Un pequeño paso para tu mente, un gran paso para tu vida

Calvin&Hobbes
Calvin&Hobbes

 

No le intereso a nadie.

No tengo nada especial.

Voy a hacer el ridículo.

Me estoy vendiendo por encima de mis posibilidades.

No voy a conseguirlo.

No estoy listo.

No soy creativo.

No puedo salirme del camino pespunteado.

Si eres humano, seguro que una o más de estas frases se pasean libremente por tu mente, campando a sus anchas.

Cuando tienes que acercarte a hablar con alguien que te intimida. Cuando estás en un evento y ves a alguien súper interesante a quien quieres conocer. 

Cuando tienes que hacer una presentación o hablar ante un grupo de gente. Cuando quieres lanzarte a buscar el trabajo de tus sueños.

Cuando se te presenta una oportunidad retadora.

Cuando tienes que decidir el siguiente paso de tu carrera. Cuando vas a una entrevista de trabajo.

Cuando quieres pedir un aumento de sueldo. Cuando quieres mandar tu candidatura a ese trabajo que te ha hecho ilusionarte como nunca pero no cumples los requisitos

Podría seguir pero seguro que ya te has sentido identificado con alguno de ellos.

Todos tenemos estos dramas internos que nos están impidiendo tomar las decisiones que queremos.

Y les damos mil vueltas.

Y dejamos que ocupen nuestro tiempo y nuestros pensamientos.

Pensamos que somos inseguros y además nos pasamos todo el tiempo acordándonos de que somos inseguros y pensando que tenemos que solucionar el hecho de que somos inseguros y todo lo que ser inseguros nos está produciendo.

Es decir: veo tus inseguridades y subo pasarte todo el día pensando en ellas, regodeándote en ellas, preocupándote por ellas, dándoles cada vez más tiempo y espacio en tu mente.

No sé si has oído aquello de “Lo que resistes, persiste”? Resulta que al enfocar tu energía y atención en resistir estos pensamientos, lo que estás haciendo es  pensar en ellos todo el rato, y ¿cómo va a salir algo bueno de estar pensando todo el rato en algo malo?

¿Qué pasaría si un día decides que vas a dejar de darles cancha?

¿Qué pasaría si, aunque sabes que tus debilidades están ahí, empiezas a dedicar tu tiempo y espacio mental a… tus fortalezas?

Deja que te responda: pasaría que cambiarías por completo la visión de ti mismo.

Porque esos pensamientos negativos –limitantes- que tienes, lo que hacen es distorsionar la visión que tienes de ti mismo y del mundo.

En un momento dado, por las circunstancias que fueran, tomaste la decisión de que tú eres así (inseguro, cobarde, condicionado, poco especial, no creativo…) y te lo has creído ya para siempre.

Y mientras sigas centrado en todo lo que te limita y te condiciona negativamente, lo estás alimentando.

SIEMPRE vas a tener inseguridades. Los profesionales más relevantes, los mejores, las estrellas… todos siguen teniendo dudas. Dudar de uno mismo es parte de la condición humana, ¿y sabes qué? No es malo en ciertas dosis porque nos mantiene con los pies en la tierra.

Asume que tus creencias limitantes van a seguir ahí, pero la pregunta es: al final del día, ¿quién ganará la batalla?

Es hora de dejar de luchar contra tus limitaciones y empezar a enfocarte en multiplicar tus fortalezas.

Céntrate en lo que te hace fuerte. En lo que te hace competente. En todo lo bueno que sabes que tienes dentro pero tienes secuestrado porque tus límites son los protagonistas de tu historia.

Deja de vivir tu vida a través de tus límites y empieza a vivirla a través de lo que te hace GRANDE.

Mi reto para ti: por cada minuto que dediques a pensar en tus límites, oblígate a pensar el triple de tiempo en tus fortalezas.

Y te pasas por los comentarios, y me lo cuentas, vale?

 

Publicaciones Similares

17 comentarios

  1. Positivo e inspirador, me está gustando mucho lo que leo. Estoy en proceso de cambio/crecimiento… espero/creo. 🙂

  2. Gracias María Luisa
    Hoy acaban de decirme no a un proyecto que me hacía muchísima ilusión y que me venía como anillo al dedo. Si ayer me sentía pletórica , hoy han vuelto a salir todos mis miedos y a cuestionarme un montón de cosas.
    Pero me he acordado de tus posts y he decidido revisarlos para cargar de nuevo mis pilas.

    Gracias por tus palabras

    Besos y abrazos

  3. Un gran artículo.
    Estoy totalmente de acuerdo con él.
    Es aquello de no mires abajo. Y qué haces? Mirar abajo 🙂
    Como me recomendaron hace un tiempo, cada vez que estes triste, has de pensar en todo lo que has conseguido.
    Y te anima, ya que te das cuenta que es mucho!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Ole! me encanta esa mentalidad!

  4. Hoy no puedo dejar de comentar este artículo. Llevo casi cuatro o cinco semanas en las que me identifico al 100% con lo que escribes. Excelentes aportaciones, María Luisa. Realmente son e esas aportaciones que nos ayudan a abrir los ojos y tomar mejores decisiones.

    Un millón de gracias 😀

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      El millón de gracias para ti por animarte a escribir y a contarme lo que piensas!
      Seguiré dándole y espero que sigas leyendo! 🙂
      Un abrazo GRANDE, Joel!

  5. María Luisa siento como que me radiografiaste! Cuando me detengo a pensar en «qué estoy pensando» me doy cuenta que es como dices. Siento que la teoría la entiendo pero en la práctica termino rumiando negatividades, tengo que aprender mucho de tus lecciones.
    Muchas gracias por tu aporte ayuda y mucho!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Gracias a ti, José, por compartirlo conmigo!
      No sabes qué ilusión y qué empuje más grande me da que te sirvan mis palabras.
      GRACIAS!!!

  6. ¡Buen tirón de orejas, María Luisa!
    Tenemos tanto miedo! Nos hacemos nosotros tan pequeñitos… Pasamos de ser pequeñitos (por ser bebés) y sentir que somos perfectos a hacernos grandes y pensar que somos pequeños y que no servimos para nada. ¡Qué lástima!
    En función de como pensemos, así actuaremos y obtendremos.
    Gracias por el artículo
    Un saludo

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Bien dicho, Fernando!
      Tú has dado con la clave: «pensamos que somos pequeños»… y cuando nos demos cuenta que podemos decidir qué pensamientos son los que nos sirven y cuáles no, dominaremos el mundo :o)
      Un fuerte abrazo!!!!

  7. Hola a [email protected] ¡¡
    una vez ML un fantástico artículo y genial para terminar la semana.
    No puedo estar más de acuerdo contigo, tras leer, estudiar y poner en práctica (es lo más importante, si no lo vives, no se tatúa en el músculo) os puedo decir que como ML dice todo es sistémico; es decir, si cambias tu forma de pensar cambiará tu forma de vivir y todo lo que te rodea.
    Os invito a que lo probéis, aunque sea una forma de jugar con vuestra mente.
    Un abrazo enorme ¡¡

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Buenísimo, Thais!
      Es exactamente así: siempre tenemos la posibilidad de cambiar nuestro lado del sistema y así, hacer que todo cambie. Y como tú dices, saber lo intelectualmente nada tiene que ver con ponerlo en la práctica :o)
      Gracias por compartirlo!!!!!!!
      Un fuerte abrazo :o)

  8. Hola ML,

    ¡Gran aportación!

    Según mi experiencia, funciona. Llevo varios años predicando esa filosofía (y mostrándola con la práctica) a quien me quiera escuchar.

    Copiando tu lema, «Fuerza y valor!».

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Genial! pues si quieres explicarnos algún «truco» que uses, sería estupendo :o)
      GRACIAS por compartir, querido amigo!

  9. Genial e interesante (como siempre) 😉 . Y cuanta razón! Me he sentido identificada. Lo primero que me viene a la mente cuando veo una oferta o me ofrecen algo son mis debilidades y las dudas acompañadas de un «no sé si…» Gracias por el artículo! 🙂

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Lo entiendo! porque en mayor o menor medida, nos pasa a todos. En cuanto se nos pone delante algo retador, algo que nos asusta, que nos exige «estirarnos»… nuestra mente trata de evitar que lo hagamos lanzándonos todas las dudas delante, para ver si nos frenamos.
      No eres tú, es tu mente!
      Lo que importa es, ahora que lo sabes ¿qué vas a hacer al respecto? ;o)
      Y espero que después te vuelvas a pasar por aquí y me lo cuentes, me encantará!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *