Forges

 

¿Pero qué he dicho? ¿pero por qué he contestado esto? 

Esto es probablemente lo que nos pasa a la mayoría por la cabeza cuando salimos de una entrevista de selección. Es muy normal que, ante la presión y ante la incomodidad de la situación al completo, perdamos un poco el norte y salgamos bastante flipados por cómo hemos contestado y cómo nos hemos comportado.

Como si hubiéramos vivido una experiencia extra-corpórea, y nos estuviéramos observando desde fuera…

Como te digo: normal. Es un traguito lo de ponerte delante de una, dos o tres personas para ser juzgado, sopesado, escrutinado, observado y valorado como persona y como profesional. Y no te digo cuando encima te juegas el que parece el trabajo de tu vida – la presión es tal, que te sientes en atmósfera cero.

Pues para estos casos, yo tengo un truco que he usado en alguna ocasión en la que he necesitado salir “por la puerta grande”; es un truco que hay que practicar, no te digo que a la primera todo vaya niquelado, pero te recomiendo que lo pruebes, porque si consigues que te funcione, vas a ver como el traguito, es bastante diferente.

Hay que respirar hondo e interiorizarlo. Incluso, practicar antes en casa.

Aquí te lo dejo, con vídeo y todo -aunque no tenía yo muy buena cara ese día… :D- espero que te guste… y que me lo cuentes.

Dentro vídeo! (que es lo mismo que: haz click en la imagen 😉

 

.

TRANSCRIPCIÓN

 

Cuando vas a una entrevista, en el momento en que entras en la sala, el entrevistador lo que va a hacer es tratar de clasificarte – es tratar de decidir qué tipo de candidato eres. Y aunque no te guste que te clasifiquen, cuenta con que es inevitable porque es una reacción absolutamente humana: funcionamos en la vida a base de clasificar y categorizar las cosas, es la forma en que damos sentido al mundo, o sea que hay que asumirlo.

 

Pues para poder tomar esa decisión – para decidir en qué cajoncito mental te mete -, lo que va a hacer es observar no sólo lo que dices sino todas tus características: tu forma de andar, cómo le das la mano, tu tono de voz, si miras a los ojos, si sudas, etc.

 

Por eso es muy importante que te quedes con este dato:

 

El 80% de lo que comunicamos lo hacemos a través de la comunicación no verbal.

 

Lo que más va a impactar a la persona que tienes delante no son las palabras que salen de tu boca, es tu energía, tu forma de hablar, tu actitud, tu mirada, tus gestos.

 

Por eso es MUY importante que prestes atención a cómo estás ACTUANDO, no sólo lo que estás diciendo. Y tienes que actuar de la manera que más te va a favorecer, porque no es lo que dices sino la emoción que transmites lo que va a quedar en la memoria de quien tienes delante.

 

Bien pues hay un truco que yo uso a veces cuando lo necesito, que a mí me resulta muy potente: es el “actúa como” 

Deja que te lo explique:

Cuando vas a una entrevista lo normal es que estés nervioso y posiblemente que te sientas un poco “la víctima” en el proceso  – como el que va a un interrogatorio a la comisaría (que no es que yo haya ido pero he visto mucho CSI).

 

¿Verdad que te ha pasado de salir de una entrevista y pensar que has estado rarísimo, que no has dicho lo que debías, que “no eras tú“? eso pasa cuando nos sentimos bajo presión.

 

Pues aquí va la recomendación: no entres en la entrevista de cualquier manera, esperando que ese día estés inspirado; antes de entrar en la entrevista, házte esta pregunta:

 

¿Si yo fuera EL MEJOR en lo que hago, cómo actuaría en esta entrevista?

 

Y así es como tienes que actuar. Desde el momento que abras la puerta, actúa como si fueras EL MEJOR en lo que haces. Repito: Actúa como lo haría la persona que MEJOR hace lo que tú haces.

 

No hablo de que te vayas poniendo medallas ni que te inventes un personaje, es que saques la mejor versión de ti mismo, para actuar con la confianza y la tranquilidad del que sabe que es MUY BUENO en lo que hace – de manera que transmitas que eres un candidato VALIOSO.

 

Por ejemplo, a la pregunta: “¿Cuál es tu salario actual?

 

Puede que la respuesta que típicamente darías sería “Bueno… a ver… o sea lo que cobro ahora o lo que querría cobrar? Pues no sé, en torno a 40.000…”

 

Pero si te sientes EL MEJOR en lo que haces y tienes la tranquilidad de saber lo que vales, puede que te atrevas a contestar lo que realmente querrías contestar:

“Me gustaría hablar un poco más del puesto para asegurarnos primero que yo soy la persona que mejor encaja, y un poco más adelante podemos comentar el tema del sueldo”

 

O la famosísima pregunta “¿Por qué debería contratarte a ti entre todos los candidatos?”

 

La respuesta típica es limitarse a repetir lo que ya hemos dicho, o alguna obviedad: “Porque tengo 10 años de experiencia en el sector y he trabajado en empresas de renombre con mucho éxito…”

 

Cuando la respuesta que con toda tranquilidad daría quien se sabe en control de la situación sería algo má parecido a esto: 

“Supongo que para contestar esa pregunta estamos aquí; a mí me falta tener la visión de conjunto de todo el proceso y las particularidades del departamento en el que me incorporaría para saber si yo soy quien mejor encajo en el puesto y en la empresa, PERO: si mi capacidad, mis ganas y mis resultados son los que encajan para ser la persona que pueda brillar en este puesto, estoy seguro que en este rato ambos nos daremos cuenta”

 

Este tipo de respuestas son las que yo llamo “Respuestas CON UN PAR” 🙂

 

Es decir: quiero que estés en el estado de confianza mental que necesitarías para poder responder en ese momento lo que querrías haber dicho cuando repasas mentalmente la entrevista… después de tenerla.

 

Si te metes en la mentalidad de: “¿Cómo haría esto o contestaría esto la persona que MEJOR hace este trabajo, que cuenta con la seguridad y la firmeza de saber que está en control de la situación porque ES el mejor candidato?“, seguro que vas a cambiar las tornas de tus entrevistas y empezarás a sentirte mucho más satisfecho y en control.

Espero que te sirva. 

Me encantará que me cuentes en los comentarios lo que piensas al respecto. Y hasta la próxima:

¿Te ha gustado? Pues recibe mis próximos artículos e información extra que comparto sólo con mis suscriptores, gratis:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares