Seleccionar página

Viñeta de Mel

Creo que no hace falta introducir mucho este tema: es universalmente reconocido que la mayoría de los puestos de trabajo se consiguen a través de contactos… por tanto, manos a la obra: a hacer y mantener contactos!!.

1. No te puedes limitar a hacer contactos cuando los necesitas: Cuenta con que los vas a necesitar en más de una ocasión por más de un motivo, por tanto, comienza ya y no pares nunca. A muchos nos pasa que cuando estamos  encantados de la vida en un trabajo nuevo directamente ignoramos al resto del mundo. Y un buen día empieza a haber rumores de que habrá despidos – o peor, te toca directamente -, y entonces nos lanzamos como perro  por un hueso y pretendemos reconectar inmediatamente con todos nuestros antiguos contactos como si nada hubiera pasado. Aaaaaaamigo… volubles, no?.

Los contactos, como las plantas, necesitan de riego constante –algunos diario, otros semanal, otro mensual… dependerá-, por que si no, se mueren (luego la gente es educada, no te van a escupir en la cara, pero ya no será lo mismo y ya no tendrán tanto interés por hacer algo por ti).

2. No pienses que esto de hacer contactos, hacer networking es sólo para los altos ejecutivos o para las empresas: ¡Ah, no!: tanto si estás buscando tu primer trabajo, independientemente del sector en el que te muevas, como si quieres trabajar desde casa, te aseguro que tener contactos sólo tiene un lado: el positivo. Empieza a sembrar YA porque no tienes ni idea de qué te depara el futuro y quién será pieza clave para formarlo.

3. Y tampoco esperes que nadie te eche una mano por tu cara bonita: la clave del networking es EMPIEZA POR DAR. Aporta, comparte, invita, refiere, ofrece… empieza por ser tú generoso porque sólo de esta manera podrás esperar que alguien lo sea contigo en el futuro.

4. Hoy en día tenemos muy cómodo hacer networking sentados delante del ordenador, es cierto, pero mi recomendación: desvirtualízate de vez en cuando y experimenta el contacto personal. Nada se puede comparar, nada te da un feeling y un conocimiento de las personas como el mirarles a los ojos directamente. Aprovecha los eventos que se convoquen, nunca sabes qué persona clave puede estar ahí también – porque los reclutadores, quienes toman las decisiones en las empresas (o quienes conocen a los que toman las decisiones), no son ermitaños, y de vez en cuando te puedes topar con gente muuuuuyyyy interesante en distintos eventos.

5. Otro aspecto clave es estar preparado: Te van a preguntar “¿y tú a qué te dedicas?” o “¿qué has hecho hasta ahora?” o “¿qué tipo de trabajo buscas?” (con un poco de suerte, eso es que has interesado!). Prepara tu “elevator pitch” (una presentación de ti mismo en el tiempo que dura un viaje en ascensor) de antemano, que no te pille de improviso si tienes que decirle a alguien qué buscas en la vida… en 30 segundos.

6. Y ahí va otra regla de oro del networking – que te funcionará en general para cualquier tipo de relación: haz que la gente se sienta cómoda contigo. ¿Cómo? ESCUCHANDO más que hablando. No te pongas a hacer auto bombo o auto publicidad como una metralleta. Sé natural – si sale el tema, bien, si no, lo que buscamos es desarrollar un contacto, no hacer una venta ;).

Para acabar, recordarte: mantén el contacto, haz seguimiento de tu red de contactos y agradece SIEMPRE si alguien te echa una mano por poca cosa que sea.

Espero que este sea el comienzo de una gran amistad… 😉

Fuerza y valor!

ML

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares