TODOS LOS DÍAS me llegan varios (muchos) correos de personas que se han quedado atascadas en su búsqueda, me han encontrado en la red, y, desesperados, me mandan su CV con la pregunta:

¿Qué le pasa a mi CV? ¿qué está mal? ¿cómo es que no consigo entrevistas o las que consigo no son para puestos que me interesen o que encajen conmigo?

Hay MUCHAS cosas que están mal en esos CVs. Muchos parecen de la época de Mad Men (no por ser cool, sino por parecer de los años 50), no tienen foco, no se sabe para qué puesto son, son cero personales, están plagados de frases-clichés… y podría quedarme aquí toda la noche. 

Pero eso no es preocupante: te haces mi curso de CV, le pegas un transformazo bestial y lo solucionas.

Lo que es preocupante es que piensan que el CV es lo que les va a llevar hasta el trabajo que quieren.

Ooops, espera, ¿que tú también? ¿que no sabías que hace falta algo más que un CV macanudo para conseguir trabajo hoy en día, en pleno siglo XXI?

Pues abróchate el cinturón, que aquí vienen más sorpresas. Te voy a contar los cinco mayores errores que el 95% de los profesionales cometen… sin darse cuenta. Por no pararse a pensar. Por no hacerme caso 😉 (jejejeje)

Agarra palomitas y una buena coca-cola porque este artículo es ORO PURO, es el anillo para unirlos a todos, es el Trono de Hierro que reina sobre todo Westeros… 😉 

 

PRIMERA:

No tienes un plan de ataque estratégico para conseguir lo que quieres

Me puedes decir: “cómo que no, si yo estoy todo el día mandando mi cv a todo lo que se mueve” vale, eso ciertamente es un ATAQUE… desafortunadamente no es el plan de ataque correcto.

De hecho, la mayoría de la gente SABE que quiere un trabajo nuevo… pero no tienen ni idea de qué es lo que en realidad deberían estar haciendo para conseguirlo.

Bueno, por si las dudas, te confirmo una vez más que montar un CV genérico sin entender qué es lo que realmente quiere ver el reclutador, y mandarlo a tantas ofertas online como puedas, NO ES un plan de ataque ESTRATÉGICO. Simple y llanamente, es empapelar el mercado con tu CV, y no funciona. 

De hecho, no estarías aquí si funcionara, no?

Pues esto debes cambiarlo YA. No me sirve que me digas que todo el mundo busca trabajo de esa manera – ya para empezar, si TODO el mundo busca trabajo así, tú mismo te tienes que dar cuenta de las pocas posibilidades que tienes de ser tú el elegido.

Lo único que estás haciendo es “ponerte a la cola”, como ves que hacen los demás. Simplemente estás siguiendo a la manada – y metiéndote en un sistema MASIFICADO y plagado de profesionales con un CV igualito al tuyo.

Si llevas tiempo usando este sistema y ves que no funciona… es el momento de cambiarlo.

Necesitas una estrategia que FUNCIONE, no ponerte a soltar CVs como un ventilador y rezar para que alguno caiga en blando.

Es decir: tienes que saber en qué quieres trabajar y para quién quieres trabajar, tienes que saber qué le tienes que contar a la persona que tiene la capacidad de contratarte para impresionarle, y tienes que saber cómo llegar hasta esa persona para poder contárselo y que te pueda llegar a ofrecer ese trabajo.

Esa es la estrategia – como ves no es física cuántica, pero efectivamente alguien te lo tiene que contar y te lo tiene que explicar.

 

 

SEGUNDA:

Estás poniendo todos los huevos en la misma cesta – y esa cesta tiene un agujero en el fondo

Seguro que ya sabes de qué cesta hablo: los portales de empleo (Linkedin incluído) y páginas web de las empresas, que tienen por detrás un software de gestión de selección.

Cada vez que mandas tu CV a una oferta online, estás siendo cribado por una aplicación cuya función principal es ELIMINAR al máximo de candidatos. La cifra es de peli de terror: sólo un 3% de los candidatos que usa este sistema es contactado por un seleccionador

El resto de CVs – es decir, el 97% de los CVs, son directamente lanzados a un agujero negro sin que ni siquiera un humano los haya mirado, los hay podido valorar, tratar de identificar el talento, el potencial que hay detrás de esas líneas.

La solución: evitar ese sistema. Hay otra puerta de entrada, una puerta trasera escondida que es donde tienes que saber llegar.

Porque cuenta con que en el momento en que un puesto se ha publicado, es como lanzar un trozo de carne en la jungla: en un nanosegundo, van a abalanzarse todos los candidatos para tratar de llevárselo – cientos y cientos de profesionales igual de cualificados que tú, con CVs casi idénticos al tuyo, persiguiendo ese mismo trozo de carne.

Tu objetivo debe ser enterarte del puesto… antes de que se publique. Es llegar hasta el contratador por fuera del sistema y ser recomendado por alguien dentro de la empresa o conectado con ella.

Apúntatelo a fuego porque esto es clave para tu éxito.

 

 

TERCERA:

Te estás intentando meter en el zapato de Cenicienta… cuando tú eres más de deportivas

Hoy es un día más en tu búsqueda, y como los anteriores, abres los portales de empleo y acechas, como un perro su presa, qué nuevas ofertas hay hoy en las que yo pueda encajar. En las que pueda entrar aunque sea con calzador – da igual la empresa, el caso es que si encajo, allá que lanzo mi CV.

Este planteamiento es incorrecto por muchas razones, pero en concreto una de ellas va a influir inmensamente en tu vida: un puesto idéntico, con responsabilidades idénticas, es radicalmente diferente dependiendo de la empresa en la que lo desempeñas.

Seguro que tú mismo lo has vivido en algún momento o conoces a alguien que le haya pasado.

Un puesto en la “empresa incorrecta” puede ser el infierno en vida, pero ese mismo puesto en una empresa que encaje contigo, que tenga una cultura con la que tú estés cómodo, que tome las decisiones alineada con tus valores y prioridades… puede ser el nirvana, permitiéndote brillar y sacar tu mejor versión.

De hecho, éstas diferencias a nivel cultural, de valores, de forma de ser, de prioridades, serán poderosas razones por las el entrevistador te deje fuera del proceso sin tú tener ni idea de qué ha pasado ni por dónde te ha venido el golpe.

Entonces, ¿qué factor crees que es más importante, por cuál tienes que empezar, por el puesto… o por la empresa?

Esta es una de las cosas que enseñamos en La Aceleradora: a poner primero lo que es primero, a preparar antes lo que hay que preparar… porque igual que no te puedes presentar a los 100m lisos sin haber entrenado y pretender llegar el primero, tampoco puedes salir al mercado laboral y pretender lograr los resultados que quieres… sin haberte preparado.

 

CUARTA:

No estás posicionado como especialista

Es cierto que, en un momento dado, se requerían perfiles generalistas. Pero ya no.

Y sé que hay mucha gente que se echará las manos a la cabeza, pero es un hecho que el mercado selecciona perfiles cada vez más especialistas. OJO: he dicho selecciona – es decir, una vez que estás en el puesto, seguro que el hecho de tener un background generalista y contar con experiencia, conocimiento y competencias variadas, le aporta muchísima riqueza a tu desempeño… pero aquí estamos hablando de ser seleccionado para ese puesto.

Y para lograr ser seleccionado te interesa entender un concepto clave: el posicionamiento.

Posicionamiento (en este caso) es el lugar que ocupas en la mente del seleccionador en relación con los demás candidatos.

Cuando una empresa va a contratar a alguien, te aseguro que no es por capricho o porque le sobre el dinero – se lo piensa muy mucho porque el coste económico y el riesgo son muy altos, por tanto, es porque realmente lo necesitan. 

Es decir: cuando contratan a alguien, es porque algo les duele. Y tú tienes que ser el remedio exacto para eso que les duele. Por eso no puedes presentarte como la “pócima que lo mismo vale para un dolor de cabeza, que uno de tripa, que como crecepelo o para prevenir los ataques de gota”.

Como te digo: no es que tengas que renegar de tu background generalista, es que tienes que hacer un trabajo previo de estrechar y encuadrar tu objetivo y tienes que posicionarte de manera que el seleccionador te ENCUENTRE y puedas mostrar el valor concreto que le vas a aportar para que vea que eres la medicina concreta para su dolor concreto.

Cuanto mejor seas posicionándote, más fácil te resultará llegar hasta el trabajo que quieres.

 

QUINTA:

No tienes contactos en las empresas que te interesan

Te lo voy a decir en una frase: tus contactos son tus euros profesionales.

Y voy a darte otro dato y este quiero que te lo grabes a fuego: 

El 80% de los puestos de trabajo se logran a través de recomendaciones de contactos.

80 por ciento.

Si no tienes una estrategia para llegar hasta los contactos que te pueden ayudar a lograr el trabajo que quieres, te seguro que todo el proceso y hasta te voy a decir, el resto de tu carrera, va a ser muy cuesta arriba.

A partir de cierto nivel, los contactos o aliados que vas incorporando para tu causa, van siendo incrementalmente más relevantes hasta un punto que llegan a ser la ÚNICA vía de acceso a tu siguiente trabajo. Créeme.

Y a nivel muy práctico, la composición de tu red de contactos en Linkedin es clave para que los seleccionadores y gente interesada en tu perfil te encuentren – ya que no aparecerás en las búsquedas si no estás a cierto nivel de relación con ellos. Y ya sabes que el 75% de los reclutadores reconoce que usa Linkedin como vía de reclutamiento. 

Y Linkedin es una herramienta bestial para los profesionales en este momento – para TANTAS cosas – PERO: Linkedin es un arma de doble filo. Porque igual que te puede ayudar muchísimo… te puede cerrar muchas puertas. Por qué? Porque el seleccionador que entra en un perfil y lo que que no está optimizado, no está bien montado, no explica lo que te dije antes: qué dolor alivia… lo cierra y lo normal es que no vuelva nunca más.

Y según linkedin, aproximadamente el 50% de los usuarios de la plataforma no tiene un perfil cuidado y optimizado.

Pues no puedes ser tú.

 

No quiero con esto fastidiarte el día, ni provocarte que quieras hacerte un ovillo debajo de las sábanas para no volver a sacar la cabeza hasta que esto pinte mejor. Nada más lejos – lo que quiero es que digas: “¡Zarzaparrilla! ¡si esto tiene solución y yo pensando que estaba condenada a quedarme en este trabajo de M***** para siempre!”

Lo que quiero es encender la luz al final del túnel, agarrarte de la mano y enseñarte los pasos que tienes que dar para llegar hasta donde quieres. Quiero darte la tranquilidad y la seguridad de que sepas que puedes llegar hasta ese trabajo que te va a hacer sentir el orgullo de estar haciendo lo que quieres, lo que mejor se te da, donde puedes brillar… y cobrar como mereces.

Lo primero que debes hacer es averiguar CÓMO. Necesitas nuevas ideas, nuevos pasos que puedes dar de manera estratégica para cambiar los resultados que hasta ahora has tenido.

Y luego tienes que tener con QUIÉN. Desde luego que mi recomendación es que no lo hagas solo. Necesitas rodearte de gente que esté haciendo el mismo camino y que te pueda dar perspectiva. 

Y voy más allá: necesitas que alguien que CONOZCA cómo funcionan las cosas, te pueda ir asesorando y asegurándose que vas por buen camino.

Esto lo puedes buscar por tu cuenta, por supuesto, pero si quieres the whole enchilada, el pack completo, preparado y listo para ti, para que te pongas en marcha YA, no te vayas porque tengo exactamente lo que necesitas:

 

>>HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LO QUE TE OFREZCO 

 

Deseando verte dentro!!! hasta entonces: 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares