Seleccionar página

Mel

Las estadísticas dicen que sólo un 20% de profesionales que trabajan por cuenta ajena consideran que en su trabajo están usando sus fortalezas a diario.

Un 20%.

Yo soy de letras, pero a mí eso me sale que 8 de cada 10 trabajadores considera que NO usa sus fortalezas en el trabajo.

Podríamos verlo de una manera: es culpa de la empresa, ellos son los que deberían asegurarse de que todos los empleados están en el puesto que les corresponde y aprovechando al máximo su talento.

Eso sería fácil, eh? eso nos gusta a todos: echemos la culpa fuera.

Not on my watch.

A mí me gusta tanto como a cualquier hijo de vecino quejarme, llorar y patalear, pero

a) soy una ugly cryer 😉

b) la vida y los cumpleaños que van pasando me han ido haciendo cada vez más pragmática y prefiero mover el salve-sea-la-parte y hacer algo al respecto antes de que aquello de esperar a que la empresa solucione mis problemas se alargue mucho, y venga a llevarme el Imserso.

Esto supone que hay que replantearse dos ideas sobre uno mismo que nos han metido en la cabeza:

Primero, que te interesa tener la mayor cantidad de competencias posibles

Segundo, que donde tenemos más posibilidades de mejorar es en nuestras debilidades

 

En realidad, es TODO lo contrario.

Primero: tienes fortalezas naturales que te acompañan siempre y son perdurables. Empezar por encontrar dónde están tus fortalezas – empezar por entender en qué eres naturalmente bueno, qué te va a permitir desarrollar tu talento y dónde puedes brillar más que nadie -, es tu trabajo primero, fundamental, y el que más satisfacciones te va a dar.

Por el camino desarrollarás competencias adicionales que encajen y potencien tus fortalezas naturales, pero no hagas de tu carrera un “valgo pa tó”. Aquí el dicho viejuno “Quien mucho abarca poco aprieta” nos viene que ni pintado.

Segundo: claro que tienes la capacidad de desarrollar nuevas competencias – somos maravillosamente plásticos y capaces de cambiar y mejorar mucho más de lo que queremos pensar -, pero en realidad donde tienes más posibilidad y capacidad de mejorar es en aquello donde ya eres naturalmente bueno.

¿Y va a ser la empresa quien te diga en qué eres bueno y qué debes mejorar? No lo veo. La chica en paso.

Creo que no ser parte de ese 80 (asustante) porcentaje de gente que NO está utilizando sus fortalezas, su talento en su trabajo .- y por tanto, sus posibilidades de destacar, de lograr resultados realmente buenos, de convertirse en un excelente especialista, de ser la persona que mejor sabe resolver determinados problemas-, depende de las decisiones que tomes TÚ, y no de donde la empresa decida que te va a poner a trabajar.

Eres tú quien tienes que encontrar tus tesoros y a partir de ahí, montar un proceso que te permita aumentar esas fortalezas.

No te interesa tener capacidades y competencias mediocres en muchas cosas: te interesa identificar tus fortalezas naturales y convertirlas en TALENTO.

Talento es el resultado de multiplicar una fortaleza por acción

 

Talento es cuando trabajas una fortaleza hasta llegar a desarrollarla para que te lleve a lograr resultados por encima de la media.

Y es en tu zona de talento donde brillarás, donde encontrarás más satisfacción, donde lograrás mejores resultados, donde serás mejor valorado… profesional y económicamente.

Y si te faltan indicaciones para encontrarlos, si estás dándole vueltas a qué hacer con tu vida profesional, help is on the way:

>>Click aquí<<

Fuerza y valor,

FIRMA_PAG-SOBRE-MI

 

 

¿Te ha gustado? Pues recibe mis próximos artículos e información extra que comparto sólo con mis suscriptores, gratis:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Si te ha gustado, sería genial que lo compartas!

Shares