Viñeta de Mel

La mejor recomendación que te puedo dar con respecto a la carta de presentación es esta: si no te vas a tomar la molestia de hacerla BIEN, no la mandes.

Cada movimiento que haces en el proceso de búsqueda de trabajo tienes que tener muy claro para qué lo estás haciendo – el fin último es VENDERTE, ¿no? Bueno, pues plantéatelo como lo hace la gente de marketing de Coca-Cola, por ejemplo. En este caso, tu producto eres tú. ¿La gente de Coca-Cola hace campañas de marketing, anuncios o promociones mediocres? Pues no. Está todo pensado, calibrado, conocen a su cliente, conocen sus puntos fuertes, se esmeran, innovan, son creativos, directos, precisos.

¡Pues tú igual! ¿O acaso es más importante su producto que el tuyo? Por tanto, empezando por la carta, date cuenta que enviar una presentación de ti mismo que sea sosa, clon de otras 1.000 que ya ha recibido el reclutador, que no aporta nada particular sobre ti o sobre tus capacidades… tiene en realidad peor efecto que no mandar nada.

Si estás dispuesto a presentarte a ti mismo de la manera impactante que Coca-Cola presenta su producto, te voy a explicar en tres pasos cómo puedes hacerlo:

~ PRIMERO: IDENTIFICA QUÉ TIENES TÚ DE ESPECIAL ~

Las cartas de presentación suelen estar centradas en hechos: “he desempeñado tal puesto”, “he sido responsable de un equipo”, “he participado en tales proyectos de la empresa”, “tengo experiencia como consultor de cual”… y así no vas a ninguna parte. La persona que está leyendo esta carta lo que quiere saber es “¿en concreto qué me puedes aportar tú a mí y a mi empresa?.” Si tu respuesta es: “aporto experiencia en ventas”, no estás diciendo nada – o más bien, nada que no puedan aportar cientos de otras personas.

Aléjate de decir exactamente lo mismo que los demás, y céntrate en: ¿qué te hace distinto, especial, mejor para ese puesto que los demás? Siéntate y piensa sobre tu experiencia laboral; haz una lista identificando cuáles son tus puntos fuertes, qué haces bien – mejor que los demás -, expresándolo de manera que resaltes los resultados que has logrado con ejemplos reales. Te recomiendo encarecidamente que no mientas ni inventes resultados: lo único que hay que hacer es resaltar los aspectos que te interesan, acercándoselos al máximo al seleccionador, mediante ejemplos que vaya a entender claramente.

~ SEGUNDO: IDENTIFICA QUÉ NECESITAN ELLOS ~

Aunque seguro que te habrá salido una lista extensa y que podrás aportar valor añadido a la empresa de muchas maneras distintas, esto no es un concurso a ver quién hace más cosas bien, sino quién hace bien exactamente lo que la empresa necesita, lo que a la empresa más le interesa.

Detrás de una nueva contratación siempre hay una necesidad en la empresa: vender más, organizarse mejor, posicionarse mejor, aumentar la satisfacción del cliente (ergo vender más)… Trata de identificar cuál es esa necesidad concreta para poder posicionarte – normalmente esa información está en el propio anuncio del puesto. En estos casos, además, viene fenomenal haber trabajado previamente tu red de contactos, a fin de localizar a alguien dentro de la compañía que te puedas dar información relevante.

~ TERCERO: UNE LOS PUNTOS ~

Sabes lo que la empresa necesita y sabes cuáles son tus puntos fuertes… pues ya sólo te queda unir ambos. Pon por escrito:

* El problema/necesidad de la empresa es:

* Yo puedo ayudar a solucionar este problema/necesidad porque soy/tengo:

* He solucionado problemas/necesidades similares en el pasado haciendo:

El resultado: Si tu ventaja competitiva es tu experiencia, fíjate en la diferencia entre decir: “Tengo cinco años de experiencia en el área comercial” o decir: “En estos cinco años como comercial en X, he logrado superar consistentemente mis objetivos de ventas anuales y he aumentado mi cartera de clientes un 15% por encima de la media de la empresa”.

O bien, si tu ventaja competitiva es: “Extensa experiencia en ventas y formación en marketing” prueba a plantearlo así: “Mi experiencia en el área comercial y formación en marketing me dotan de una especial capacidad para crear planes de marketing pegados a la realidad de las necesidades de los clientes, logrando incrementos reales en ventas.”

¿La diferencia? Aparte de resaltar de una manera más palpable tus capacidades, estás mostrándoles cómo les vas a ayudar, qué eres capaz de aportarles, de solucionarles. Si logras “clavarlo”, habrás conseguido en menos de cinco segundos dejarle bien claro al seleccionador por qué eres mejor que los demás para ese puesto. Pues ¡manos a la obra!.

Si te ha interesado este post, puedes recibir los que escriba nuevos en tu correo – en la columna de la derecha encontrarás la opción de suscribirte por e-mail :D Gracias!.

Si quieres la URL corta para compartir este post, aquí la tienes: http://wp.me/pQlpC-dU

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This