| |

La distancia entre tú y Nadal

CARGOLS_141_ESP

Francho

 

Hoy vengo con una pregunta importante. Probablemente una pregunta que no te has hecho así nunca. Y puede que escueza.

Porque somos especialistas en ver la paja en el ojo ajeno, especialistas en el «yo merezco». Queremos pensar que somos tan inteligentes, guapos y merecedores del éxito como dice mamá… pues vamos a pasar la prueba del algodón a ver si es verdad.

Ponte delante del espejo y dí: «Espejito, espejito mágico…» ;o).

Y dale play al vídeo ;o).

Debajo, como siempre, el script del vídeo para quien le guste más leer.

Te espero en los comentarios.

 

 

SCRIPT >>

Dejando de lado los casos evidentes de quien se apellida Koplowitz , Colonques, Ortega, Fernández-Tapias, Botín, Alba… – ya pillas a qué me refiero-, el resto de españolitosdeapié que no hemos nacido *con una flor en el culo* (con perdón por lo de flor), empezamos todos por el mismo sitio:

Somos todos AMATEURS en lo que hacemos.

Empezamos nuestra andadura profesional de una forma muy democrática: ninguno tenemos ni p** idea de nada. Básicamente.

Pero en algún momento, todos tenemos la capacidad de tomar una decisión: ¿me quedo como amateur o trabajo para alcanzar el siguiente nivel?

No penséis que el que es amateur deja de serlo obligatoriamente con el paso del tiempo… nop (igual que el que es inmaduro puede serlo toda la vida… hasta los 20 años tiene su gracia, pero después?).

Hay gente que decide ser amateur toda la vida.

¿Por qué?

Mucha gente se queda en amateur toda la vida porque no aguanta cuando las cosas se ponen cuesta arriba. Detrás de esta razón puede haber falta de autoestima o de carácter (ente otras).

Hay gente que “no ha encontrado el trabajo que le motiva” para subir al siguiente nivel. Esto es una excusa con todas las letras. Don’t get me started.

Hay gente que se acomoda en su zona de confort. No quiere que las cosas cambien, no quieren retos, no quieren ponerse a prueba. Detrás hay una serie de miedos: al fracaso, a la falta de seguridad, al riesgo, a defraudarse, a no dar la talla, al ridículo, etc.

Toda esta gente son los de “Mejor malo conocido que bueno por conocer” (cuánto daño ha hecho el refranero popular!).

Son personas que prefieren la infelicidad a la incertidumbre.

Y están los que toman la decisión de ser PROFESIONALES.

Esa gente con empuje, con ganas, que quiere hacer, lograr, conseguir, provocar. Quiere dejar su huella. Quiere aportar algo al mundo, a sí mismo, a su entorno. Quiere ser reconocido, quiere ponerse a prueba.

Un PROFESIONAL (así, con mayúsculas) toma la decisión de serlo mucho antes de empezar el viaje.

Porque es muy fácil ser PRO (como los llaman los angloparlantes) cuando estás en el mega-trabajo. Cuando has montado la súper startup y te está generando muchas lechugas.

Pero ser PRO significa serlo mientras estás en trabajos mierderos, poco interesantes, poco excitantes. Ser PRO significa que sabes que esos trabajos son el medio para mejorar, para ejercitar, para desarrollarte, para aprender – el único medio para llegar a la cima.

Ser PRO es una DECISIÓN.

 

Nadal no tiene superpoderes: Nadal tomó una decisión.

Muchos eran mejores que Nadal cuando empezó. Más fuertes, más técnicos, más naturales, incluso. Entonces, ¿por qué los demás no llegaron y él sí? Por su férrea actitud mental. Porque tomó una decisión y asumió lo que ello implicaba.

No digo ni espero que ninguno de nosotros seamos el equivalente a Nadal. Él está en el tercer nivel: el de ESTRELLAS.

Una ESTRELLA comenzó como AMATEUR, trabajó su camino como un PROFESIONAL, continuó donde los demás abandonaban y llegó a ser ESTRELLA.

La fórmula es así de impactantemente sencilla.

La gran mayoría nos movemos en los dos grupos más abultados: los AMATEUR y los PRO.

Si estás leyendo esto es porque tienes algo en común con los otros miles de personas que lo van a leer: tienes una carrera profesional por delante. Tienes mucho que hacer, mucho que lograr y mucho que demostrarte.

Si quieres.

HOY te pregunto: ERES PRO O ERES AMATEUR?

Sé muy sincero contigo mismo. Tú sabes si has mantenido una actitud de lucha, de compromiso contigo  mismo, de sacarle el máximo provecho a lo que haces.

Y si tu conclusión es que hasta ahora has sido un AMATEUR, la siguiente pregunta es:

 

¿Qué quieres ser a partir de ahora, PRO o AMATEUR?

 

Si tu respuesta ha sido PRO, espero que me lo cuentes en los comentarios de este artículo. Y no te vayas lejos, que próximamente te contaré por dónde tienes que empezar.

P.d.: Esto lo planteé por primera vez hace unos meses en una charla. Y pedí a los asistentes que tomaran esa decisión. Si es tu caso, me encantará que me cuentes si has mantenido la decisión que tomaste ;).

 

 

Publicaciones Similares

15 comentarios

  1. Bueno, yo me considero amateur a veces y pro otras. En según qué cosas. Hay cosas que me cuesta mucho aprender porque no me motivan nada nada pero hay otras que he aprendido poco a poco y en las que me considero pro…quisiera aprender a ser más pro, sobre todo cuando los vientos no son favorables, que es cuando más se necesita. Gracias por el post!

  2. Yo soy PRO.
    Lo sé desde hace mucho tiempo, y es uno de los ejes que me ha mantenido fuerte en los momentos difíciles, en los que incluso llegaron a poner en duda mi profesionalidad.
    Dudé de mí mismo, pero creo que seguí adelante porque la profesionalidad no es un estado, sino una característica. Y lo que soy, soy.
    Nuestro entorno no ayuda demasiado a reforzar a los profesionales, por eso me atrevo a animar a los que decís que queréis ser PRO que asimiléis que lo sois, asumáis la responsabilidad que ello implica y actuéis siempre en base a los dichosos «criterios de profesionalidad»; para mí: coherencia, sentido común y aporte de valor.

    María Luisa, ¡mil gracias por tu post!
    Como siempre, éste también permite generar un momento de reflexión y mejora.

    Un abrazo.

    Joseba

  3. ML, inquietante pregunta y mi respuesta definitiva es amateur y con sueños de Pro pero pocas ganas de salir de la zona de confort real, aunque me escueza reconocerlo…
    Tomar en firme consideración esta pregunta ya te propone un camino y pienso seguirlo! Muchas gracias!!

  4. Muy interesante Maria Luisa, estás muy guapa en el vídeo! Ahora ya puedo ponerle un rostro a la autora del blog, en mi caso me siento ambos Pro y amateur, voy variando entre el uno y otro o para algunas cosas soy pro y para otras situaciones amateur, pro porque acepto trabajos en los que pagan poco, empleos en los que nunca he trabajado para no quedarme estancada y seguir avanzando, por aquello de que más vale pájaro en mano… y me digo a mi misma, va cógelo! es un trabajo y seguro que saco algo de provecho, aprendo cosas, pero también soy amateur en el sentido de acomodarme, después de un buen tiempo buscando empleo si no encuentro me desanimo, me cuesta encontrar ganas para salir de la situación de desempleo, después me animo y vuelvo a la carga pero tengo días que me cuesta (pocos por suerte) hasta que vuelvo a estar en pie y preparada para la carga de nuevo jejjje…, así que quiero ser pro también, con muchas ganas de ver el siguiente vídeo,
    un saludo!
    Mar

  5. Hola! lo suscribo pero me quedo con dudas… ¿qué pasa cuando dejas ese trabajo que no te gusta, cuando dejas la infelicidad por la incertidumbre de encontrar algo mejor, y al final esa incertidumbre no sale bien y te lleva a otra infelicidad diversa?

    1. Voy a ser un poco lanzado y adelantarme a la respuesta de Maria Luisa dando mi humilde opinion basado en mi propia experiencia:
      La felicidad no te la da llegar o no al objetivo, sino saber que estas luchando por él. Lo importante es el viaje, no el destino que dirían otros. Por tanto, el problema no es si no llegas, sino si nunca llegas a saber si hubieras podido llegar o no.

      Nadie te va a garantizar el éxito. Pero es que el éxito no es tan importante en realidad.

      Un saludo!

    2. Eso se llama «pegarse una hostia» 😉 lo que hay que hacer es levantarse y seguir hacia tu objetivo…..

  6. Hola, María Luisa, en respuesta a tu pregunta del origen de la expresión «que no se lo salta un gitano», he encontrado la siguiente respuesta:
    «(…)El origen lo encontramos seguramente en la Andalucía de finales del XIX, donde muchos bandoleros, la mayoría de raza gitana, cometían numerosos robos en las fincas de los grandes terratenientes o en las casas de los pueblos de las montañas. El primer remedio que se encontró a este problema fue obviamente construir muros más altos alrededor de las casas para que ninguna persona fuera capaz de saltarlo sin ayuda de herramientas. Esta primera medida no detuvo a los gitanos, que desarrollaron un particular sistema de pértigas (como puede verse en la foto) para sortear el obstáculo con discreción durante la noche. Fue a partir de este momento que en algunos panfletos de publicidad de obreros comenzó a aparecer la expresión “Construya para su casa un muro que no se lo salta un gitano. Ni con pértiga“. Obviamente no hizo falta mucho tiempo para que, ayudada del gracejo popular, la expresión de los panfletos pasara a considerarse una especie de unidad de medida que indica lo exagerado o tremendamente grande.»
    La respuesta, la he encontrado en este enlace http://emitologias.com/2014/04/26/que-no-se-lo-salta-un-gitano/
    Ahora, vayamos al post. Me he visto muy reflejado en todo lo que dices en el mismo, y creo que tus palabras me van a ayudar a hacer ese salto de calidad que necesito, así que quisiera darte las gracias por ello. Aprovecho también para desearte que pases un buen fin de semana.

  7. Yo PRO … PRO-fesional, PRO-vocador, PRO-ductivo, PRO-lífico, PRO-letario (qué le vamos a hacer 😉 ), PRO-miscuo (jajajajaja…. es broma , menos mal que mi mujer no me está escuchando 😉 Y PRO-tagonista de una vida PRO-spera (uff!… cogido con alfileres 😉 ) con mogollón de PRO-yectos … Ahh! y muy, muy, muy PRO-ZumoDeEmpleo 🙂 .

    Besetes y nos estamos leyendo!

    Víctor.

  8. Hola Maria Luisa
    Yo también quiero ser PRO . Pero como comentó Anouk me falta el «echapalantismo» a veces .
    Me ha dejado inquieto el video . Espero ansioso el proximo post .
    Que tengas un buen fin de semana .
    Aloha

  9. ¡Yo quiero ser PRO! y me lo creo, eh! pero bueno, a veces me despisto un poco de mi objetivo…

  10. Buenos días Maria Luisa,
    Pues a la pregunta de si soy Amateur o PRO, por un lado diría que soy Amateur y por otro PRO. En realidad no puedo elejir ambos pero te voy a explicar por qué.
    Entre mis cualidades/defectos como persona reconozco que no tengo la característica de ser ‘echadapalante’. Cierta falta de autoestima o carácter hace que dude, que me quede más tiempo del necesario en el ‘y si’ o que me frene mi miedo a equivocarme, miedo al ridículo. Sin embargo, parece como si entrase en una cadena de montaje en el que finalmente llego al punto de apretar ese botón que hace que haga lo impensable para afrontar nuevos retos, afrontar miedos y en definitiva, ser PRO en trabajos mierderos o poco interesantes por el simple hecho de aprender.
    Yo que soy psicóloga he ocupado puestos de trabajo en los que jamás me imaginaba verme: estar en un quiosco de helados, ser animadora infantil en un hotel o estar de dependienta en una tienda de ropa. Trabajos que se me hicieron cuesta arriba pero que superé con creces, puesto que al aprender lo que te toca en ese trabajo ‘incomprensiblemente’ o como por arte de magia se te ofrece otra oportunidad para seguir mejorando.
    En respuesta a tu pregunta puedo decirte en voz en alto que QUIERO SER PRO aunque lo importante no es decirlo (con la boca pequeña) sino creertelo, comprometerte con ello y mantenerte firme en tu decisión.

    Gracias por tu post. Me ha encantado.
    Que pases un buen fin de semana.
    Anouk

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.