Claves para enfrentar tu búsqueda

La preparación de la entrevista: dónde falla todo el mundo y 3 recomendaciones tácticas para diferenciarte

Todos hemos tenido experiencias profesionales poco satisfactorias. Uno acepta el puesto con toda la ilusión… y por desgracia se puede acabar convirtiendo en la peor decisión de nuestra vida.

A veces tarda un tiempo – las cosas cambian, cambia la dirección – pero por desgracia, muchas veces desde el primer momento te das cuenta que te has metido en la boca del lobo.

Que no va contigo, no encajas, o que las cosas no son como te las pintaron en la entrevista… el caso es que está claro que las expectativas que te hiciste y las que se hicieron ellos contigo, no se están cumpliendo. 

Y encima, para hacer las cosas más complicadas… nos quedamos en el sitio.

Alargamos la situación, bien por miedo a volver a salir al mercado, o con la esperanza de que las cosas cambien. Pero lo que ocurre es que poco a poco se va necrosando la situación.

Y, claro, tu jefe empieza a ser un déspota, un controlador, o todo lo contrario: empieza a pasar de ti. En tu cabeza, la empresa y todo lo que hace es deleznable y tu jefe, detestable.

Por descontado culpamos fuera, pero la realidad es que ambas partes se han equivocado.

La herramienta que está diseñada precisamente para que ambas partes hagan el due diligence de conocerse, de asegurarse que se entienden, que entienden cómo hacen las cosas, que entienden qué es importante para cada uno (las entrevistas)…  a menudo ni se gestiona bien ni se consigue la información que realmente cada parte necesita.

Se convierte en una pantomima en la que ambas partes están mostrando un mundo ideal, un sesgo de cómo son realmente y cómo son las cosas en la empresa, que claro, cuando llega la hora de la verdad y se levanta la cortina… tiene poco que ver con la realidad.

Lo importante no es que la empresa te diga SÍ sino que encaje contigo y te MEREZCA – y si no te merece, que te diga NO, es lo mejor que te puede pasar.

Y para saber si la empresa te merece, encaja contigo y con lo que buscas en tu carrera, tienes que ENTENDERLA. Tienes que sacar el máximo de información, tienes que buscar personas que te cuenten la realidad de las cosas. Tienes que saber hacer las preguntas adecuadas.

Sí, lo ideal es que las empresas fueran más humanas en sus procesos y más transparentes, y no contaran la película como les gustaría que fuera sino como realmente es. Y si como realmente es no atrae a candidatos, entonces tienen un problema que solucionar, no una realidad que ocultar.

Como candidatos es IMPORTANTÍSIMO que sepamos sacar el máximo partido a los procesos de selección – no sólo para demostrar el valor que podemos aportar a la empresa, sino porque es imprescindible lograr el máximo de información para asegurarnos que no nos estamos metiendo en la boca del lobo.

Ya somos mayorcitos para saber que lo que nos cuentan en la entrevista, es información sesgada. Es interpretación. Es el tráiler de la película – y cuántas veces no has visto un tráiler que prometía y luego la película ha sido una gran decepción?

Sé que quieres trabajar para una empresa con valores, una empresa que cuiden a sus empleados; sé que quieres comprometerte con un jefe que te dé alas, que te facilite las condiciones para hacer tu mejor trabajo. Para que puedas brillar, sentirte satisfecho, crecer, avanzar.

Esa empresa en la que encajas, que cumple con lo que deseas, existe.

Y debes saber muy bien cómo gestionar el proceso de selección no sólo para que te lleguen a hacer esa oferta, sino para asegurarte que vas a ACERTAR cuando la aceptes.

E igual que tú quieres acertar con la empresa, la empresa quiere acertar contigo. Esto requiere que sepas muy bien cómo VENDER lo que les puedes ofrecer, DEMOSTRAR el valor que les vas a aportar, TRANSMITIR la conexión que os une, CONVENCER de tu compromiso.

Esto requiere PREPARACIÓN.

Por desgracia, a muy pocas personas se les da bien hacer entrevistas. Y te aseguro que lo que separa una entrevista mediocre de una GRAN entrevista es la PREPARACIÓN.

Los mejores candidatos se preparan metódicamente. Saben dar respuestas concisas, tienen la información que necesitan sobre la empresa y el puesto, llegan armados con toda la munición que necesitan para crear una relación con el entrevistador.

Y tal y como está el mercado de competitivo y complicado, sería imperdonable que lograras entrar en un proceso que te interesa mucho, sólo para ver cómo se lo lleva otro candidato porque no te preparaste a conciencia para demostrar lo que debes demostrar en el proceso.

A continuación, te voy a dar TRES RECOMENDACIONES clave, pero sé que esto no es suficiente para que logres DOMINAR el proceso como es necesario: por eso te he preparado un contenido exclusivo específico para ENTRENARTE en los procesos de selección – te dejo el link aquí para que te apuntes a recibirlo:

>>APRENDE A DOMINAR LAS ENTREVISTAS

 

PRIMERA RECOMENDACIÓN: INVESTIGAR SOBRE LA EMPRESA

(YA SÉ QUE TE DA PEREZA PERO TE EXPLICO POR QUÉ ESTO ES IMPORTANTÍSIMO)

Empiezo por lo que es más complicado – pero precisamente porque lo es, poca gente se esfuerza especialmente y eso es precisamente lo que te va a diferenciar: tratar de obtener el máximo de información sobre la empresa.

La razón por la que te va a diferenciar es porque cada empresa tiene una necesidad distinta detrás del puesto y tú vas a tener esto en cuenta a la hora de decidir qué aspectos de tu candidatura (competencias, logros, etc.) son los que vas a destacar para encajar con esa necesidad.

La startup que está creciendo, expandiéndose internacionalmente, montando procedimientos no busca las mismas competencias en un Director de RRHH que la mediana empresa que lleva 30 años en el mercado, consolidada, que quiere hacer una reestructuración y reducción de plantilla.

Cuando investigas la necesidad que hay detrás del puesto, puedes presentar lo que tú traes al puesto adaptándote a la circunstancia – y te puedes imaginar que el nivel de persuasión y conexión con la empresa va a ser muchísimo mayor.

SEGUNDA RECOMENDACIÓN: MEMORIZAR LAS PREGUNTAS MÁS HABITUALES

(Y NO DEJA POR ELLO DE SONAR NATURAL!)

La mejor manera de hacer mejores entrevistas puede parecer obvia y aún así muy poca gente lo hace: preparar a conciencia las preguntas que sabes que, sí o sí, te van a hacer.

Precisamente para saber cuáles son las preguntas más habituales de las entrevistas y cómo contestarlas, te he preparado una guía que puedes descargarte aquí:

>>GUÍA LAS 12 PREGUNTAS MÁS HABITUALES DE LAS ENTREVISTAS (y cómo contestarlas)

 

La realidad es que al final, todos los entrevistadores hacen más o menos las mismas preguntas, y es un error esperar que la inspiración o la improvisación hagan un gran trabajo en un momento en el que estás, la verdad, MUY nervioso.

En ese momento lo que necesitas es precisamente eliminar la tensión de tener que buscar en tu mente la respuesta a las preguntas que ya sabes de antemano que te van a hacer y que si llevas preparadas, sabes que no vas a fallar!

Y sí, he dicho memorizar.

Porque quiero que las practiques una y otra vez hasta que consigas perfeccionarlas, y te aseguro que esa memorización no hará en absoluto que suenen robóticas. ¿O crees que quien va a dar una conferencia ante 1000 personas no memoriza lo que tiene que decir por miedo a que no suene natural? Todo lo contrario.

Cuanto más seguro esté de lo que tiene que decir, más espacio tiene para centrarse en la conexión con el público. Pues tú lo mismo.

TERCERA RECOMENDACIÓN: IMPACTAR A TRAVÉS DE TUS PREGUNTAS

(TIRAMOS DE CIENCIA)

Aquí te voy a dar una táctica que es altamente efectiva y poca gente conoce: un estudio de la Universidad de Harvard ha demostrado que cuando hablamos de nosotros mismos, se activan los centros del placer (igual que con la comida y con el sexo), o sea que si vas preparado para conseguir que de manera natural el seleccionador te hable de sí mismo, conseguirás algo más importante que acertar con las respuestas: conseguirás conectar personal y emocionalmente con el seleccionador.

Para lograrlo necesitas:

Por una parte, trata de averiguar previamente quién te va a entrevistar, y con esa información lo que vas a hacer es investigar a esa persona para buscar bien algún punto en común, bien algún interés, bien algún logro o reconocimiento recibido, bien alguna publicación que ha hecho… para poder preguntarle por ello.

Por otro lado – y porque puede que conseguir información personal no sea tan fácil – vas a preparar a conciencia la parte casi más relevante de la entrevista: el momento en el que te digan “¿tienes alguna pregunta para mí?” porque ese momento de la verdad no sólo le va a decir mucho de ti y de tu mentalidad hacia el puesto y la empresa, sino que además te ha abierto una ventana para que puedas plantearle una pregunta sobre él mismo.

Te aseguro que tener esto en cuenta te pone un cuerpo por delante de los demás candidatos.

Que hay mucho más que aprender, mejorar, depurar y conocer? Sí, por eso tengo preparada mucha más información para ayudarte, porque lograr dominar el proceso de selección requiere TÉCNICA que no tienes por qué conocer ya que no te dedicas profesionalmente a ello!

Aquí te dejo de nuevo el link con el que me confirmas que quieres seguir aprendiendo esta técnica: >>CLIC AQUÍ PARA ACCEDER A LOS CONTENIDOS EXCLUSIVOS

Si sólo te quedas con una única idea de todo lo que te explico aquí, que sea no perder una oportunidad que lleva tu nombre por falta de PREPARACIÓN (aunque me imagino que lo que más vas a recordar es lo de los centros de placer, eh???).

No dejes de seguir desarrollando esta competencia tan esencial en tu carrera profesional que es saber venderte en las entrevistas.

Espero de corazón que este artículo te haya sido de utilidad!! Seguimos en contacto.

Fuerza y valor!

 

 

[Viñeta de Montt]

Publicaciones Similares

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *