Claves para enfrentar tu búsqueda | Colaboraciones

Inteligencia emocional para desempleados

Viñeta de Forges

 

Hoy os traigo un artículo muy interesante, colaboración de Dionisio Contreras (Trabajador y Educador Social, experto en Drogodependencias, formador de Inteligencia Emocional y Gestión por Competencias y Coach privado ¡entre otras cosas!), en el que analiza el estado emocional por el que pasa quien se ha quedado sin trabajo y muestra la necesidad de creer en nosotros mismos, en pararnos a pensar en nuestra situación y no estancarnos en victimismos – sino agarrar las riendas de nuestra vida y tirar para adelante.

Estoy tan en línea con todo lo que Dionisio plantea que me ha parecido una oportunidad estupenda poder compartirlo con vosotros. Espero que os guste y os aporte una dosis de energía y ganas de tirar para adelante. Muchas gracias, Dionisio!

 

~ ¿Qué puede hacer el desempleo conmigo? ~

 

Muchos son los estados emocionales que el desempleo puede generar en la salud mental de la persona desempleada, y que pueden terminar por afianzar ideas del tipo: “No puedo más…”, “Estoy a punto de rendirme…”, “Soy licenciado y ni siquiera me quieren para prácticas”, “Continuamente pasa por mi cabeza la idea de acabar con todo definitivamente”, “Necesito ayuda, guía…”, “No sé por dónde empezar…”, “Creo que ya no puedo controlarlo más”, “Si no encuentro trabajo ya, mi vida se va al garete…”, “Haga lo que haga, no encontraré trabajo porque todo está fatal”…

Se ha puesto de manifiesto en numerosas investigaciones que la pérdida de empleo (por la merma de aportes psicosociales, la pérdida de habilidades laborales, y la percepción de no poder planificar el futuro, además de cuestiones relativas a la pérdida de estatus o posición social valorada), afecta a la salud mental y el deterioro es rápido, y este deterioro sobre la salud mental no es la única afección, sino que el deterioro comprende la salud en tanto en cuanto es definida por la OMS: Bio-psico-social.

 

Y es que: un largo periodo de inactividad puede derivar en que la persona descuide hábitos tan básicos como el sueño, la comida, y en casos más agudos, la higiene y las relaciones sociales, y desarrolle conductas de carácter adictivo. Las relaciones sociales pueden verse afectadas por el sentimiento de inferioridad del desempleado ante un círculo de personas con mayor poder adquisitivo, normalmente trabajadores.

 

Consecuencia de todo ello, y de la falta de habilidades emocionales con la que habitualmente enfrentamos cualquier suceso vital trascendente, la autoestima se ve mermada, y esto puede constituir el caldo de cultivo de consecuencias nada deseables, ya que la autoestima instaura una serie de perspectivas, confianzas y expectativas, en definitiva profecías, sobre lo que es “posible”, y tanto cuando la autoestima es alta como baja, aquellas se cumplen por sí solas. Un desempleado corre el riesgo de autoprogramarse para el fracaso, cuando comienza a pensar en el registro de las ideas que iniciaban este artículo.

Cuatro son los estadios, por los que se suelen pasar cuando una persona se enfrenta a un acontecimiento desestabilizador como el desempleo, o un suceso vital trascendente:

Negación (no aceptar lo que está ocurriendo) –> Ira –> Depresión –> Aceptación (fase a la que se llega si se superan las fases anteriores).

Este proceso de adaptación al nuevo escenario aumenta el riesgo de un mayor consumo de sustancias tales como alcohol o tabaco, y algunos estudios han señalado que, ante la angustia vital sentida, aumenta la utilización de servicios profesionales no médicos, tales como sanadores, medicina alternativa, y se deposita confianza en videntes, echadores de cartas, y cualquier recurso que ofrezca algo de esperanza. En este sentido, hace poco se ofrecían datos en los que se confirmaba que se había experimentado, durante la crisis económica y consiguientemente el aumento de desempleados, un incremento en visitas a este tipo de recursos.

Sin embargo, por muy duro que sea el momento vivido, convendría recordar aquellas palabras de Samuel Johnson: «La fuente de la alegría debe brotar en la mente, y quien conozca tan poco la naturaleza humana como para buscar felicidad en cualquier cosa que no sea su propia disposición, malgastará su vida en esfuerzos infructuosos y multiplicará las aflicciones que se propone suprimir«.

 

~ ¿Qué puedo hacer yo con el desempleo? ~

 

Y, en efecto, quizá lo que más nos interesa es identificar las condiciones “emocionalmente inteligentes” que han de darse en una persona afectada por el desempleo, para que su acción sea apropiada para conseguir sus objetivos y alcanzar su meta.

Daniel Goleman: Inteligencia Emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones«.

Se establecen dos niveles de actuación:

En un primer momento, a nivel intrapersonal, cobra especial importancia en una situación de estas características, el autoconocimiento, es decir: tomar conciencia del propio estado emocional, fruto de la situación; conocer los puntos fuertes, personales, y descubrir la forma de desarrollarlos. La autogestión (aprender a gestionar las propias emociones como elemento catalizador de avance, o diseñar estrategias realistas para alcanzar las metas y deseos personales), clave para encarar una situación de desempleo.

Aprender a motivarse, implica trabajar sobre los sentimientos que nos apartan de un alto nivel de motivación, ya que actúan como gafas que alteran las formas básicas de percibir la realidad, y hacen que se perciba de un modo distorsionado. Estos sentimientos son:

1.- Sentimiento de obligación: “Tengo que encontrar un buen trabajo”, “Tengo que formarme en X”;

2.- Queja: “Nadie hace nada por mí”, “Si por lo menos a alguien le interesara mi currículum”…. “Todo está muy mal y así no encontraré trabajo nunca”, “Los puestos de trabajo están dados de antemano”;

3.- Miedo: “Si no encuentro trabajo, mi estilo de vida se verá afectado”, “No lo resistiré”;

4.- Culpa: “Soy el culpable de no poder dar vacaciones a mi familia”, “Soy el culpable de que mis hijos no puedan tener todo lo que me gustaría”, “Cuando tuve trabajo, tenía que haber ahorrado”;

5.- Resentimiento: “Ninguno de mis antiguos compañeros dió la cara por mí cuando me despidieron”, “Después de creer que gozaba del cariño de mi jefe, prescindió de mí, sin darme explicaciones”.

Cuando uno consigue “traspasar» las ideas que actúan como un virus mental, que hacen pensar a la persona desempleada que las cosas son más graves de lo que en realidad son, y que incluso van a ser todavía peor, es únicamente entonces cuando  se es capaz de saber transmitir la valía personal, y ser percibido como profesional cotizado y reconocido.

En definitiva, aprobar esta asignatura consiste en comprender que uno vale por lo que ES, no por lo que hace, o por el estatus social que le otorga un puesto de trabajo… quizá sea una de las ideas que hay que instaurar, para prevenir el malestar de quien, al no trabajar, piensa que ya no es nada.  “Aflojar los grilletes de la mente condicio­nada”, implica cuestionar la creencia, que tanto daño hace, de que SOMOS el lugar que socialmente ocupamos.

Buscar trabajo de un modo emocionalmente inteligente nos garantiza hacerlo con sosiego y con paciencia, con una visión de la realidad nítida, y con toda la energía enfocada hacia el objetivo deseado, mientras que buscar empleo de modo neurótico, implica hacer sin hacer y actuar sin actuar, y sin embargo creer que se están haciendo cosas, cuando en realidad se permanece inmóvil.

Una persona emocionalmente inteligente no debe creer que hay fuerzas externas a él que controlan su vida. Con trabajo o sin trabajo uno no puede abandonar las riendas de su vida. Eso es como darle la llave de nuestra felicidad a la “tenencia de trabajo”.

 

~ Que el desempleo no pueda contigo ~

 

Ante cualquier situación, y no es diferente la búsqueda de empleo, uno de los obstáculos para la gestión emocional es quererlo ¡YA! Dicho de otro modo: tratar de hacer algo, sea lo que sea, para “quitarse la emoción” displacentera. Y esto suele resultar contraproducente, ya que tal y como señala Jung: “A lo que te resistes, persiste”. De qué sirve resistirme a mi nueva situación de desempleo? Es preferible dedicarse a “cooperar absolutamente con lo inevitable”, y no alimentar pensamientos tóxicos.

Cooperar con lo inevitable implica actuar con serenidad y conscientemente en la consecución de los objetivos personales, no malgastar energía en inútiles sentimientos de culpa, ni resentimientos estériles. Actuar sin resistencia, ya que actuar es el único modo de dejar patente que estar parado no es igual a estar inactivo. No encontrar un trabajo en los tiempos deseados no es el fin, no constituye una derrota vital, debería contemplarse como una situación “incómoda” a la que enfrentarse.

Por muy desagradables o displacenteras que nos resulten las emociones derivadas de una situación de desempleo, es importante saber que no son “emociones malas”, ya que las emociones no tienen una connotación moral, únicamente nos informan de necesidades, y cuando se avanza hacia donde se necesita, el “sistema emocional” felicita a quién lo hace con emociones placenteras. En cierto modo actúan como brújula o guía de comportamiento, pero antes es necesario transformarlas.

Otro tema a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a una situación de desempleo, es la necesidad de salir del “área de comodidad” (zona de confort), del área conocida. Algo que siempre puede dar vértigo, pero uno ha de entender que en la vida laboral de una persona, puede y debe haber cambios, de especialidad e incluso de actividad o de sector: “Reinventarse a uno mismo” e incluso aceptar que hay que construir sobre otros pilares, son ideas que no conviene rechazar.

Nunca se debe de perder de vista que la resistencia psicológica es un factor clave en la búsqueda de empleo.

Maslow: “El estrés divide a las personas en dos grupos: las que desde el comienzo son demasiado débiles para soportarlo y las que son suficientemente fuertes para enfrentarse a este mismo estrés, de modo que si lo logran, les fortalecerá, les atemperará y les hará más fuertes”.

Una situación de desempleo puede ser vista como una oportunidad para hacerse fuerte, en vez de cómo una amenaza limitadora o debilitadora. Saber aguantar el golpe que supone una situación de desempleo, es reflejo de resistencia psicológica.

Ante una situación como el desempleo, que puede ser interpretada como un acontecimiento desestabilizador, la tentación es erigirse como víctima y quejarse, máxime cuando las víctimas obtienen la compasión de los demás, y no evitan la autocompasión. Lo difícil, pero quizá lo más útil, y siempre lo que más nos aproxima al concepto de felicidad, es avanzar aprendiendo de lo que la vida pone ante uno, y responder o responsabilizarse de lo que “hay de uno” en la situación que le ha tocado vivir. Responsabilizarse no es culpabilizarse, responsabilidad implica aprender de lo que toca vivir.

Enfrentarse a la nueva situación desde el victimismo, es tanto como atarse un bloque de plomo en los pies y “arrojarse al mar”. Una actitud así bloquea la acción proactiva y reactivamente me tumba en el sofá a esperar que suene el teléfono con “la oferta de empleo” que me saque de donde me encuentro.

Christopher Lash, (“In defense of shame”, The New Republic, 10 de Agosto de 1992), reflexionaba: “¿Hace realmente falta señalar, a estas alturas, que las políticas públicas basadas en un modelo terapéutico del Estado han fracasado miserablemente, una y otra vez? Lejos de fomentar el respeto a uno mismo, han creado un país de personas dependientes. Han dado lugar a un culto de la víctima en el que los derechos se basan en la muestra de toda la serie de daños infligidos por una sociedad egoísta. La política de la “compasión” degrada tanto a las víctimas, reduciéndolas a objetos de pena, como a sus supuestos benefactores, que consideran más fácil apenarse de sus conciudadanos que someterlos a normas impersonales, cuyo logro les haría respetables. La compasión se ha convertido en la cara humana del desprecio”.

 

~ Resiliencia ~

 

Hace no mucho, encontraba en una página de Internet el siguiente testimonio: “Me levanto por la mañana y ya no sé lo que he de hacer, no hay rutina que guíe mis actos, y lo que es peor: desconozco de mí lo que deseo, y así termino haciendo lo que hacen los demás, o comienzo a hacer lo que los demás desean que haga, anulando la creatividad y cualquier posibilidad al rediseño de actuaciones para mi nueva situación de desempleado. Comienzo a pensar en el suicidio”.

Por su parte, Helena Combariza en “Resiliencia, el oculto potencial del ser humano”, dice: “Al hablar de resiliencia humana se afirma que es la capacidad de un individuo o de un sistema social de vivir bien y desarrollarse positivamente, a pesar de las difíciles condiciones de vida y más aún, de salir fortalecidos y ser transformados por ellas”.

Muchas situaciones de desempleo ponen al rojo vivo en la persona la falta de sentido de su vida, sin embargo no hay verdad más grande y válida para cualquier ser humano que “la felicidad se encuentra en el interior y no es una meta concreta, porque la meta remite al futuro, y el presente es lo más real que tiene el ser humano”. En una situación de desempleo es comprensible que la persona se pregunte por el sentido de su vida, y en situaciones difíciles, no es fácil saber responder acertadamente a esa pregunta. Lo que sí parece obvio es lo desacertado que es creer que uno no puede ser feliz si está en una situación de desempleo, ya que es tanto como pensar que la felicidad la da el trabajo, y uno no tiene responsabilidad sobre ella.

Una persona emocionalmente inteligente es una persona que sabe recuperarse de un despido o una situación de desempleo, que a primera vista se presentan como acontecimientos abrumadores. Una persona que sabe enfrentarse a una situación de desempleo, no es una persona que no siente rabia o miedo, es más bien una persona que no consiente que esas sean las emociones brújula de su vida, y cuando ésto ocurre, no descuida su estado de salud, no se refugia en el consumo de sustancias o cualquier otra conducta adictiva, es capaz de adaptarse a la situación nueva que le toca vivir, incluso es capaz de aprender y poner en práctica nuevos modos con los que obtener dinero.

Mucho se ha escrito sobre Inteligencia Emocional en líderes, directivos u otro tipos de profesionales, sin embargo, ser emocionalmente inteligente no es aplicar una serie de técnicas sobre la función o trabajo desarrollado, sino que implica un cambio personal que comienza por el autoconocimiento y la liberación de bloqueos interiores.

El autoconocimiento, la autogestión y la automotivación personal no son cuestión de apariencias, y vencer la tendencia a sentirse víctima de los acontecimientos no es una cuestión que se pueda disimular, sino que implica una reflexión profunda y un compromiso personal con el cambio. Podríamos decir que la persona emocionalmente inteligente, lo es o no lo es, no tanto en función de a lo que se dedique, sino de su actitud ante los retos que se le plantean. No es attrezzo o decoración en escenarios, es contenido de la obra, e implica haber trabajado mucho para ampliar el registro de «habilidades para la vida».

No es fácil resistir a la adversidad, es más bien un arte. Un arte de la persona que se ha comprometido a extraer aprendizaje de cualquier dificultad que se le plantea. La consecuencia de todo ello es una serenidad interior que predispone a la acción proactiva, al pensamiento optimista, que es lo que más acerca a la conducta efectiva.

Jean Paul Sartre:  “Lo importante no es lo que se hace de  nosotros, sino lo que hacemos nosotros mismos con lo que nos hicieron”.

 

Publicaciones Similares

21 comentarios

  1. Admito estar en las situaciones descritas desde hace mucho tiempo. Intentando salir, pero sin haber podido conseguirlo. En activo, pero sin empleo. Intentando buscar salidas.
    Buen artículo. Saludos

  2. jose alejandro isidro ramirez dice:

    muy buen articulo en una escala del 1 al 10 le pongo 11 felicidades

  3. Que interesante articulo, estaba investigando para un trabajo de la Universidad y me encuentro con este ,que es estupendo.

    Estoy pasando por un momento difícil por causa del desempleo y todo coincide este articulo me ha ensañado muchas cosas positivas el cual lo aplicare para mi vida cotidiana.

    Muchas gracias.

  4. Oscar David La Cruz Arango dice:

    Muy buen articulo, al respecto te comento que nuestras capacidades sociales y emocionales se ven afectadas en estos periodos de trance laboral, eso dificulta el poder conseguir nuestros objetivos y actuar de forma emocionalmente inteligente. En situaciones de desempleo se hace necesario también sacar a relucir a ese empresario que llevamos dentro porque nosotros mismos somos nuestra “propia empresa” la que tiene que darnos beneficios. Si tenemos una habilidad para alguna actividad en especial debemos prestarle atención pensando también en que podríamos utilizarla como medio para convertirnos en personas emocionalmente inteligentes mientras dure el período de para laboral.

  5. ¡¡¡Articulazo!!! Un año después sigue siendo completamente válido. No estoy en la situación, pero puedo asegurar que, llegado el caso, será mi artículo de cabecera. Muchas gracias por la aportación y el bien que hacéis a las personas.

    1. Gracias por tus hermosas y generosas palabras, Iñaki

  6. Muy interesante y puede ser de gran ayuda para las muchas personas que están sufriendo ahora mismo el desempleo.

  7. Hola Maria,

    Interesante reflexión los que nos dejas hoy en tu blog.

    El desempleo es una situación que requiere pasar por una seria de fases hasta llegar a la aceptación y asumir la nueva situación pasando página. Por ello, es necesario tomarse un periodo de reflexión donde se canalice el sentimiento de culpa y la ira. Este tipo de situaciones la podemos vivir cualquiera porque no depende muchas veces ni de nuestro desempeño ni de nuestras capacidades.

    La motivación debe partir de nuestro interior y debemos apoyarnos en la autorreflexión para conocernos día a día mejor y saber canalizar nuestras emociones con naturalidad. No olvidemos que somos personas que sufrimos y padecemos como debe ser. Debemos saber hacer frente a las adversidades y no dejarnos llevar por la pena subjetiva engrandecida por nuestros miedos. Debemos asumir que la forma de salir del pozo es mediante la acción. Por ello, debemos tomar las riendas de nuestra vida con espíritu autocritico si fuese necesario.

    Saludos,

    Juan

    1. Juan, muchísimas gracias por pasarte y compartir tus comentarios, es un honor.

      En estos tiempos que corren, es fundamental esto que dices: «Este tipo de situaciones la podemos vivir cualquiera porque no depende muchas veces ni de nuestro desempeño ni de nuestras capacidades.» Primero, no bloquearnos en una actitud victimista que, aunque tentadora, sólo lleva al inmovilismo, y luego, como dices, la autorreflexión con espíritu autocrítico son básicos.

      Apoyarse en la gente que nos quiere, darse un «periodo de luto» y después salir reforzados, conociéndonos mejor y con una meta clara, son las claves.

      A todos los que estamos o hemos pasado por esta situación, muchísimo ánimo para tirar para adelante, que esto no es más que otro ciclo que comienza, y acaba.

      De nuevo, muchísimas gracias por compartir Juan y felicísimas Navidades!!!!!!

  8. Qué articulo tan acertado! Gracias de nuevo.

    Nuestro ser es bastante «puñetero» y en momentos de incertidumbre te pide hacer justo lo contrario de lo que realmente te beneficia, por ejemplo, ante la búsqueda de empleo en ocasiones te pide quedarte tumbado en el sofá lamentándote y si consigues no hacerle caso a tus pensamientos nocivos y te levantas y te pones a buscar ofertas o quedas a pasear con un amigo e interactúas con los demás, luego, te sientes francamente bien de haber sido dueño de tus actos y haber sobrepasado esos pensamientos.

    El desempleo es un duro tránsito pero me anima pensar lo fortalecido y mejorado que saldré de este lance.

    Fuerza y pasión para todos los que estamos en esta aventura!!

    1. Si JL…, me gusta el artículo y lo que dices, eso de «un duro tránsito», y esperemos que no muy largo!!
      A veces me sorprendo comprobando que todavía tengo que ser más fuerte… más allá de incluso de mis fuerzas.
      Pero me anima leer cosas así.!

    2. Totalmente de acuerdo! Somos humanos y el cuerpo nos va a pedir encerrarnos y sentirnos las personas más infelices del mundo, y hacer el esfuerzo de cambiar esa dinámica es difícil pero pasados los primeros días de shock, hay que levantarse y decir ¡qué narices! mi vida la decido yo, voy a coger las riendas, voy a dejar de echarle la culpa al mundo, voy a apretar los dientes y lanzarme a por lo que quiero.

      Suscribo: Fuerza y pasión para todos los que estamos en esta aventura!!

      Muchísimas gracias por compartir y felicísima Navidad!!!

    3. Mis respetos por este comentario. Estoy pasando por una situación compleja y esto me ha alentado mucho. Sé que es una etapa que me tocaba vivir y que me permitirá ser más fuerte de aquí en adelante. Saludos desde Costa Rica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *