Esclavo de la necesidad de gustar a todos

Brot
Brot

 

¿Por qué dejamos que la gente tenga tanto control sobre nuestra vida? ¿Por qué nos movemos constantemente en busca de la aprobación de quien nos rodea, poniéndonos a veces en situaciones imposibles – hasta llegar a perjudicarnos a nosotros mismos para lograr esa aceptación, esa sensación de ser del agrado de todo el mundo?

Te aseguro que si te sientes así… estoy contigo. Yo he avanzado mucho en los últimos años en este tema, pero aún no estoy ni mucho menos libre de esta pesada losa que es la necesidad de gustar a todos. De ser complaciente.

¿Por qué?

Cada uno tenemos una imagen de nosotros mismos – una imagen mental de cómo pensamos que somos. Quienes asumen el modus complacienti (término inventado donde los haya 😉 ) tienen una auto imagen de ser personas nobles, entregados, preocupados por los demás, profesionales… (rellena esta lista con tus propios adjetivos).

Hasta ahí, está bien. Cualquiera que aspire a alcanzar ese nivel de comportamiento, sería como para darle una medalla.

Pero ay, el maldito Cariñena.

No te basta con tener esa auto-imagen: necesitas ser percibido y validado por los demás como la persona generosa, súper currante y de gran corazón que eres en tu imagen de ti mismo.

Y para ello te mueves por la vida y tomas tus decisiones para lograr el máximo de validación y aprobación de todo el que te rodea. De todos: amigos, clientes, pareja, jefe, colegas, el del kiosko, tu médico…

Pero cuando quieres complacer a toda esa gente y buscas una reacción concreta de todos ellos, tu vida se puede volver bastante complicada.

Y aunque está genial hacer cosas para los demás y ser empáticos, los del modus complacienti, tendemos a poner las prioridades y necesidades de todos por encima de las propias con tal de no decir que no… y entramos en conflicto con nosotros mismos y con nuestra propia naturaleza.

Esta situación no es sostenible. Estás permitiendo que los demás impongan –directa o indirectamente- sus propias necesidades sobre las tuyas y estás permanentemente negando tus necesidades y deseos. Estás dejando tu propia vida de lado.

Antes o después, comienza el resentimiento, la tensión, el cabreo… porque al ir arrinconando tus prioridades, te estás impidiendo tú mismo avanzar hacia la vida que TÚ realmente quieres.

¿Cómo evitarlo?

Yo acabé por darme cuenta que esa búsqueda constante de aprobación externa como estrategia de vida, es una mierda no puede funcionar. Es un círculo vicioso sin fin. Buscas una seguridad en ti mismo que venga a través de la validación de los demás… ¿y está funcionando?

Ya sé la respuesta: no. Sólo te acabas convirtiendo en un yonki de esa necesidad de aprobación y validación externa.

Esta forma de buscar tu propia seguridad, no va a funcionar nunca. Si la gente más aclamada por su trabajo, los más populares o los más exitosos –actores, artistas, empresarios que se han hecho millonarios…-, no se salvan de sentirse inseguros a pesar de ser las personas que más validación externa logran… será que no es esa la manera de sentirse seguro, amado, aceptado?

No es fuera de ti mismo donde debes buscar esa seguridad.

Si lo piensas fríamente, la opinión que los demás tienen de ti es sólo una mínima parte de la imaginación, de los millones de pensamientos que tiene una persona… y esa mínima, minimísima parte de la imaginación de los demás está controlando tu vida. Está dictando hacia dónde puedes llevar tu vida.

¿Eso te parece aceptable?

 

 

NADIE, ni la gente más cercana, deberían tener ese poder sobre ti.

PUEDES ser una persona independiente de las opiniones de los demás y aún así, quererles y preocuparte muchísimo por ellos.

PUEDES NO ser la persona perfecta y complaciente que te has impuesto y que crees que quieren los demás… y ser querido, aceptado y admirado incluso más por ello.

Los elogios, las palabras de aprobación son agradables, por supuesto, pero lo realmente satisfactorio es estar viviendo conforme a tus reglas, tus valores, tu propio camino en la vida.

Lo que es realmente satisfactorio es vivir a tu máximo potencial.  Lo que es realmente satisfactorio es perseguir tus sueños.

No te quedes con una vida de segunda mano. Decide ahora:

¿Qué es lo que realmente quieres TÚ? ¿Cuál es tu visión para tu vida?

Y si lo quieres compartir conmigo en los comentarios, me encantará leerlo.

 

 

Publicaciones Similares

29 comentarios

  1. La verdad que yo ya ni se que quiero, estoyengañada creyendo q yo quiero q los q amo esten bien a pesar mio..no se donde esga la punta del ovillo para empezar a cambiar

  2. Y si uno se pone a pensar, buscamos complacer porque lo que queremos en el fondo es amor porque no nos basta con el nuestro, pero luego cada uno tiene su historia, sus inseguridades. Cuando somo tan inseguros como yo he sido, pensamos que toda la gente está estableciendo juicios sobre nosotros mientras ellos viven felices y autosuficientes. Qué equivocación.
    Los años dan peso, uno se acepta, con claros y oscuros y ya no te importa aparentar lo que no eres. Sin embargo, el hábito tiene mucho poder, yo me sorprendo muchas veces con pensamientos, actitudes que no me hacen nada bien y me conectan con con esa parte de mi que no me hace sentir bien, pero que también soy yo. Por eso estoy negociando permanentemente conmigo misma, aceptándome y trabajándome. Pero no es fácil

  3. Maaadre mía Maria Luisa. Ni yo mismo me hubiera definido mejor. Anonadado me hallo. Ahora solo necesito que alguien me de un cachete y me haga reaccionar. Leo atentamente todo lo que publicas en tu Blog. Me parece muy interesante. Gran labor la tuya. Un saludo afectuoso.

  4. Querida María Luisa,

    Desde hace un tiempo para acá visito asiduamente tu blog. TE FELICITO por tus artículos, la verdad me han permitido salir de ese letargo laboral en el cual me encontraba sumido, aparte que éste artículo me cayó como anillo al dedo, pues soy de esas personas que quiere complacer a Dios y al diablo, y vamos, eso no está bien 🙂 Fíjate que después de leerlo, hasta me he atrevido a tomar ciertas decisiones que tenía como congeladas en la nevera, y que de aquí en adelante van a influir sobre mi futuro profesional, y lo más importante, sobre mi vida personal.

    Te agradezco MUCHÍSIMO por aportar tanta buena vibra y frescura a este mundo que tanto lo necesita. Ojalá que Dios te siga permitiendo iluminar el camino de otros. Te envío un fuerte abrazo desde Venezuela!

    PD: Compartí tu video en Facebook. GENIAL!!!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Wow, vaya palabras bonitas, Carlos! No sabes qué orgullo y qué ilusión que te haya servido para comenzar a hacer cambios y tomar decisiones, ¡es la razón de ser de mi trabajo!
      Gracias, de todo corazón, por pasarte y por dejarme tus palabras. Seguiré trabajando duro para seguir aportando!!!
      Otro abrazo enorme para ti hasta el otro lado del charco,
      ML

  5. Me acabo de leer este artículo y he de decir que es muy acertado.
    Sobretodo porque yo me he encontrado en dicha situación y se perfectamente lo que te afecta.
    Y es que además es imposible gustar a todos.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Ay, y tanto que lo es. Yo me he encontrado grandísimos profesionales, que han conseguido grandes éxitos en su carrera, totalmente mediatizados por esa inseguridad y necesidad.
      La liberación que es cuando te das cuenta de lo que estás haciendo y que puedes «let go», es bestial.
      Yo estoy en ello 🙂
      Mil gracias por compartir!

  6. Ahora es nuestro momento. Podemos elegir forjar nuestro destino o seguir el camino que tantos tomaron. Debemos poder despertar un día y sentirnos orgullosos de haber perseguido nuestro sueño sin miedo al que dirán…
    Esta vida NO es suya… es NUESTRA
    Un besazo ML!!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Ay, que me emocionan tus palabras!!! OLE!!!!
      Bien dicho, Ana – forjar nuestro destino… qué potente, qué emocionante… qué reto con más sentido vamos a encontrar?
      Gracias por compartir!
      Un beso enorme :o)))

  7. Excelente post y el video mejor aún. Soy de los que no aprendieron a decir «no» y dependí siempre de lo que piensan de mí, etc. etc. ¿Qué logré? Pues nada, a los 62 años insatisfacción, pérdida de la salud hasta el extremo de necesitar mandar a la m… el trabajo y quedarme con tiempo para repensar mi vida que tengo mucho hilo para desenrollar todavía!!
    María Luisa me conquistaste!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Me quedo con esta frase que me ha gustado muchísimo: tienes mucho hilo por desenrollar todavía!!!!! A por ello!!!!
      Un abrazo enorme, José!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Me alegro, Jesús! gracias por comentar
      Un abrazo

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Gracias, Ángel!!!
      Un abrazo :o)

  8. Fabuloso artículo María Luisa. Estoy completamente de acuerdo con tus reflexiones. Deberíamos pararnos un momento y pensar detenidamente en este tema. Un millón de gracias por tu aportación!!!

    Saludos!!!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Gracias a ti por dejarme tu comentario, Chema! me alegro muchísimo que te haya hecho reflexionar.
      Un fuerte abrazo!

  9. Buenos días ML,

    Consciente de que puede (y debe) importarte una m**a lo que yo opine, mi más sincera felicitación y agradecimiento por tus palabras.

    ¡Me quito el sombrero!

    Un fuerte abrazo.

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Jajajaja!! lovit!!
      Gracias :o))))))))
      Abrazos!!!

  10. Buenos dias Maria Luisa!;
    Yo lo que quiero es sentirme bien conmigo misma sin miedo al qué dirán, al qué pensarán o que harán si yo hago o si digo esto o lo otro. Pero claro, eso me lo tengo que trabajar yo, nadie lo puede hacer por mi, pidiendo constantemente ayuda de fuera para conseguirlo. Hacer cada día un poquito, un pasito y lo más importante, persistir en el empeño, jeje (la parte más difícil por esa impaciencia que todos tenemos).
    Me ha encantado tu post y sobre todo el vídeo 😉
    Muchas gracias y que pases un buen día!
    Besos!

    1. María Luisa Moreno Cobián dice:

      Fíjate que yo creo que si logramos la primera parte de la proposición, la segunda vendrá: «sentirme bien conmigo misma». Ese debería ser el objetivo. Pero bien de verdad, bien desde dentro. Aceptándonos, aceptando nuestras imperfecciones, nuestras malas decisiones. Pero también reconociendo nuestra luz, nuestro «uniqueness».
      Ese es el verdadero trabajo.
      Gracias a ti por estar ahí, Anouk!!!

  11. ¡Qué crack eres! Esa fuerza que tienes para motivar ya te la envidiaría el mismísimo Rajoy 🙂
    ¿Y para cuándo tu siguiente producto?
    Abrazo XXL

    1. Fabuloso artículo, estoy totalmente de acuerdo. Qué fácil parece decir el mensaje y que arduo resulta hacerlo real. Todos en mayor o menor medida estamos «sometidos» a algo o a alguien…

      Menos mal que la edad, la vida y la madurez (y no por ese orden siempre) hacen que veamos lo que comentas.

      ¡Muchas gracias por compartirlo!

      1. María Luisa Moreno Cobián dice:

        Toda la razón, nada fácil porque supone arrancarnos pensamientos que nos llevan acompañando toda la vida. Yo también siento que el «cuajo» que te dan los años es un punto a favor para estas cosas ;o)
        Gracias a ti por comentar!!!!

    2. Los efectos secundarios de la tan manida marca personal y el que nos observan, destaco esto de tu artículo, muy bueno, piensa en [email protected] que buscan empleo por gran necesidad, los [email protected] en estos momentos:
      Yo acabé por darme cuenta que esa búsqueda constante de aprobación externa como estrategia de vida, es una mierda no puede funcionar. Es un círculo vicioso sin fin. Buscas una seguridad en ti mismo que venga a través de la validación de los demás… ¿y está funcionando?
      Ya sé la respuesta: no. Sólo te acabas convirtiendo en un yonki de esa necesidad de aprobación y validación externa.
      Esta forma de buscar tu propia seguridad, no va a funcionar nunca. Si la gente más aclamada por su trabajo, los más populares o los más exitosos –actores, artistas, empresarios que se han hecho millonarios…-, no se salvan de sentirse inseguros a pesar de ser las personas que más validación externa logran… será que no es esa la manera de sentirse seguro, amado, aceptado?

    3. María Luisa Moreno Cobián dice:

      jajajajaja!!! tú sí que eres un crack, Mariano! ;o)
      Pues aquí estoy, a todo meter para tenerlo terminado lo antes posible! yo soy la que más ansiedad tiene por que vea la luz!!! jejejejeje
      Es ese dichoso perfeccionismo que me tiene dándole mil vueltas… pero ya me he dado un ultimátum a mi misma, y me he puesto fecha para empezar a grabar, o sea que tendrá que estar sí o sí ;o)
      Ya os seguiré contando… VERY exciting!!!
      Besazos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *