Mel

 

“La sola idea de acercarme a hablar con esa persona para darle mi CV me hace temblar”

Puede que esto pase por tu cabeza cuando piensas qué supone hacer networking. Te imaginas una sala llena de gente, y tú teniendo que acercarte uno por uno a todos los Directores de RRHH que puedas, que no te conocen de nada y que te intimidan enormemente, para darles tu CV y pedirles que “te tengan en cuenta en sus procesos de selección”.

Así visto, no me extraña nada que la película de “It” te parezca como de Disney comparado con el miedo que pasas tú haciendo networking.

Pero es que si piensas que hacer networking es ponerle ojitos de pena a la gente y rogar que te den un trabajo – entonces es que lo estás haciendo mal.

 

Networking no es PEDIR, es DAR.

 

Usamos el palabro en inglés, network, a falta de uno así de chulo y presumido en español ;), pero no estamos hablando de nada que no se hiciera desde la época de las cavernas: 

 

Networking es entablar relación con personas con quienes tienes intereses comunes y en algún momento, posibilidad de ayudaros

 

Y como se dice que “el demonio está en los detalles” – un detalle en el que no sé si te has fijado: “entablar relación”.

 

El objetivo de hacer networking no es pedir un trabajo, el objetivo es darle a la otra persona la oportunidad de conocerte.

 

Es pasar algo de tiempo compartiendo ideas, conversando sobre lo que tenéis en común (profesionalmente, preferiblemente, pero no exclusivamente) (caray, cuántas mentes), y pasar la tensión inicial de conversar con un extraño a poder estar agradable y cómodamente charlando.

Y en esa relación que se entabla, tienes que estar tratando de averiguar de qué manera tú podrías en algún momento serle de utilidad – ayudar – a esta persona en algún aspecto de su carrera o de sus objetivos profesionales o de negocio (que al final, es una manera de ayudarle en su carrera).

Espera, voy a entrar en detalle que no quiero que esto se  quede así “en el aire”:

Cuando inicias esa conversación con alguien que puede ser interesante y relevante en tu carrera, tú no tienes que estar pensando “en qué momento le suelto mi CV” o “en qué momento le digo que me recomiende en su empresa” – que por otra parte, es súper estresante e incómodo pensar que tienes que hacer eso, y probablemente haga que toda la conversación se tense  -.

Tú lo que te tienes que centrar en conseguir es:

 

 

Primero – CAPTAR

Hacerte una idea de qué le interesa a la otra persona. Averiguar en qué punto de su carrera está, qué le gusta de lo que hace, de su empresa, del sector, y qué cosas le motivan, le parecen importantes…

Segundo – AGRADAR

Asegurarte que durante la conversación estás demostrando a esa persona que genuinamente te interesa lo que te está contando y que quieres aprender –sobre él, sobre su trabajo, sobre su empresa, sobre el sector…-

Tercero – TRANSMITIR

Aquí viene la parte de “trabajo” que tienes que hacer tú: esa persona tiene que poder hacerse una idea (aunque sólo sea un destello) de cómo sería trabajar contigo. De cómo eres como profesional. Si en algún momento futuro tiene la posibilidad de hablarle a alguien de ti, previamente tiene que haberse hecho una idea positiva de ti – pues tómate la oportunidad también para contarle “how you roll” – es decir, cómo piensas, qué te mueve, cómo funcionas… –

 

No te estoy diciendo que hagas nada que no sea normal o que no hayas hecho infinidad de veces. Lo que pasa es que probablemente lo has hecho para ligar y no en un entorno profesional 😉 Pues la idea es muy parecida!:

Es mostrar interés en todo momento, hacer preguntas abiertas para facilitarte que te cuente cosas, tomar buena nota de lo que ves que le gusta, que le interesa, y contar cositas sobre ti que te dejen en muy bien lugar y se dé cuenta de lo buena gente que eres , que eres de fiar… y que se acuerde de ti.

¿Ves? Lo mismito que cuando te presentan a alguien que te mola así a primera vista (y con los mismos nervios!)…

El caso es que consigas que se genere un ambiente distendido y conversacional para que en un momento dado en el futuro, tengáis una mínima confianza para que tú le puedas pedir algo o que lo pueda hacer él contigo.

Y definitivamente, como NO se genera ese ambiente distendido y esa posibilidad a futuro de esa recomendación para un trabajo, es si vas con el CV entre los dientes, o si toda la interacción que tenéis es para que tú te dediques a marcarte un “yo, me, mí, conmigo”.

No te limites a ver a la otra persona como un cacho de carne que quieres que haga algo por ti, sino como alguien con inquietudes e intereses, igual que tú, de quien puedes aprender y con quien puedes compartir información.

Y ya veremos si más adelante puede ser la persona que te dé la oportunidad de tu vida porque se entere de que en su empresa hay una vacante que justo te encaja y te avisa, o porque tú te enteres y te haga el favorazo de llevar tu CV a RRHH y decirles que te conoce y que le parece que podrías encajar.

Pero para que eso pase, tienes que preparar el terreno.

Lo contrario sería pedir a alguien en matrimonio en la primera cita (en realidad, tenía un ejemplo más contundente pero como estamos en horario infantil, me lo guardo 😉

Si te quedes con estas DOS ideas, me doy por satisfecha:

 

PRIMERA: que el networking es una PRIORIDAD para ti.

No me lo discutas – no hay estrategia más eficaz y definitiva para que consigas ese trabajo que lleva tu nombre. Y no me pongas excusas: sé que ahora te da pereza, pero hay formas sencillas de hacerlo, adaptadas a tu forma de ser que no requieren grandes inversiones de tiempo y de esfuerzo.

SEGUNDA: que el networking no es PEDIR sino DAR.

En el momento en que te quites de la cabeza la idea de que tu blanco son las personas de RRHH y tu objetivo es “colocarles” tu CV, verás como te relajas y todo empieza a ir mucho mejor. Y además, es que lo contrario no funciona, así te lo digo.

 

Si no sabes por dónde empezar, yo te digo dónde lo tienes más fácil: Linkedin.

Pero no vayas a cag**la! Que Linkedin tiene sus formas y sus tácticas y no se puede entrar ahí como un elefante en una cacharrería como lo hace la mayoría de la gente.

Primero tienes que tener tu perfil más bonito que un San Luis, y lueeeeego te pones con el networking.

 

Venga, que te lo voy a poner más fácil todavía: te lo cuento en un vídeo nuevo, preparado con el sudor de mi frente 😉 en el que te doy un montón de información que tienes que saber para empezar, haz click aquí:

 

 

No te pierdas el vídeo – es prácticamente una masterclass y te voy a dar muchas pistas para aplicar en tu perfil.

Ya sabes dónde localizarme si me necesitas, y por supuesto, si te animas a dejarme tus comentarios, me harás very very happy.

Fuerza y valor!

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares