Viñeta de Mel

Viñeta de Mel

En el día de ayer (oops, antesdeayer ya) se unieron dos eventos que me han afectado por una razón u otra:

Resulta que, una vez más, inexorablemente y sin previa consulta, el calendario decidió obsequiarme con un año adicional.  Que fue mi cumpleaños, vaya :o. Es decir: que tengo 30 años y muuuuucha sabiduría adicional ;D (porque yo lo valgo)

Y por otra parte, era ya de madrugada y andaba yo totalmente desvelada (por mor de la tos perruna de mi pitufa que no termina de soltar), chequeando FB en mi móvil con nocturnidad y alevosía, cuando me enteré del fallecimiento de Stephen Covey, una persona a quien admiro, que tanto ha hecho y que ha influido positivamente en tanta gente.

Os cuento esto porque ambas circunstancias me han hecho reflexionar.

Reflexionar por una parte sobre lo poco exigentes que somos con nuestros propios logros, y lo mucho que lo somos con los demás. Lo que admiramos los logros ajenos pero la poca confianza y lo poco ambiciosos que somos con los propios. Lo poco que nos presionamos para hacer de cada año que pasa uno mejor que el anterior, uno en el que hayamos hecho algo con sentido, algo que nos aporte y que aporte a los demás.

Y por otra parte sobre nuestras circunstancias: estamos en pie de guerra contra unas medidas que nos asfixian, vivimos en un país que no tiene el dinero para mantener el aparato del estado que ha creado, ni el nivel de vida, ni de sueldos, ni de empleos a los que habíamos llegado. Tuvimos vacas más gordas, ahora nos han tocado las anoréxicas. Necesitaríamos que la vida tuviera un CTRL-Z para deshacer las cagadas malas gestiones y malas decisiones tomadas, pero la realidad es que la tierra bajo nuestros pies se ha secado, se ha quedado sin nutrientes, la hemos consumido. Sentarnos a esperar que vuelva a llover no sirve de nada, lo que hay que hacer es removerla bien a fondo, airearla, y empezar a abonarla de nuevo con mucha paciencia, mucha perseverancia, muchas buenas decisiones.

Vivimos una situación de fragilidad que ninguno hemos vivido antes, parece que estamos a una crisis bancaria de la bancarrota absoluta, a segundos de perderlo todo. Y pasamos nuestra vida agobiados, preocupados hasta la médula, cabreados con la vida y con las circunstancias. Pero es que la vida nunca deja de cambiar y sorprenderte. La vida te rompe el corazón, la vida te desafía, te lleva al límite, te rompe tus planes. Y si la dejas, te provoca una crisis de ansiedad, un ataque al corazón, una diabetes, una pérdida absoluta de control, de serenidad, de sentido.

Pain is inevitable. Suffering is optional.

[El dolor es inevitable. El sufrimiento es opcional]

Siempre encontraremos razones para sufrir, para preocuparnos, para hundirnos. Siempre. Constantemente habrá motivos para tirar la toalla, para sentirnos víctimas, para mandarlo todo al carajo. Y desde hace «un rato», más.

Pues yo creo que es el momento de aprender a superar nuestras circunstancias. Esa fragilidad que nos rodea está aquí para quedarse.  Tenemos que desarrollar mecanismos para vivir en esta fragilidad sin que nos pueda ni e lleve lo mejor de nosotros. Tenemos mucha más capacidad de levantarnos, adaptarnos, seguir caminando y aprovechar lo que tenemos, de la que nos damos cuenta. El ser humano tiene potentes mecanismos de adaptación: vamos a aprovecharlos.

No estamos aquí para que otros decidan qué debe ser de nuestra vida ni para dejar que las circunstancias nos paralicen.

No conozco ningún problema que se haya resuelto por agobiarse o morderse las uñas, ninguna situación dramática que haya milagrosamente cambiado por quejarnos más o más fuerte. Pero sí sé que se pueden dar pasos para encontrar puntos de luz, ventanitas de oportunidad, algo positivo, algo que nos anime, que nos permita mirar más allá y tener esperanza e ilusión.

Sé que cada uno puede tomar decisiones de héroe en su propia vida que marcan la diferencia, sé que podemos decidir dónde enfocamos nuestro interés, podemos retarnos y tomar perspectiva.

Tomar perspectiva es un bálsamo. El que ha pasado por un cáncer, tiene un padre con alzheimer… sabe lo que es tomarse la vida con perspectiva. Sabe cómo aprovechar y saborear cada momento, sabe cómo seguir adelante a pesar del dolor. Sabe ponerlo todo en perspectiva.

Propongo: seamos listos. Vamos a ser listos ante la vida. ¿Que nos cierra una puerta? Buscamos una ventana. ¿Qué nos lo pone cuesta arriba? Zigzagueamos. ¿Que nos quita algo que queremos, que necesitamos? Buscamos algo que querer igual, buscamos otra manera de satisfacer nuestra necesidad.

.

SÉ LISTO.

Primero:

Practica el pensamiento auto-crítico

Cuestiona la (tu) realidad, los argumentos que te pones delante. Se nos da fenomenal cuestionar y criticar las ideas y las reacciones de los demás pero estamos muy poco acostumbrados a hacerlo con nosotros mismos. Pues vamos a empezar a hacer las cosas de otra manera. Pon tus ideas, tus argumentos negativos encima de la mesa, como si fueran los de otro. Cuestiónalos, búscale los fallos, los defectos, las razones por las que no son válidos, la forma en la que se podrían dar la vuelta. Busca lo que podrías hacer TÚ para darles la vuelta – no el gobierno, no la empresa, no tu familia, no la economía, sino tú solito. Que ya estamos hartos de que tengan que venir otros a decidir por nosotros.

Acepta las cartas que te han repartido en esta baza y juégala con pasión, con decisión, con arrojo; cuestiónate, aprovéchala al máximo, exprímela, arriésgate.

Empieza por mirar hacia adelante, entender qué ha cambiado y averigua cómo sacar el máximo partido de lo que hay. Tendrás que aceptar nuevas maneras de ver las cosas, nuevas realidades, o incluso tendrás que inventártelas. Pero vas a ser listo.

Sé perseverante

No me canso de decir esto. La gente lista, la gente que logra cosas no se da por vencida. Así de simple. Confían en que son capaces de lograr lo que quieren, y siguen intentando con tesón hasta que lo logran. Por que si no lo has logrado, es que no has terminado de intentarlo.

 

Nada es definitivo menos la muerte (y esto también podríamos cuestionarlo ;), pero eso hay que entenderlo, tienes que meterte en la cabeza que no hay razón para darte por vencido, que el no ya lo tienes o sea que el sí está más cerca, que hay muchísimo más que ganar mientras luchas, mientras buscas otras formas, mientras te cuestionas, mientras sales de tu zona de confort, mientras te retas, mientras tomes decisiones de héroe.

Que cuando las cosas no se presentan como quieres, tienes que buscar otra manera de llegar. Que si en el camino ha caído un árbol, no esperes a que venga alguien a quitarlo: sé más listo, sal a buscar otro camino que te lleve donde tú quieres.

 

Vamos a hacer ese trato: VAMOS A SER MÁS LISTOS.

Fuerza y valor!

p.d.: Ah!, y también vi la última versión de Spiderman y de ahí también se me ha quedado alguna cosa… que seguro habéis identificado 😉

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This