Viñeta de Mel

 

Si piensas que limitarte a hacer un CTRL C – CTRL V de tu Currículum en LinkedIn es suficiente… dame unos minutos para explicarte por qué estás desaprovechando una oportunidad de oro, ya que tu perfil de LinkedIn NO debe ser una réplica exacta de tu CV sino servirte de complemento a tu Currículum.

Si en tu CV estás incluyendo tu dirección de LinkedIn, puedes llegar a pensar que si un reclutador se interesa por tu Currículum, irá a mirar qué aparece ahí, ¿no?

Y en ese caso, ¿no será mejor que en vez de encontrar una réplica exacta del CV que tiene en la mano, aproveches para mostrarle algo más, algo inspirado, algo que aumente su interés por llamarte?

 

Los reclutadores no contratan sólo conocimiento – contratan personalidades

 

Y aún digo más: son personas, y como tales, buscan una conexión para asegurarse que encajas tanto en papel como en persona.

Y LinkedIn te da esa opción: al ser más flexible y amplio que un Currículum, puedes ser un poco menos “estirado”: mostrar tus intereses a través de los grupos, posicionarte como un experto en tu área respondiendo preguntas e intercambiando información, incluir lo que otras personas dicen de ti… en definitiva, puedes mostrar parte de tu personalidad para lograr esa conexión personal que puede enganchar y convencer al seleccionador para llamarte.

Hago un paréntesis en este punto porque si ya estás pensando que esto es mucho trabajo y necesitas ayuda para saber cómo abordarlo y por dónde empezar, tengo algo que te interesa:

 

 

≈ Controla tu identidad digital

Si al menos he logrado que te interese seguir leyendo sobre el tema ;D, piensa que uno de los objetivos al tener tu perfil en LinkedIn es aparecer en las búsquedas cuando un reclutador trate de encontrar a alguien con tus capacidades y experiencia. Al igual que cuando preparas tu Currículum, la clave de tu perfil en LinkedIn debe ser dejar clarísimo qué es lo que haces mejor que los demás.

O dicho de otra forma: ¿qué vendes? Y no te interesa mostrarte como un “Todo a 100” de los chinos, donde igual encuentras un disfraz de helado de chorizo que aceite para el coche. Eso hoy en día no funciona. Tienes que ser capaz de identificar ese *aquello* concreto que es en lo que brillas.

Antes de seguir leyendo, si esto no lo tienes claro, te recomiendo que hagas un “descanso visite nuestro bar” y te plantees esa pregunta seriamente, ya que ahí radica la clave de tu futuro profesional. Just do it! ;D (si estás un poco perdido, échale un vistazo a este post, a ver si te ayuda)

Una vez lo hayas identificado, maneja toda la información que sobre ti hay en la red entorno a ese foco.

Si estás en la red, tienes una identidad

… y hoy por hoy, la gran mayoría de los reclutadores entrarán en internet a revisarla. Por ello debes lograr que tu huella digital no haga sino reforzar y demostrar tu valía en ese aspecto concreto – de modo que el seleccionador identifique rápida e inequívocamente el valor añadido que le puedes aportar a su empresa.

 

≈ Aprovecha las opciones del perfil de LinkedIn

Cuentas con tres apartados clave para posicionarte:

~ Tu título ~

Como si fuera un libro, tienes posibilidad de ponerte un “título” al lado de tu nombre, bien llamativo, en la cabecera de tu perfil. Que la cabecera de tu perfil diga: “Soy Pepito Pérez y busco trabajo” no es el mejor gancho que puedes usar. Vamos a darle otra vuelta.

Asegúrate que en tu título figure claramente qué haces, pero no te limites a poner “Informático” o “Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos”: recuerda que te interesa dejar claro qué haces tú mejor que los demás. Míralo de esta manera: ¿qué puesto quieres? Entonces, especifica al menos: “Ingeniero de Sistemas Experto SAP” o “Jefe de Proyecto Ingeniería Civil” – de esta manera, cuando se hagan búsquedas por palabras clave, te aseguras que aparecerás en las que a ti te interesa que te localicen.

Por si te sirve de ayuda, el mío reza:

 

★JOBJEDI★ Asesora carrera profesional |Estrategias Búsqueda de Empleo |Branding Personal |Fundadora ZumodeEmpleo

 

Tienes 120 caracteres para tu “título”. Aprovéchalos al máximo.

 

~ Extracto ~

Este apartado debe ser coherente con tu “título” y servir para resumir en unas líneas los aspectos que más te interesa destacar de tu experiencia y las áreas que son tus puntos fuertes – vamos, aquí te tienes que lucir. Consta de dos partes:

~ a. Experiencia y Objetivos profesionales ~

No pidas trabajo en este apartado: ofrece tus capacidades.

Evita: “Mi objetivo profesional es incorporarme a un equipo multidisciplinar en el que desarrollar todo mi potencial y continuar formándome”. Eso y nada, es lo mismo.  Yo leo entre líneas: “por Dios, dame un trabajo, el que sea”. Ojalá hubiera justicia en el mundo y a cada uno se nos diera lo que merecemos, pero hasta que ese momento llegue lo que te puedo recomendar es: cárgate de fuerzas y emplea todas tus armas para lograr ese puesto no por pena sino mostrando tu confianza y tu capacidad para desempeñarlo mejor que el de al lado!!!

Utiliza este apartado como si estuvieras pasando un enfatizador por tu Currículum: seleccionando lo que te interesa que salte de la pantalla a los ojos del que lo lee, eligiendo cuidadosamente aquellos aspectos realmente relevantes para lo que buscas.

Plantéate este ejercicio: estás delante de un entrevistador y tienes un máximo de 100 palabras para resumirle lo que has hecho a lo largo de tu carrera profesional y tus puntos fuertes. Lo que te salga será lo que debes escribir en este apartado.

 

~ b. Especialidades ~

Aquí no hay mucho más que decir, porque el título de este apartado lo dice todo: identifica aquellos aspectos que son tu verdadera especialidad, siempre manteniendo en mente que deben ser relevantes para el puesto que estás buscando (quiero decir que puede que hagas los mejores Bloody Marys de este lado del Caribe, pero a no ser que busques un puesto de Barman, probablemente esa especialidad no sea relevante ☻)

 

~ Experiencia Profesional ~

Una vez has logrado clavarlo en estos apartados, queda el ímprobo trabajo de introducir, puesto a puesto, tu experiencia profesional. Al igual que en el CV, te recomiendo que no te limites a incluir una lista de responsabilidades de cada puesto, sino que debes aprovechar para destacar tus logros. Te pongo un ejemplo para que lo veas más claro:

En vez de limitarte a una sosa descripción del tipo: “Técnico de Recursos Humanos, daba soporte al Responsable del área en los planes de Desarrollo y colaboraba en la realización del plan de formación”, prueba a humanizarlo y a demostrar que sabes sacarle el jugo a los puestos: “Este puesto fue mi primera oportunidad en el mundo de los recursos humanos y, citando a mi responsable, “lo aproveché al máximo”. Conocer el valor humano y la profesionalidad que aportaba cada persona de la compañía fue mi mayor éxito.”

¿Ves la diferencia?

~ Educación ~

El inevitable apartado en el que se especifica la formación que has cursado – aquí sí que no habrá mucha diferencia con la que indiques en tu Currículum.

~ Información Adicional ~

Aquí podrás mencionar tu participación en redes –si la tienes-: citar tu blog, tu nick de Twitter, Instagram… siempre y cuando tu blog y tu usuario de Twitter están enfocados a tu interés profesional – si los estás utilizando para hablar de fútbol con tus amigos, excepto que quieras el trabajo de Sara Carbonero casi mejor no lo incluyas.

Si estás utilizando las redes sociales para temas personales, mi recomendación es que no lo mezcles con las redes profesionales. Protege tus tweets, pon la privacidad de tu cuenta de Facebook al máximo, etc. Como te decía: todo lo que deja huella digital pasa a formar parte de tu identidad digital, por tanto lo que no te vaya a favorecer de cara a un reclutador, protégelo, bórralo o no lo pongas!

 

Otro aspecto interesante son los Grupos de LinkedIn a los que te puedes ir suscribiendo. Primero, porque muestra tus intereses; segundo porque puedes participar y posicionarte como experto en tu área y tercero porque puedes encontrar contactos MUY interesantes en esos grupos: gente que trabaje en la empresa que te interesa, gente que tenga el tipo de puesto que te interesa… esta parte es el networking y, como dijo Michael Ende: «esa es otra historia y será contada en otra ocasión…».

También tienes la opción de incluir Certificaciones y Publicaciones, que para determinados puestos es un apartado muy interesante.

 

Y finalmente, las famosas Recomendaciones.

 

Aquí voy a ser breve que este post está siendo más largo que in día sin pan: por cada recomendación honesta, sincera y *templada*, hay decenas de recomendaciones exageradas, pelotas y poco objetivas. Es la realidad. A quien le interese tu perfil va a ver, al menos, cuánta gente te tiene en suficiente aprecio profesional como para «retratarse» poniendo su nombre en una recomendación; además, siempre se pueden identificar aspectos comunes que serán los que más te definan. Por tanto: solicita y ofrece recomendaciones. No tengo más que decir.

 

En definitiva: si quieres ser localizado por los reclutadores, si quieres aumentar exponencialmente tus oportunidades profesionales, si quieres destacar y no ser simplemente otro buscador de empleo más, entonces aprovecha esta herramienta para  posicionarte y destacar como un experto en el área que te interesa y poder así ser descubierto.

Fuerza y valor!!!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This