Claves para enfrentar tu búsqueda

De las fortalezas y las pataletas. Y un error que podría arruinar tu carrera.

Mel
Mel

 

Las estadísticas dicen que sólo un 20% de profesionales que trabajan por cuenta ajena consideran que en su trabajo están usando sus fortalezas a diario.

Un 20%.

Yo soy de letras, pero a mí eso me sale que 8 de cada 10 trabajadores considera que NO usa sus fortalezas en el trabajo.

Podríamos verlo de una manera: es culpa de la empresa, ellos son los que deberían asegurarse de que todos los empleados están en el puesto que les corresponde y aprovechando al máximo su talento.

Eso sería fácil, eh? Eso nos gusta a todos: echemos la culpa fuera.

Not on my watch.

A mí me gusta tanto como a cualquier hijo de vecino quejarme, llorar y patalear, pero

a) soy una ugly cryer 😉

b) la vida y los cumpleaños que van pasando me han ido haciendo cada vez más pragmática y prefiero mover el salve-sea-la-parte y hacer algo al respecto antes de que aquello de esperar a que la empresa solucione mis problemas se alargue mucho, y venga a llevarme el Imserso.

Esto supone que hay que replantearse dos ideas sobre uno mismo que nos han metido en la cabeza:

Primero, que te interesa tener la mayor cantidad de competencias posibles

Segundo, que donde tenemos más posibilidades de mejorar es en nuestras debilidades

En realidad, es TODO lo contrario.

Primero: tienes fortalezas naturales que te acompañan siempre y son perdurables. Empezar por encontrar dónde están tus fortalezas – empezar por entender en qué eres naturalmente bueno, qué te va a permitir desarrollar tu talento y dónde puedes brillar más que nadie -, es tu trabajo primero, fundamental, y el que más satisfacciones te va a dar.

Por el camino desarrollarás competencias adicionales que encajen y potencien tus fortalezas naturales, pero no hagas de tu carrera un «valgo pa tó». Aquí el dicho viejuno «Quien mucho abarca poco aprieta» nos viene que ni pintado.

Segundo: claro que tienes la capacidad de desarrollar nuevas competencias – somos maravillosamente plásticos y capaces de cambiar y mejorar mucho más de lo que queremos pensar -, pero en realidad donde tienes más posibilidad y capacidad de mejorar es en aquello donde ya eres naturalmente bueno.

¿Y va a ser la empresa quien te diga en qué eres bueno y qué debes mejorar? No lo veo. La chica en paso.

Creo que no ser parte de ese 80 (asustante) porcentaje de gente que NO está utilizando sus fortalezas, su talento en su trabajo .- y por tanto, sus posibilidades de destacar, de lograr resultados realmente buenos, de convertirse en un excelente especialista, de ser la persona que mejor sabe resolver determinados problemas-, depende de las decisiones que tomes TÚ, y no de donde la empresa decida que te va a poner a trabajar.

Eres tú quien tienes que encontrar tus tesoros y a partir de ahí, montar un proceso que te permita aumentar esas fortalezas.

No te interesa tener capacidades y competencias mediocres en muchas cosas: te interesa identificar tus fortalezas naturales y convertirlas en TALENTO.

Talento es el resultado de multiplicar una fortaleza por acción

 

Talento es cuando trabajas una fortaleza hasta llegar a desarrollarla para que te lleve a lograr resultados por encima de la media.

Y es en tu zona de talento donde brillarás, donde encontrarás más satisfacción, donde lograrás mejores resultados, donde serás mejor valorado… profesional y económicamente.

Y si te faltan indicaciones para encontrarlos, si estás dándole vueltas a qué hacer con tu vida profesional, help is on the way:

[button link=»https://zumodeempleo.com/pop-informacion/» newwindow=»yes»] >>Click aquí<<[/button]

Fuerza y valor,

 

Publicaciones Similares

9 comentarios

  1. Muy buen aporte, me ha ayudado mucho, me lo he leído a la velocidad de la luz y en el propio correo o_0 y es que me siento muy identificada

  2. Cuanta razón María!
    Uno debe aprender a identificar sus talentos y sus pasiones y aprender a explotarlas. Nadie va a llamarnos a la puerta a ofrecernos un trabajo cualificado para esos talentos secretos si no sabemos siquiera cuáles son.
    En mi caso, trato de identificarlos y sacarles partido a diario, para dedicarles todo el tiempo y el espacio que merecen en mi vida y hasta vivir de ellos. La verdad que no hay nada más satisfactorio, ni siquiera números vacíos en la cuenta bancaria a final de mes. Poder dedicarme al arte y a los viajes, a escribir sobre ello… La verdad que es incomparable.
    Un abrazo y felicidades!

  3. Hola Maria L , muy inspiradoras tus palabras , mueven muchas cosas en mi, para Bien . El camino hacia construir la Felicidad duradera podria empezar en Preguntarme cual es ese gran talento que tengo? Insistir. Gastar un ratito en su respuesta. Gracias x tu artículo ML

  4. Un artículo genial. Muy motivador e inspirador.
    Muchas gracias por compartir tus reflexiones.

    Un saludo.

  5. Buenos días Maris Luisa!
    Aquí estoy de nuevo y me encuentro en la situación de empezar de nuevo desde cero, así que tus palabras me vienen muy bien para que de una vez por todas dedique tiempo a saber, claramente, las fortalezas de una y así convertirlas en talento, qué ganas no me faltan!
    Gracias por tus palabras!
    P.D: como dice mi pareja, también hay que dormir para después rendir al 100% ?

  6. Buenos días ML, has dado en el clavo desarrollar las fortalezas y convertirlas en talento, pero que complicado en muchos casos poder desarrollar esas fortalezas en el día a día de la vorágine del trabajo.
    Yo sueño con encontrar ese trabajo que permita sacar lo mejor de mi.

    Gracias por compartir tan buenos mensajes con todos.
    Un saludo

  7. Aloha ML,

    La idea de que para progresar hay que esforzarse, no está muy extendida. Es mucho más fácil y cómodo, el decir, «la culpa es de la empresa» o, «no me saben aprovechar» o, cualquier otra combinación parecida. A fin de cuentas, soy un asalariado, me pagan por hacer lo que hago, tengo mis derechos, ….
    La ilusión de que la empresa somos todos, de que mi esfuerzo no ahonda en la mejora de la empresa (y por tanto, de todos) …. No está de moda.

    Gracias por atreverte a decir cosas tan atrevidas, tan claramente.

    Saludos.

    1. Te sigo desde hace ya un tiempo y me gusta como dices las cosas, pero hoy en tu entrada del correo hablas de lo que duermes, espero por tu bien que sea solo algunos días, hay que dormir para poder dar el 100% al día siguiente, mínimo 7 horas, algunos necesitamos más.

      Un saludo.

  8. Es muy importante que desarrollemos nuestras fortalezas, mas bien vital. Ya desde los inicios, la educación debería disponer de un buen equipo de detección de fortalezas y , a partir de ahí, formar a las personas; seriamos mucho más felices y nos ahorraríamos muchos fracasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *