Cambiar tu carrera profesional | Crecimiento + Desarrollo

Mi trabajo me aburre (y qué puedes hacer para solucionarlo)

Forges

Hace unos días me llegó este mensaje:

 

 

 

 

 

Esto mismo nos pasa a todos antes o después, porque llevamos en nuestro ADN el gen de “no-estar-perfectamente-satisfechos-en-un-mismo-sitio-por-mucho-tiempo”. Tan pronto conseguimos un objetivo, inmediatamente necesitamos el siguiente.

Pero: en cuanto a plantear en tu empresa – a tu jefe, supongo – que has dejado de estar feliz en tu trabajo porque estás aburrido y frustrado (o empezando a estarlo), lo primero que te diría es: no es el trabajo de tu jefe que tú estés feliz. Ese es TU trabajo.

El jefe y encargado de tu progreso profesional eres tú.

Es decir, que en ningún caso va a ser bien recibido por tu jefe que cojas tus problemas y se los sueltes encima de la mesa para que te los resuelva. Eso es lo que me hace mi hija de 7 años (“Mami, tengo sed”, “Mami, me aburro”), pero a un profesional se le presupone cierta madurez, y debe plantear las cosas y relacionarse con su jefe de manera diferente.

Vamos a ver cómo puedes abordar esto de la mejor manera posible:

Partimos de que tú debes asumir las riendas de la situación, empezando por tener claro qué necesitas y dónde podrías encontrarlo, y a partir de ahí, decidir tu estrategia

Es decir, antes de soltarle el marrón a tu jefe ;), la primera pregunta que te tendrías que hacer es: 

¿Puede darme mi jefe lo que necesito?

Si no sabes la respuesta sobre la marcha, plantéatelo de esta manera:

(Premisa: No estoy feliz en mi trabajo porque estoy aburrido y mi carrera se ha quedado atascada): ¿Hay algo que se pudiera cambiar en mi puesto actual –aumentar responsabilidad, trabajar con otros departamentos, asumir un proyecto nuevo…-, que cambiaría cómo me siento?

De no tener solución dentro de mi puesto, ¿puedo conseguir lo que quiero en mi empresa – hay algún proyecto distinto, otro puesto que solucionaría / mejoraría / cambiaría mi situación?

O dicho de otra manera, que antes de plantear nada – y si es que quieres conseguir algo positivo y no simplemente mosquear a tu jefe 😉 – debes empezar por investigar tú si realmente existe alguna posibilidad donde estás de avanzar en tu carrera, de conseguir lo que quieres.

Y sólo entonces, a efectos de mostrarte cómo puedes plantearlo ante tu jefe – o la instancia en la que corresponda plantear esto, pero ojito con puentear a tu jefe que eso no suele sentar especialmente bien-, digamos que sí has identificado que existe algún proyecto, algún rol, que está disponible y que reavivaría la llama. 

¿Cómo lo planteo?

No creas que con saber lo que quieres tú es suficiente, porque ahora tienes que planteárselo a tu jefe de manera que acepte ayudarte a hacer algún tipo de cambio. 

Para ello, ese proyecto (o funciones, o puesto) que a ti te interesa porque crees que te sacará del aburrimiento, debe a la vez resolverle algún problema a tu jefe para poder llevarle una propuesta.

Fíjate en el detalle, que no es baladí: lo ideal es que encuentres la manera en la que ese cambio pueda beneficiar a tu jefe para poder plantearlo desde ese beneficio.

Y una propuesta supone, para empezar, que el planteamiento SIEMPRE debe ser en positivo.

Por ejemplo, puedes plantearlo de esta manera:

“Ahora que hemos terminado de hablar de XYZ, tengo una idea que quería comentarte.

Ves que siempre te quejas de que cuando sacamos productos nuevos, o hacemos variaciones en ellos, desde que marketing prepara todos los contenidos hasta que la gente de telemarketing recibe la información, hay un plazo de tiempo que es un caos porque no dan los datos correctos a los clientes? Pues he estado dándole vueltas y creo que he encontrado una solución que, si no te parece mal, me motivaría mucho encargarme de ponerla en marcha.

Mi propuesta es – como yo tengo contacto directo con marketing, tan pronto estén trabajando en la información yo prepararía unos mini-trainings que…”

Y aquí incluyes la descripción de lo que propones hacer, pero no de cualquier manera! Debes haber preparado muy bien previamente:

  • La idea / solución / proyecto concreto en el que propones involucrarte, participar o desarrollar.
  • El beneficio que va a obtener tu jefe (o el jefe de tu jefe) – esto es importantísimo. Como ves en el ejemplo he buscado un tema del que su jefe “se queja” – es decir, que ya sabe que va a estar bien predispuesto porque le va a quitar un problema de encima.
  • Las posibles objeciones. ¿La más obvia? El impacto en tu trabajo actual. Esto tienes que considerarlo bien: si involucrarte en algo nuevo significa que parte de tu trabajo no lo vas a poder hacer, entonces tienes que adelantarte a este problema y buscar una solución. Puede ser hablar previamente con tus compañeros para tratar de que cada uno asuma una parte pequeña de ese trabajo, puede ser buscar alguna manera de automatizarlo…

En definitiva: debes identificar qué beneficio le va a reportar a tu jefe (o a quien se lo vayas a plantear), debes plantearlo en positivo, y habiendo buscado tú previamente las soluciones a las objeciones con las que te vas a encontrar, de manera que el sí sea casi inevitable.

¿Y si no encuentro una solución?

¿Qué pasa si al hacer este proceso te das cuenta que en tu empresa actual no existe una solución para ti? ¿Qué ocurre si estás en una de esas empresas “estancas” donde nadie se puede mover ni un milímetro de su sitio, o si es tu jefe quien jamás te va a dejar moverte a ninguna parte -de éstos los hay y por desgracia, muchos-?

Pues si te das cuenta que en tu empresa no te pueden dar lo que estás buscando, entonces sin duda debes plantearte llevarte tu talento a otra empresa donde todos los retos sean nuevos, donde renueves tus competencias, tu ilusión.

En este caso la pregunta que debes hacerte es:

¿Qué estoy dispuesto a hacer para conseguir YO lo que quiero?

Porque a lo mejor, en vez de lanzar una propuesta, lo que tienes que lanzar es… una búsqueda de empleo.

Si haces este proceso como te lo he planteado, por una parte tendrás claridad y por otra, sabrás la estrategia a seguir.

Espero que te sirva.

P.d.: He preparado un nuevo entrenamiento para entrenarte en el arte de dominar los procesos de selección >> HAZ CLIC AQUÍ << para acceder!!

 

 

Publicaciones Similares

8 comentarios

  1. Hola mi nombre es Armando, y mi trabajo es aburrido, debido a que me siento atascado en encontrar nuevos clientes sin obtener medio centavo de comision, como motivacion del mismo. Me siento frustrado y enojado conmigo mismo. Me considero una persona persuaciva y con gran facilidad de palabra y convencimiento, pero mi jefe no muestra una migaja de humildad para motivar al personal y esto es peor que una funeral. Siento que no avanzo. Ya me estoy artando de la misma cantaleta toda los dias.

    1. Lo mismo mi trabajo quiero ser mas feliz que hago…….

  2. El chico recalculando dice:

    Ay, la verdad es que cada vez que leo un post tuyo, agradezco a Dios haberte encontrado en este océano llamado Internet.
    Por otro lado, siento pena de estar «molestándote» todo el tiempo con mensajes, y no poder «pasar a la acción», que es lo que quiero hace tiempo (por si no lo recuerdas, María Luisa, quiero hacer uno de tus cursos pero hasta ahora no pude girarte el dinero… por ahora!)

    Y luego de leer todo, también me da pena que casi todo en esta vida tenga sólo 2 opciones generales: o mejoras lo que tienes o te buscas otra cosa. Lo segundo suena a escapismo constante…

    Te escribo hoy porque justo hoy tuve un sentimiento un tanto feíto mientras hacía mi trabajo. Volver de las vacaciones te pone de frente al «monstruo», y te acuerdas por qué querías tener vacaciones antes del verano…

    Muchas veces me siento como prisionero, como ya «asignado» a trabajar en determinado ámbito (docencia). Yo sé que no es así. Hice un gran cambio mental en estos últimos 2 años ( en parte, gracias a tí!! 😉 ), pero cuando miras la realidad, sólo un milagro podría sacarme del lugar donde estoy. He tirado un par de CV’s por ahí el año pasado, pero tampoco sé si esas opciones eran las que yo quería. A veces pienso «qué suerte que no me han llamado!»…

    Y entre que soy multiapasionado y soy exigente, como que mi Santo Grial tengo que inventármelo! Es algo muy complicado, ML… A veces tengo la sensación que no voy a poder encajar en ningún lado, y que el del problema soy yo. Pero yo sé que no es así.
    Justo cuando hoy volvía del trabajo pensaba que «si yo me siento bien, entonces puedo rendir bien».

    Y como eres nuestra «job-confident», te cuento que por fin ayer renuncié al cuarto trabajo que no me interesaba hacer!!! Fue una gran alegría mandar el telegrama. En 26 meses me fui de 4 lugares, y jamás me arrepentí! Por otro lado, conseguí 4 trabajitos nuevos, que veremos como andan, pues no tengo nada que perder, así que por ese lado estoy tranquilo.

    Pero volviendo a la frase anterior, si yo estoy bien, puedo sacar mis talentos afuera, desarrollarlos, y hacer el bien a los demás, que es como el leitmotiv de mi vida.

    Yo creo que mi conflicto pasa por trabajar en la formación de personas «con nombre y apellido». Porque es difícil trabajar con gente que no tiene tu misma escala de valores morales. Entonces me pregunto: ¿realmente ayudar a los demás es lo que quiero en la vida?. Si fuese así, ¿de qué modo?. Porque tal vez yo creo que soy bueno para eso, o me han «diseñado» para eso, porque es algo que debo lograr, que patatín patatán… En definitiva, uno puede tener las mejores intenciones, pero si no funciona, no funciona.

    El 2016 fue un gran año para mí, y en lo que va del 2017 no hay cambios (por suerte). Igual me gustaría que me vaya mejor, porque creo que sintiéndome mejor, me va a ir cada día mejor a mí y a los que me rodean. Parece un cuento de hadas lo que digo, pero yo creo que no es así. Yo creo que una vida así ES POSIBLE.

    Gracias.

  3. Hola María Luisa,
    Creo que este post describe el único camino adecuado para poder mejorar la situación de aburrimiento, pero a su vez te evita malos entendidos con tu jefe y no se cerciora que quieras dejar la empresa, porque si se lo dices abiertamente, con toda sinceridad, es más que probable que no solo te aburras de hacer tu trabajo sino que te aburras de no hacer nada porque quieran prescindir de ti.

  4. Qué diferencia cambiar el lado del enfoque. Estamos demasiado acostumbrados a «delegar» nuestro bienestar, y en el jefe o un curro de mierda especialmente. Supongo que es más cómodo que tomar las riendas…

  5. Gracias Maria Luisa por compartir este post del trabajo aburrido, yo estoy super aburrida en mi trabajo, estoy de limpieza muy saturada, me gustaria cambiar de trabajo, en noviembre del año pasado estuve en una feria de empleo y eche un monton de curriculums y no me han llamado todavia ninguno donde lo eché, queria preguntarte como salir de una empresa que es muy toxica, me refiero gente que te tiene manipulandote a su antojo y como quiere, y ningun preparador laboral te ayuda te manejan como quieren, te agradeceria mucho que me contestaras, gracias. Saludos de Cecilia

  6. Gracias por tus consejos! son siempre muy acertados. Me haces ver las cosas desde otro prisma, pensar y darme cuenta de cuantos erróres se comenten a veces sin ser conscientes.

    Gracias por atender todas nuestras dudas y miedos! Eres un gran apoyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *