Genial Quino

Viñeta de Quino

 

Confieso que no me he hecho absolutamente ningún propósito este año. Bueno sí: facturar mucho (jeje). Pero más que propósito, es puritita supervivencia. Y tampoco tengo que ponerme a hacer balance a estas alturas, porque prefiero procesar las cosas según vienen, pero sí he sacado una conclusión que quiero compartir: me he dado cuenta de lo importante que es aprender a soltar lastre.

Porque el año nuevo viene solito, pero si quiero que sea un feliz año nuevo, eso depende de mí.

Y para empezar, no nos damos cuenta de los niveles de toxicidad en los que nos movemos a menudo. Toxicidad que puede venir de gente que tenemos alrededor, de ideas preconcebidas, de obligaciones que nos imponemos… Me refiero a un montón de cosas y personas que incorporamos o dejamos que se incorporen en nuestra vida y que, lejos de aportarnos nada positivo, nos succionan la energía, la alegría, el tiempo y los momentos de disfrutar de la vida.

No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices ~ R.L. Stevenson

Pues yo he decidido soltar lastre. He decidido filtrar. Porque que si no valoro yo mi tiempo y mi vida, nadie lo va a hacer. Porque soy yo la responsable de mi felicidad, a mí me han asignado esa tarea. Y he decidido ser un poco más egoísta y un poco menos hipócrita. No tengo ninguna necesidad de bailarle el agua a personas que se creen la última Coca-Cola del desierto, que parecen vivir rodeadas de espejos porque en todo se ven reflejadas sólo ellas, nunca ven a nadie más. Gente que sólo sabe mirarse el ombligo. Que acude a ti sólo por interés. El tiempo es un recurso muy escaso y hay demasiada gente interesante a quien dedicárselo, por tanto: a soltar lastre.

Tampoco puedo seguir manteniendo ideas que me limitan, me condicionan y me ponen zancadillas. Especialmente si son ideas que otros me han impuesto para empequeñecerme. Los “no puedo”, “no estará bien visto”, “no me va a salir”, “no valgo”, no me sirven. Los “mejor cuando esté más delgada”, “lo dejo para cuando llegue el verano”, “hasta que no lo tenga todo súper atado no me lanzo”… sólo me hacen malgastar un tiempo precioso. Hay que olvidarse de las apariencias, de entrar en los estándares, de evitar la incertidumbre. Hay que bailar bajo la lluvia, hay que vestir de rojo y fucsia, hay que salir sin maquillar, hay que llevar la contraria, hay que arriesgar, hay que creer en uno mismo. Hay que TENER FE en uno mismo. Somos dueños de nuestros pensamientos, por tanto, si no te aportan, si no te sirven, si sólo te limitan: suelta lastre.

Y no quiero darle más sitio al miedo. Siempre tiene un pequeño hueco que no podemos evitar, porque una parte de miedo es necesaria por pura supervivencia, pero el que se vuelve tóxico y paraliza, ese hay que soltarlo fuera. El miedo que te perjudica, que te hace tomar decisiones que te hacen daño, que te secuestra y te impide perseguir tus sueños, y sacarle el jugo a la vida. Ese miedo que pone barreras, impone su tiranía de inseguridad, y te convence para que no lo intentes por mucho que lo desees, para que no te arriesgues a sufrir. Ese miedo que, como dice mi querida Marta Romo: te hace preferir la infelicidad a la incertidumbre.

Ese miedo hay que soltarlo como el peor lastre.

Y todo ese lastre que eliminas dejará espacio para cosas nuevas. Dejará espacio para renovar el vestuario, para meter color… para liberarte y ser más el TÚ que puedes y debes llegar a ser.

Te animas a soltar lastre conmigo?

Fuerza y valor!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos, mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This