voy a dar una mala noticia: los currículums anodinos, que no son más que una relación de puestos y tareas, que no dicen nada de ti, enviados mecánicamente a toda oferta en la que sale la palabra trabajo, acaban en “El agujero negro de los currículums anodinos, que no son más que una relación de puestos y tareas, que no dicen nada del candidato, enviados mecánicamente a toda oferta en la que sale la palabra trabajo”.

Empieza a pensar de manera más creativa cómo acertarte a tu público objetivo, busca otras formas de que vean tu plumaje. Empieza a moverte donde ellos se mueven, empieza a hacer contactos en su círculo, en su sector, empieza a hablar de “tu tesoro” a quien le pueda interesar, logra ir quedándote en la mente de una, dos, tres… cada vez más personas hasta que la red alcance a tus clientes potenciales.

Hazlo con la técnica de la seducción: sé PERSONA, interésate por los demás, DA, aporta, comparte, piensa, recuerda, aprovecha sinergias. Tienes que lograr quedarte en la mente de los demás.

Y al final, si has logrado una buena red de contactos, ellos te guiarán hasta quien tiene que tomar la decisión.

 

Tenemos que aprender a seducir profesionalmente. Hacernos con nuestra red de “contactos seducidos”, que serán quienes se acuerden de ti cuando tengan delante a un cliente potencial tuyo y… te recomendarán. Y así es como se consigue un trabajo.

Pero como después de conseguirlo te olvides de tu red de “contactos seducidos”, irás directo al infierno del olvido… y lo tendrás bastaaaaaante peor cuando vuelvas a necesitar trabajo –que pasará, te lo aseguro, porque ya no hay trabajo que toda la vida dure-. Acuérdate.

Si no te sientes especialmente seductor, carismático, influyente como para “enseñar tus plumas como el Pavo Real”, ponte las pilas leyendo Carisma complex: Píldoras para aumentar tu Magnetismo, de Rubén Turienzo. No es para tímidos, pero todo el mundo va a encontrar alguna píldora que utilizar. Es el manual más completo que vaya a existir jamás sobre el Carisma y las técnicas para seducir e influir en los demás. Identificarás un montón de detalles que inconscientemente te han llegado de gente que tiene ese carisma pero que pensabas que era algo mágico, innato… resulta que todos podemos aumentar nuestro carisma – brillante! Además es fresco, divertido, energético, te pone las pilas.

 

En resumen:

Cambia la manera que tienes de enfocar tu búsqueda. Olvida lo que sabes hasta ahora. Empieza de nuevo: identifica tu tesoro, eso que te hace útil, eso que es tu valor añadido, luego investiga dónde están tus clientes potenciales, dónde tienes que tirar la caña… y entonces ponte bien guapo, saca tus plumas de Pavo Real y comienza a seducir: relaciónate, comunica lo que sabes, interésate, comparte, busca el contacto HUMANO, la relación directa, la química.

Estas son las nuevas reglas del juego. ¿Te apuntas a esta mano?

ESTOS ARTÍCULOS TE PUEDEN INTERESAR

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares